miércoles, 11 de enero de 2017

Crítica: Passengers

Título: Passengers
Año: 2016
Género: Ciencia Ficción - Drama
Duración: 116 min. 
Director: Morten Tyldum
Guión: Jon Spaihts
Música: Thomas Newman
Interpretes: Chris Pratt, Jennifer Lawrence, Michael Sheen
Nota: 4
Sinopsis: Un viaje espacial a una lejana colonia se convertirá en una autentica pesadilla para dos de los pasajeros cuando estos se despierten antes de tiempo.





Crítica:
Fallido acercamiento a la soledad, la obsesión, la paranoia y al miedo a morir solo en medio de la nada por parte de Morten Tyldum, director de las muy interesantes 'Headhunters' y 'The Imitation Game' que pone en imágenes un guión escrito por Jon Spaihts, guionista también de películas como 'La hora más oscura' ('The Darkness Hour'), 'Prometheus', 'Doctor Strange' o el nuevo reboot de la momia protagonizado por Tom Cruise y Russell Crowe. La historia de Spaihts tiene ideas interesantes pero por desgracia, 'Passengers' acaba convirtiéndose en la versión espacial de 'Titanic' y ni si quiera los guiños a 'El Resplandor' ('The Shining') de Kubrick sirven para apuntalar la obsesión y la paranoia. Todo aquello que parece apuntar la película acaba siendo desperdiciado por culpa de una dirección y de un guión mas interesados en llegar al gran público que en explorar los sentimientos de los protagonistas.
En el año 2106, Daniel Scheinert y Dan Kwan rodaron una de las películas más excesivas y arriesgadas del año. 'Swiss Army Man' a la que 'The Greasy Strangler' le quitó el título de 'película mas what the fuck' del año, tomaba elementos propios del cine de Michel Gondry para hablar de la soledad y los efectos que esta tiene en las personas. En ella, Paul Dano da vida a un naufrago que aislado en una pequeña isla desierta anhela ser rescatado, no morir solo, llevándolo a la mas absoluta de las desesperaciones. Todo cambiará cuando un cadáver interpretado por Daniel Radcliffe llegue a la isla y Hank encuentre en él a un amigo al que hablarle de sus sentimientos y explicarle que es la vida y el amor. La escatologica puesta en escena de esta película puede frenar a más de un espectador, pero la profundidad de la cinta de Scheinert y Kwan hacen de esta una mas que interesante propuesta sobre la que merece la pena hablar y reflexionar. Queda claro que la forma no impide que el fondo ofrezca más de lo que creemos. Al ver las primeras y flatulentas escenas de 'Swiss Army Man' pocos espectadores pondrán pensar que se acabaran encontrando ante una cinta tan elaborada y profunda como esta. Es por eso que la idea de Tyldum y Spaihts de mostrar a dos personajes aislados que forjan una estrecha amistad puede llevarnos a creer que estamos ante una cinta que ofrece mucho más de lo que el espectador puede llegar a pensar.
Es fácil que mas de un espectador se acuerde de 'Robinson Crusoe' de Daniel Defoe al leer lo anteriormente escrito acerca de 'Swiss Army Man' o incluso al leer la sinopsis de 'Passengers' (Si en la novela del escritor inglés, un naufrago, Robinson Crusoe, se encuentra con Viernes con quién establecerá una gran amistad y donde ambos lucharan por ayudar a un grupo de prisioneros capturados por los indígenas, en la cinta de Tyldum nos encontramos con Jim Preston y Aurora Lane que mantendrán un vínculo muy estrecho y juntos intentarán ayudar al resto de pasajeros del viaje estelar abocado a su casi segura destrucción) pero no debe dejar de lado la novela 'Foe' de J.M. Coetzee (Considerada por muchos como una obra maestra, la novela de Coetzee es un muy interesante acercamiento al universo creado por Daniel Defoe) por la idea de presentar a un personaje femenino (Susan Barton en un caso, Aurora Lane en el otro) que se encuentra con Robinson Crusoe (Jim Preston en el caso de la cinta de Tyldum) y Viernes (Si en la novela del escritor sudafricano se dice que este personaje carece de lengua -Susan Barton reconoce que cuando Viernes abre la boca ve todo demasiado oscuro para distinguir nada y es Robison Crusoe quién le confirma que efectivamente Viernes no tiene lengua ya que le fue arrancada-, en 'Passengers' es Arthur el que parece ocupar el lugar de este personaje y que en este caso es un androide. La comunicación entre Crusoe/Preston y Viernes/Arthur es por diversos motivos, complicada. No debemos olvidar que Crusoe y Viernes no comparten la misma lengua ni la misma educación y creencias, algo que de alguna manera puede ser extrapolable a Preston y Arthur. Incluso el título de la novela de Coetzee que hace referencia al escritor de 'Robison Crusoe' y que significa 'Enemigo' podría aplicarse es diversos momentos a la trama de la película.
Por desgracia todas estas ideas quedan relegadas a un segundo plano y el proceso de exploración de la soledad y sus efectos sobre el protagonista carece de la profundidad necesaria llegando al extremo de que la manera elegida por Tyldum para mostrarla resulta vacía y simplista tanto que las motivaciones del protagonista acaban por no ser explicadas y desarrolladas de manera convincente. No sabemos si por culpa del director o de un guión timorato, 'Passengers' simplifica el acercamiento al aislamiento forzado, tanto que para el director parece que mostrar al protagonista de su película con una gran barba es mas que suficiente. Por mucho que 'Passengers' haya claras y continuas referencias a 'El Resplandor' ('The Shining'), Tyldum parece que no sabe (O no quiere) explorar el paralelismo existente entre Preston, Jack Torrance y los 'fantasmas' que acechan a estos. Es claro que este es el gran fallo de esta película, la falta de profundidad, la manera en la que Tyldum se acerca a los sentimientos de Preston y Lane no traspasa la pantalla, haciendo que alguna de las decisiones no solo no las comprendamos si no que además nos pueden a exasperar de tal manera que puede hacer que muchos desconectemos de esta película. No es necesario que Tyldum dedique mucho tiempo para mostrar el miedo a la soledad y la psicosis que esta crea en los protagonistas, ahí está el caso de la ya citada 'Swiss Army Man': Con una breve y mas que acertada introducción y enseñando la evolución de los personajes es mas que suficiente para dejar claras todas estas ideas.
La presencia de Jennifer Lawrence deja claros dos hechos. El primero de ellos es la de dejarnos una actuación tirando a floja de una actriz ganadora de un Oscar por 'El lado bueno de las cosas' ('Silver Linings Playbook' de David O. Russelll) y nominada por 'Winter's Bone' de Debra Granik, 'La gran estafa americana' ('American Hustle') y 'Joy' ambas dirigidas también por David O. Russell, no sabemos si por desidia de la Lawrence (Por momentos parece que la actriz tiene el piloto automático puesto) o por la incapacidad de Tyldum para dirigirla. El segundo de ellos hace referencia a la deriva que parece tomar la película a partir de este momento, algo comparable a la nave Avalon en la que viajan los protagonistas. Las mas que interesantes pinceladas acerca del aislamiento que han sido de alguna manera desarrolladas hasta ese momento dejan paso a una predecible y aburrida historia de amor (Sobre esto habría mucho que hablar. Primero tendríamos que replantearnos el concepto de que es y que no es romántico, para después acordarnos de 'Código 46' -'Code 46' de Michael Winterbottom. Si el inglés mostró a dos personajes antagónicos que se encontraban y se enamoraban, el noruego parece querer hacer lo mismo. Si en el caso de 'Código 46' el aparente mal funcionamiento de un virus de la empatía parecía justificar o forzar esta relación, en 'Passengers' el aislamiento forzado en el que viven los protagonistas parece tener el mismo efecto que dicho virus) y las referencias a 'El Resplandor' ('The Shining') son sustituidas por la de 'Titanic' de James Cameron.
Es a partir de este momento cuando empieza la parte más decepcionante de esta película, donde la sombra de la cinta de Cameron acaba eclipsando a la de Tyldum. 'Passengers' no deja de ser mas que una mera versión espacial de 'Titanic'. Las acaudaladas Susan y Rose DeWitt Bukater que viajan con todo lujo de comodidades en el Avalon o en el Titanic, conocerán a Preston o a Jack, dos jóvenes ansiosos por conocer un nuevo mundo, empezar una nueva vida, bien sea en Homestead II o en Estados Unidos y que viajan en la clase más económica de la nave o del transatlántico. Dos personas que de otra manera no se hubieran conocido acaban compartiendo un mismo destino gracias a enorme meteorito o un gigantesco Iceberg que se cruzará en su camino. Si el espectador todavía tenía esperanzas de encontrar algo diferente, de que la película consiguiera alzar el vuelo o incluso emocionarle descubrirá por desgracia que esta cinta parece ser simplemente una nueva versión de la película de Cameron rodada para una nueva generación.
En el siguiente párrafo se hace referencia explicita al final de la película, es decir, en las siguientes líneas hay un claro SPOILER. Por favor, si no deseas leerlo te recomendamos que saltes al siguiente párrafo. Tal es el parecido con la cinta de James Cameron que 'Passengers' parece querer jugar a mostrar un final alternativo de 'Titanic'. Son muchas las personas que consideran que al final de esa película había sitio para los dos protagonistas. Tyldum vuelve a mostrar la congelación del galán de la historia, en este caso la de un Preston que se 'hunde' en el espacio exterior igual que Jack lo hizo en el océano pero cambiando el destino final de este. Pero esta vez no hay solo una tabla a la que aferrarse si no una única cápsula para poder volver al estado de hibernación. Tal parece ser la obsesión de Tyldum y Spaihts por emular a Cameron que ni si quiera esta idea está bien justificada.
'Passengers' es una película tremendamente decepcionante tanto por su falta de originalidad como por la nula capacidad de Tyldum y Spaihts para explorar y profundizar en los sentimientos de los protagonistas ni de la evolución de estos en la historia. Sin duda alguna, Michael Sheen que da vida al androide que trabaja en el bar de la nave es lo mejor de esta película, algo que demuestra lo falso y artificial que resulta el conjunto. Por mucho que estemos ante una supuesta historia de amor (De esto habría que hablar mucho y en profundidad) la falta de pasión es lo único que esta cinta consigue transmitirnos y ni siquiera jugar a descubrir sus múltiples referencias (A las ya nombradas hay que sumar por ejemplo la de 'Sunshine' de Danny Boyle) consigue sacarnos del tedio. Por momentos el espectador podrá pensar que el también se ha despertando antes de tiempo, antes de que acabe esta película...


Lo mejor: Michael Sheen. Las ideas que parece apuntar la película...
Lo peor: ...la manera en la que se desaprovechan dichas ideas que nos acaba dejando un mas que preocupante mensaje de la película acerca de lo que es el amor.