domingo, 8 de enero de 2017

'Animales Nocturnos' Diferencias entre novela y película

Título: Animales Nocturnos - Nocturnal Animals
Año: 2016
Género: Drama - Thriller - Adaptación Novela
Duración: 116 min. 
Director: Tom Ford
Guión: Tom Ford según la novela de Austin Wright
Música: Abel Korzeniowski
Interpretes: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Michael Shannon, Aaron Taylor-Johnson, Isla Fisher, Ellie Bamber, Armie Hammer, Karl Glusman, Laura Linney, Michael Sheen, Jena Malone
Nota: 8
Sinopsis: Agobiada por un matrimonio que no funciona, Susan recibirá un ejemplar de la novela escrita por su ex-marido, un violento thriller que hará que esta se replantee las decisiones tomadas en el pasado.





Crítica:
El diseñador Tom Ford vuelve a deslumbrar con el que ya es su segundo largometraje. Si en la película que supuso su debut en la pantalla grande fue el propio director el que se encargó de escribir el guión que adaptaba una novela de Christopher Isherwood, en 'Animales Nocturnos' ('Nocturnal Animals') Ford vuelve a encargarse del guión adaptando esta vez la novela 'Tres Noches' ('Tony and Susan') de Austin Wright. 'Animales nocturnos' ('Nocturnal Animals')  cuenta tres historias en una: La de Susan, su protagonista, atrapada en un matrimonio y una vida que siente que la asfixia y que se sustenta en mentiras, la del libro que esta recibe y está escrito por su ex-pareja (Lo que hará que esta se replantee su vida y la importancia de las decisiones tomadas) y la forma en la que Susan recuerda la relación con este y la manera en la que esta acabó debido tanto por la incapacidad de él a la hora de aceptar las críticas como por la diferencia existente entre ambos en lo que a aspiraciones profesionales se refiere. Son múltiples los cambios que Ford introduce con respecto a la novela en la que se basa, la mayoría de ellos mejoran a la obra de Wright, otros la empeoran, pero la sensación general es que esta es una de esas películas que están por encima de la novela que adaptan, tanto es así que el diseñador ha sido nominado a los Globos de Oro tanto por el guión de esta película como por la dirección de la misma. En las siguientes líneas vamos a hablar tanto de la obra de Austin Wright como de la cinta de Ford intentando analizar aquello en lo que creemos que Ford ha acertado como aquello en lo que no.
El punto de partida de ambas obras difiere radicalmente, tanto en la forma como en el fondo. Es cierto que tanto en la obra de Wright como en la película de Ford, la protagonista recibe la novela que ha escrito su ex-marido Edward, persona incapaz de asumir las críticas realizadas por Susan acerca de su trabajo y su idealismo, pero en mientras en el primer caso será ella quién solicite el manuscrito tras recibir un e-mail de su ex-marido en el que este le indica que le gustaría que leyera la novela, en el segundo Susan recibirá un paquete con una breve nota que contiene el manuscrito. Esta forma de presentar la manera en la que la novela de Edward llega a manos de Susan deja claras varias ideas: La primera sería la violenta forma en la que Edward irrumpe en la vida de Susan en la película de Ford. En ambos casos este aparece de forma inesperada pero en uno le da la opción a Susan de recibir la novela mientras que en el otro esta la recibe directamente lo que nos lleva a la segunda e importante idea: El momento elegido por esta para leer el libro. La Susan de Wright guarda la novela durante un tiempo hasta que su marido se ausenta para asistir a una convención médica. Mientras ella sospecha que el está con una antigua amante, está leerá el manuscrito de Edward. Sin ser comparables ambas acciones, la forma en la que Susan decide leer la novela, en secreto y aprovechando la ausencia de su marido, demuestra que la relación de ambos se sustenta no solo en mentiras si no en la desconfianza mutua. Es cierto que la Susan de Ford también leerá la novela cuando su marido se haya ido de viaje (Ford se muestra menos obvio que Wright y deja clara la relación entre ambos personajes casi desde el comienzo de la película, algo que en cambio el lector tendrá que ir descubriendo poco a poco) pero la brusca forma en la que esta irrumpe en la vida de Susan parece poco menos que obligarla a hacerlo.
La tercera de ellas es la posición de Susan con respecto a la novela y sus personajes así como la manera elegida tanto por Ford como por Wright para presentar a su protagonista, ya que en aunque en ambos casos estas son mujeres que se mueven en ambientes económicos elevados: Una es galerista, vive en una casa de lujo que tiene en su jardín una de las obras de Jeff Koones titulada ‘Balloon dog’, mientras que la otra es la esposa de un importante médico, pero la Susan de Ford es mostrada mujer independiente mientras que de la de Wright se recalca que sacrificó su vida y su trabajo para seguir a su marido y cuidar de sus tres hijos, algo que parece que va a seguir haciendo. Puede que estas ideas sean suficientes para entender que en la película de Ford inicialmente Susan vea en Tony Hastings (Protagonista de la novela de su ex-marido) una extensión de ella (Idea reforzada con el paralelismo existente entre lo que le dice Ray Marcus –Aaron Taylor-Johnson- a Tony Hastings y Hutton Morrow –Armie Hammer- a Susan acerca de la superioridad que parece que los segundos muestran constantemente. Tampoco debemos dejar de lado la forma en la que aparecen los cuerpos de la mujer e hija de Hastings que se corresponde con la postura que tiene la hija y el novio de Susan cuando esta la llama para saber si se encuentra bien. Uno de los pocos momentos en los que sabemos de la existencia de este personaje en contraposición a lo que ocurre en la novela cuya presencia es casi constante) para acabar darse cuenta de que este no es más que el alter-ego literario de Edward. La Susan de Wright no solo no entiende el motivo del título de la novela si no que además no se ve reflejada en Hastings.   
Tanto Wright como Ford utilizan las diversas historias para mostrar una narración fragmentada que van dando forma a los diversos personajes, a su posición dentro de las mismas y a la película y a la novela en general. Es cierto que Wright profundiza mas en los sentimientos de Hastings tras la traumatica perdida de su mujer e hija algo que desde el punto de vista de la persona que escribe estas líneas es lo peor de la novela ya que nos deja los pasajes mas lentos y carentes de interés por lo que considero un acierto que estos hayan sido dejados de lado en su salto a la gran pantalla. Ford muestra la historia de Hastings desde un punto de vista mas cercano al thriller algo que no deja de lado las implicaciones morales y personales de la historia. Los interludios mostrados por ambos autores servirán para que el espectador o el lector entiendan en toda su magnitud la relación de Susan, su ex-marido y la forma en la que esta conoció a la persona con la que actualmente comparte su vida. Otra vez volvemos a encontrarnos con un cambio radical entre ambas obras: La posición de la madre de Susan con respecto al matrimonio de esta con Edward. Si en el caso de la obra de Wright, esta muestra su alegría por que su hija se case con Edward llegando al punto de intentar convencer a esta de que no se divorcie, en el de la película de Ford, el personaje interpretado por Laura Linney considera que dicha relación está avocada al fracaso. Llegados a este punto es inevitable pensar en la evolución de Susan con respecto a su posición ante el resto de personajes de la película: De creer que Hastings es una extensión de ella a darse cuenta de que ella no deja de ser su madre.
Es en la vida actual de Susan y en lo referente a su pasado con Edward donde se observan mas las diferencias existentes entre las obras de Wright y Ford  (A las ya mencionadas hay que sumar el hecho de que en su adaptación al cine, el director y guionista añade el componente de la perdida, algo que sirve para mostrar la evolución de Susan con respecto a aquello que sucede en la novela y que no profundiza demasiado en la manera en la que Susan conoce a su actual marido) siendo la historia que lee la protagonista la que en lineas generales se mantiene mas fiel a la novela de Wright, al menos aquello que plasma Ford en la pantalla (Recordemos que este no analiza la manera en la que Hastings intenta volver a su vida diaria y afrontar la perdida) pero es en el personaje interpretado por Michael Shannon donde el lector reconvertido a espectador observará una sutil diferencia: Ford hace desaparecer a este personaje de la historia de una manera que desubicará a mas de uno como si al director y guionista no le importara que ocurre con este en el momento en el que ya no le puede sacar mas partido. Aunque la parte final de la novela de Wright se hace un tanto cuesta arriba por la forma en la que este introduce a dos personajes durante el clímax final de la misma (Si la Susan de Ford sabe el motivo del titulo, la de Wright descubre que uno de estos nuevos personajes de la historia se llama igual que ella, algo que el escritor muestra claramente) este consigue que aquello que le ocurre a Hastings resulte mas redondo y coherente que a Ford, algo que puede sorprender ya que la idea de lo que sucede es común en ambas obras.
Si Wright introduce a un personaje llamado Susan en su historia, Ford hace lo propio mostrando a las mujeres obesas con las que abre la película en el exterior del bar donde Ray Marcus es finalmente detenido y enseñando un coche del mismo color que el que este conduce cuando ataca a Hastings y su familia en el momento en el que Susan decide romper definitivamente con Edward. Tal y como se tradujo la película de Nicolas Roeg 'Don`t look now' en España 'Amenaza en la sombra' podemos decir lo mismo para definir ese momento. Es una lastima que Ford se muestre por momentos demasiado efectista y poco sutil algo que rompe con la línea general de la película. Esta idea se muestra muy especialmente en el momento en el que el personaje interpretado por Jena Malone hace su aparición en pantalla, no solo por el cuadro que observa Susan si no también por esa escena que parece extraída directamente del imaginario de David Lynch y su 'Twin Peaks'.
Ford cuenta con un reparto de autentico lujo para esta su segunda película. Amy Adams que en el 2016 también destacó con su gran trabajo en 'La llegada' ('Arrival') de Denis Villeneuve, Jake Gyllenhaal, Michael Shannon, Aaron Taylor-Johnson (Ver a estos tres compartiendo escena es simplemente increíble), Karl Glusman que tras la decepción por su trabajo en 'The Neon Demon' de Nicolas Widing Refn por ser una simple extensión del que ya hizo en 'Love' de Gaspar Noe parece demostrar que el actor tiene mas registros, una sorprendente Isla Fisher que demuestra que tiene muchos mas registros que los propios de la comedia incluso las breves apariciones de Jena Malone, Michael Sheen y Laura Linney (De estos tres la que tiene un papel con mas peso e importancia). A todos ellos en mayor o menor medida (El trabajo de Malone y Sheen ha de ser considerado como simples cameos) Ford les saca lo mejor de ellos (Aaron Taylor-Johnson ha sido nominado a los Globos de Oro como mejor actor secundario). 'Nocturnal Animals' es una cinta con una cuidadísima puesta en escena por momentos fría, algo con lo que el director intenta plasmar la personalidad de la protagonista, pero que en el fondo es tan seductora que hace imposible que no caigamos rendidos ante esta película. Sin duda alguna, la cinta de Ford es una de las mejores películas del año pasado. Una de esas cintas que hay que ver y que se quedan grabadas en la memoria del espectador durante mucho tiempo.


Lo mejor: El trabajo de los cuatro protagonistas principales. La manera de Ford de plasmar la novela de Wright en imágenes. La cuidada puesta en escena.
Lo peor: La escena a lo Bob de 'Twin Peaks', poco sutil y contenida para todo lo que nos estaba mostrando Ford hasta ese momento.