martes, 31 de enero de 2017

Sobre 'Múltiple' ('Split') y el cine de Shyamalan

Título: Múltiple - Split
Año: 2016
Género: Thriller - Drama - Terror
Duración: 117 min. 
Director: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan
Música: West Dylan Thordson
Interpretes: James McAvoy, Anya Taylor-Joy, Haley Lu Richardson, Jessica Scula, Izzie Coffey, Betty Buckley, Sebastian Arcelus, Brad William Henke, Rosmary Howard, Neal Huff
Nota: 5,5
Sinopsis: Tras ser invitada por compromiso a un cumpleaños, Casey y dos de sus amigas serán secuestradas. Su lucha por escapar se topará con su captor y sus nada más y nada menos que veintitrés personalidades distintas que viven dentro de él.





Crítica:
El cine de Shyamalan ha sido duramente criticado por muchos (Al menos las películas que el público y la crítica recuerdan ya que sus dos primeras cintas ‘Praying with Angels’ y ‘Los primeros amigos’ –‘Wide Awake’- parecen haber sido relegadas al mas oscuro de los ostracismos) por su efectismo (Sus giros finales, los vacíos de los guiones llenos de situaciones forzadas e inexplicables así como la manera que tiene el director y guionista de llevar al espectador a donde el quiere haciéndolo en muchos casos de una manera un tanto tramposa es algo conocido por muchos como ‘el efecto Shyamalan’ lo que deriva en que muchos espectadores se cierren en banda ante las propuestas del director. Tampoco debemos olvidar que en muchos casos al acercarse a una cinta de Shyamalan muchos están ya esperando ese giro, esa vuelta de tuerca que sorprenda, algo que sin duda juega en contra del resultado final de la misma. Hay que ser sinceros y reconocer que estos giros, esos conejos que muchas veces el director se saca de la chistera no están presentes en todas sus películas, pero estos como en el caso de ‘El sexto sentido’ (‘The Sixth sense’. Su cinta mas conocida pero no la mejor) forman parte de la memoria colectiva de muchos espectadores. (Nota: Estas vueltas de tuerca a las historias están también presentes en cintas que Shyamalan ha escrito y producido pero no dirigido como es el caso de ‘La trampa del mal’ –‘Devil’- de John Erick Dowdle) y por su por momentos tremendo egocentrismo (Es conocido por todos, que a muchos directores les gusta aparecer en sus películas, bien sea en algunos planos como hacía Hitchcock o bien sea con papeles con mayor o menor peso. El problema llegó con ‘La joven del agua’ –‘Lady in the water’- donde este confiando demasiado en su capacidad como actor, se reservó el papel de Vick Ran personaje que está escribiendo un libro titulado ‘Cookbook’ donde se especifica la manera de mejorar el mundo -¿Es esta una velada crítica al ‘Manual de cocina del anarquista?’-, algo que en pleno auge del director parecía toda una declaración de intenciones y que fue usado por muchos para atacarle tras la decepción que supuso la película) algo que parece que parece que este intentó subsanar riéndose de si mismo con ‘La visita’ (‘The Visit’), eso o Shyamalan nos volvió a dejar otro de sus giros de guión aplicado a su propio cine en lo que no fue mas que un gran truco publicitario.
Fueron ‘Airbender, el último guerrero’ (‘The Last Airbender’) y la película hecha por y para la medida de la familia Smith ‘After Earth’, las cintas que acabaron por confirmar el distanciamiento del cine de Shyamalan tanto con la crítica como con el público y no fue hasta el año 2015 cuando este y gracias a ese mockumentary titulado ‘La visita’ (‘The Visit’) consiguió reconciliarse con parte del público. A pesar de que el mockumentary y el found footage poseen elementos comunes haciendo que la imaginaria línea que los separa sea en muchos momentos difícil de discernir, fue el propio Shyamalan el que recalcó que su película era un mockumentary y no una cinta que se inscribe en el found footge, ya que para el director el primero es un género que permite mayor libertad siendo el segundo algo mas sucio. Ahora con ‘Múltiple’ (‘Split’) el idilio que empezó a gestarse de nuevo con su anterior cinta sale reforzado con esta película gracias a la cual el director se ha vuelto a aupar a lo mas alto de la taquilla norteamericana recibiendo por lo general muy buenas críticas por parte de la prensa especializada. Pero Shyamalan sigue siendo fiel al estilo que lo catapultó a la fama y su nueva película posee muchos de los aciertos y también de los fallos de la mayoría de sus cintas, lo que hace de ‘Múltiple’ (‘Split’) una película que gustará a sus seguidores pero que creemos difícil que sirva para convertir a nuevos feligreses al culto de seguidores de Shyamalan.
Tras ser invitada a una fiesta de cumpleaños por simple compromiso, Casey y sus dos compañeras de clase, Marica y Claire, serán secuestradas. Su lucha por escapar se topará con su captor y sus nada más y nada menos que veintitrés personalidades distintas que viven dentro de él.  Shyamalan se muestra tremendamente inteligente a la hora de plantear su historia, a la hora de conseguir captar la atención del espectador acerca de aquello sobre lo que este quiere contarnos, llevándonos, como es habitual en su cine, al lugar donde este quiere y desea. Muchos críticos han destacado que con esta película vuelve el mejor Shyamalan, vuelve el director de ‘El sexto sentido’ (‘The Sixth sense’) en plena forma, lo que hace de esta cinta un perfecto resumen de todos aquellos aciertos, excesos y vicios propios de Shyamalan, algo que el espectador percibirá claramente en esta película sobre todo conforme avance el metraje. ‘Multiple’ (‘Split’) se beneficia del gran trabajo de sus dos actores principales. James McAvoy interpreta a ese secuestrador en el que se encierran nada más y nada menos que veintitrés personalidades distintas que luchan por controlar a las demás (Llegados a este punto es necesario que el espectador se aleje del recuerdo de la decepcionante ‘Identidad’ –‘Identity’- de James Mangold. La cinta de Shyamalan se aleja de este posible referente para tomar el cine del propio director como su mayor inspiración) consiguiendo hacer creíble a un personaje tan extremo y excesivo. Su Denis-Patricia-Hedwig-Kevin-Barry-Orwell-Jade (Tranquilos, por mucho que durante la película se hable de las veintitrés personalidades del protagonista, McAvoy solo interpreta a un número limitado de ellas) es uno de esos papeles que se encuentran en el filo de abismo, donde es muy fácil caer en la sobreactuación, el exceso y casi la parodia, pero en manos de un actor de la talla de McAvoy, su personaje y las distintas personalidades de este, resultan absolutamente perfectas para la película, algo que es tanto acierto del actor como del director por saber exprimir a este hasta el límite pero sin forzarlo.
Según reconoce el propio Shayamalan, esta iba a ser la cinta que le volviera a unir a Joaquim Phoenix con quién ya trabajó en ‘Señales’ (‘Signs’). A la vista del gran trabajo de McAvoy y reconociendo que Phoenix nos parece uno de los mejores actores de su generación, nos es imposible imaginarnos esta película con otro actor protagonista. Anya Taylor-Joy, actriz que según el propio director fue contratada antes de hacerse famosa, vuelve a demostrar que es un valor seguro y una de esas jóvenes actrices a las que hay que seguir muy de cerca. Taylor-Joy que destacó en la soberbia ‘La bruja’ (‘The Witch: A New-England Folktale’) de Robert Eggers y era casi lo mejor de la tremendamente decepcionante ‘Morgan’ de Luke Scott, es el contrapunto perfecto para el personaje de McAvoy con el que establece un perverso juego que nos deja sin duda alguna algunos de los mejores momentos de la película. De igual manera que ocurría en ‘La Bruja’ (‘The Witch: A New-England Folktale’), Shyamalan saca el máximo provecho no solo de la actriz si no también de su peculiar rostro, perfecto para interpretar tanto a la protagonista de la película de Eggers como a la de la cinta de Scott y a esta Casey Cooke, capaz de perturbar y seducir al espectador casi al mismo tiempo.
El año pasado Dan Trachtenberg sorprendió a propios y extraños con la notable ‘Calle Cloverfield 10’ (’10 Cloverfield Lane’), película que se situaba en el mismo universo que ‘Monstruoso’ (‘Cloverfield’) de Matt Reeves. La cinta vendida publicitariamente con gran acierto con la frase ‘Los monstruos tienen muchas formas’ narraba la historia de Michelle que tras ser rescatada de un accidente por Howard se ve obligada a vivir con él y con Emmett debido a la radiación que parece afectar a la superficie terrestre. Trachtenberg mostraba con notable acierto el aislamiento al que se ven sometidos los tres protagonistas y como las dudas, los temores y los miedos iban surgiendo tanto en Michelle como en Emmet, especialmente en lo que se refiere a la primera y su relación con su salvador. Es cierto que en ‘Múltiple’ (‘Split’) las dudas no están presentes de igual manera que en ‘Calle Cloverfield 10’ (’10 Cloverfield Lane’) pero el juego de fuerza que se muestra entre Michelle y Howard puede ser extrapolable a los personajes de Taylor-Joy y McAvoy. Si a la hora de hablar de la cinta de Trachtenberg se comparó a Michelle (Mary Elizabeth Winstead) con la teniente Ripley, la manera que tiene por momentos Casey de hacer frente a la terrible amenaza que se cierne sobre ella y sus amigas, hace que podamos hablar de esta casi en los mismos términos.
‘Múltiple’ (‘Split’) podría definirse como ‘The Lords of Salem’ de Rob Zombie ya que ambas películas muestran una inicial contención capaz de seducir a los espectadores mas reacios con las propuestas de ambos directores (Tanto Zombie como Shyamalan tienen tantos seguidores como detractores y muchos de ellos muy virulentos a la hora de cargar contra los directores) para acabar desmelenándose, perdiendo la sutileza con la que estos habían plasmado sus historias en la gran pantalla y caer en los excesos y para muchos en los fallos marca de la casa. Shyamalan intenta justificar los caminos que va tomando su película y para ello introduce en la historia a una psicóloga interpretada por Betty Buckley que ya trabajó con el director en ‘El incidente’ (‘The happening’) que trata a McAvoy y sus veintitrés personalidades distintas (Parece que el actor se siente cómodo sentándose en un diván, algo que ya hizo aunque en este caso con una hipnoterapeuta en ‘Trance’ de Danny Boyle). Shyamalan intenta crear un pasado que justifique el presente y la evolución del personaje interpretado por Anya Taylor-Joy algo que no sucede con la doctora Karen Fletcher lo que deriva en que la relación entre esta y McAvoy resulte un tanto forzada y artificial.
Shyamalan vuelve a hacer que personajes rotos, heridos, personajes vulnerables por diversos motivos sean los protagonistas de su película. Un psicólogo, el Doctor Malcolm Crowe incapaz de superar el suicidio de uno de sus pacientes en ‘El sexto sentido’ (‘The sixth sense’), David Dunn alejado y distanciado de su mujer y su hijo en ‘El protegido’ (‘Unbreakable’), Graham Hess ex-sacerdote que perdió la fe tras la muerte de su mujer en un accidente de tráfico en ‘Señales’ (‘Signs’), la invidente Ivy Walker que tras prometerse con Lucius se entera de que este ha sido apuñalado en ‘El bosque’ (‘The village’), la familia de Clevenland Heep ha sido asesinada en ‘La joven del agua’ (‘Lady in the water’), Becca y Tayler son enviados por su madre a visitar a sus abuelos a los que no conocen mientras ella se va de viaje con su nueva pareja. Suicidios, asesinatos, familias desestructuradas… parece que Shayamalan es al cine de terror y ciencia ficción lo que Todd Solondz al drama, directores que usan sus películas para expiar traumas o miedos. Las cintas de Shyamalan aún centrándose en el terror, la ciencia ficción o el thriller poseen un gran componente dramático que se muestra en unos personajes torturados.
‘Múltiple’ (‘Split’) igual que ocurrió con ‘La visita’ (‘The Visit’) no cuenta con un gran presupuesto algo que a Shyamalan parece hacerle sentirse mas cómodo y libre. Pero el director que es perro viejo ha sabido rodearse de un gran equipo. A los dos actores principales, bien escudándos en líneas generales por el resto del elenco, hay que sumar el nombre de Mike Gioulakis director de fotografía de la sorprendente ‘It follows’ de David Robert Mitchell, el de Mara LePere-Schloop encargada del diseño de producción de la serie ‘True Detective’ cuya esencia ha cautivado a Shyamalan y que el reconoce que ha intentado plasmar en su película y el del español Paco Delgado encargado del vestuario de películas como ‘Blancanives’ de Pablo Berguer por la que ganó el premio Goya o ‘La chica danesa’ (‘The danish girl’) de Tom Hooper que supuso su segunda nominación a los Oscars tras su trabajo en ‘Los Miserable' ('Les Misérables') del mismo director.
SPOILER En los dos siguientes parráfos no vamos a hablar del final de la película, algo que personalmente nos gustaría hacer pero creemos que este no es el momento pero si que vamos a hablar de la escena inicial de la misma, aunque es el comienzo de la historia no queremos que ningún espectador no vea esta película sin la inocencia que tuvimos nosotros al hacerlo por lo que preferimos avisar. Shyamalan vuelve otra vez a construir deliberadamente escenas que pueden llevar al espectador a la falsa creencia de que los personajes protagonistas tienen algún tipo de relación o son conscientes de la presencia del otro. Hay dos escenas en ‘El sexto sentido’ (‘The Sixth sense’) que llaman especialmente la atención del espectador. Una de ellas es cuando Cole (Haley Joel Osment) llega a su casa y se encuentra con su madre (Toni Collete) sentada enfrente del que parece que es su psicólogo (Bruce Willis). La otra es la del momento en el que Anna Crowe (Olivia Williams) mira directamente a los ojos de su marido, Malcolm Crowe, momento en el que ella paga rápidamente la cuenta de la cena. Ambas escenas están rodadas con la clara intención de que el espectador crea que Lynn Sear ha invitado al doctor Malcolm Crowe a entrar a su casa y que Anna está enfadada con su marido debido a que este ha llegado tarde. Con las cartas marcadas, es fácil sorprender al espectador. CONTINÚA EL SPOILER
CONTINÚA EL SPOILER Shyamalan habla acerca de que estos trucos y estas manipulaciones están presentes en muchas películas y para ello pone el ejemplo de ‘Sospechosos Habituales’ (‘The Usual Suspects’) de Bryan Singer. Ningún lector ha de caer en la trampa de esta comparación. No debemos olvidar de que el protagonista de la película de Singer narra los hechos ante un policía que intenta dar con el paradero de un legendario criminal, la situación en la que se ve envuelto Verbal Kint le da la libertad a este de contarle a Dave Kujan su versión de lo sucedido que no tiene porque ser lo que ocurrió de verdad, algo diametralmente opuesto a lo que ocurre con Malcolm Crowe ya que este no es narrador de ninguna historia y su manera de deformar la realidad dista mucho el juego que mostró Singer en su película. Esta misma sensación la podrá tener el espectador al principio de ‘Múltiple’ (‘Split’) debido a la manera en la que los personajes interpretados por James McAvoy y Anya Taylor-Joy se quedan mirando y reaccionan. Resulta absolutamente imposible no pensar que entre ambos hay algún tipo de relación, alguna conexión. Por mucho que el director intente justificar este hecho con la idea de que el secuestrador había estado siguiendo solo a dos de las chicas, esto vuelve a resultar demasiado forzado dejando otra vez una extraña sensación en el cuerpo del espectador haciendo que este vuelva a pensar que otra vez Shyamalan va a volver a jugar con las cartas marcadas. FIN DEL SPOILER.
'Múltiple' ('Split') es una cinta que arranca con fuerza, que consigue captar la atención del espectador y llevarlo al lugar donde Shyamalan quiere y desea. James McAvoy consigue que su personaje no resulte excesivo, saturante o ridículo, sacándole el máximo partido y haciendo que el espectador se sorprenda (En el mejor de los sentidos) según este va mostrando las personalidades que conviven dentro de la mente del protagonista. Anya Taylor-Joy es el contrapunto perfecto a McAvoy y su Casey vuelve a demostrar que esta es una gran actriz a la que no hay que perder de vista. Por desgracia, llega un momento en la historia en la que esta se le va completamente de las manos a Shyamalan y todo lo bueno que había mostrado acaba yéndose por el sumidero. El director que parecía que había vuelto por la puerta grande (Así se ha vendido esta película en muchos medios… igual que se hizo con ‘La visita’ –‘The Visit’-), vuelve otra vez a hacer de este 'Múltiple' ('Split') un perfecto resumen de lo mejor y de lo peor de su cine. Shyamalan ha rodado una película que gustará y mucho a sus seguidores, al resto nos dejará bastante indiferentes.


Lo mejor: James McAvoy y Anya Taylor-Joy
Lo peor: La manera en la que a Shyamalan se le acaba yendo la historia de las manos, dejándonos un muy flojo clímax final.