viernes, 28 de julio de 2017

Atlántida Film Fest - Y día 6

Ensayo para una revolución
Ceux qui font les révolutions à moitié n'ont fait que se creuser un tombeau
No, esto no es una revolución contra el sistema. No, esto no es una revolución contra las normas establecidas. No. Mathieu Denis y Simon Laovie tenían todos los elementos a su favor para construir una película nacida de la rabia de una generación sin futuro, podrían haber creado una cinta que funcionara perfectamente como precuela de la notable 'Nocturama' de Bertrand Bonello. Mathieu Denis y Simo Laovie tenían todo a su favor para que el espectador se adentrara mas en los motivos que llevaron al grupo de protagonistas de la cinta de Bonello a llevar a cabo los atentados que estos comenten por diversos y significativos lugares de la capital parisina. Y se puede decir que durante hora y media de película lo consiguen, que la forma elegida para presentar a sus protagonistas y la historia que estos tienen entre manos parece transcurrir por ese camino, pero por desgracia no sabemos muy bien si por intentar alagar la película hasta las tres horas de duración o por la incapacidad e incluso miedo acaban por domesticar a esta película y por tanto a su mensaje. Si, miedo. Las ideas planteadas, la radicalidad de la propuesta de los directores tanto en fondo como en forma acaba siendo domesticada, edulcorada. Aquello que los protagonistas tanto odian, la perdida de ideales conforme las personas crecen se observa en la película, en la forma en la que evolucionan los personajes y en las verdaderas motivaciones de estos para rebelarse. No, no es a la sociedad a la que odian, no es el sistema clasista lo que detestan. No, su verdadero odio, su verdadera rebelión es contra sus padres. Denis y Laovie se alejan de Bonello, se alejan de Denys Arcand y 'Las invasiones bárbaras' ('Les invasions barbares') y la manera en la que el también director canadiense analiza la forma en la que los ideales de juventud se han ido perdiendo o diluyendo con la edad (Idea claramente representada en las palabras de Rémy cuando este evoca su conversación con una joven china a la que le dice que la revolución cultural de su país fue un fantástica. Rémy reconoce que en la escala del cretinismo no se puede caer mas bajo y todo porque este había leído a Phillipe Sollier y había visto películas de Jean-Luc Godard -'La chinoise' película con la que se ha querido comparar este 'Ensayo para una revolución'-) y se acercan peligrosamente a 'The East', muy interesante película dirigida por Zal Batmanglij ('Sound of my voice') pero que cae en los mismos errores que 'Ensayo para una revolución': Reducir todo a un simple conflicto paternofilial.
La forma elegida por los directores para narrar su película no siempre está del todo justificada, sirva de ejemplo el eterno comienzo de esta película (Fundido en negro con música de fondo) o ese intermedio que marca el devenir (Para mal) de todo lo aquello que los directores se habían molestado en construir hasta ese momento con tanto interés. 'Ensayo para una revolución' no solo acaba derivando en un simple enfrentamiento entre padres e hijos sino que ademas esta bordea por momentos lo panfletario y donde sus protagonistas parecen que recitan cuan loros fragmentos leídos y memorizados de diversos libros. Memorizados que no asimilados. Otra idea claramente criticable de esta película es la manera en la que los directores muestran a esos cuatro protagonistas, la forma en la que enseñan desnudos a estos ya que el espectador tendrá la sensación de que para los protagonistas el sexo en grupo es parte importante, tal vez demasiado importante de su 'revolución', algo parecido a lo que mostró Uli Edel en algunas escenas de 'RAF: Facción del ejercito rojo' ('Der Baader Meinhof Komplex') como el viaje de los protagonistas al campamento de Al-Fatah.
Es cierto que los cuatro protagonistas sacan adelante con bastante solvencia a sus diferentes personajes pero dos de ellos fueron los que personalmente mas me impactaron. Emmanuelle Lussier Martinez y Gabrielle Tremblay. La primera por la capacidad para mostrar la manipulación a todos los niveles de la es capaz, la segunda por que a pesar de tener un papel que borda lo manido y arquetipico (¿Por qué de los cuatro personajes, el único que se prostituye es el transexual? Tan radicales que se muestran Denis y Laovie en la forma y en el fondo explotan todo tipo de tópicos) consigue darle entidad y peso. Tremblay fue la primera actriz transexual nominada en los premios de la academia de cine canadiense y lo fue por esta película.
Si todo se resume en un enfrentamiento paterno-filial, esta no es mi revolución. Si la rabia de toda una generación se justifica en la dificultad de relacionarse con sus padres, esta no es mi revolución. Por muchos libros de que los protagonistas lean, por mucho que orinen delante de lujosos restaurantes, 'Ensayo para una revolución' no deja de parecerme una película que presenta a unos críos que tienen una profunda diarrea mental y que antes de querer hacer cambiar el sistema deben cambiar sus vidas. Recitar fragmentos de ciertas obras no te hace revolucionario. Esperaba de esta película mucho, mucho mas. Esperaba que esta fuera una película que me marcara. Por desgracia no ha sido así.