lunes, 7 de noviembre de 2016

Crítica: Blair Witch

Título: Blair Witch
Año: 2016
Género: Terror - Found Footage
Duración: 89 min. 
Director: Adam Wingard
Guión: Simon Barret
Música: Adam Wingard 
Interpretes: James Allen McCune, Callie Hernandez, Corbin Reid, Brandon Scott, Wes Robinson, Valorie Curry,
Nota: 5
Sinopsis: En 1994, tres estudiantes, Heather Donahue, Michael Williams y Joshua Leonard desaparecieron misteriosamente en el bosque de Burkittsville mientras grababan un documental sobre el mito de la bruja de Blair. 20 años después, James, hermano de Heather descubre en Internet un vídeo en el que cree ver a su hermana. Este será el detonante para volver al bosque de Burkittsville e intentar averiguar que fue de la chica y sus compañeros.


Crítica:
En 1999, Eduardo Sanchéz y Daniel Myrick sorprendieron al mundo con una muy mediocre y sobrevalorada cinta. La película titulada 'El proyecto de la bruja de Blair' ('The Blair Witch project') supuso un antes y un después no en lo que a la calidad del cine de terror se refiere si no al inteligentisimo uso de la publicidad que se hizo. La campaña publicitaria para la película de Sánchez y Myrick consiguió que una cinta destinada a pasar por las taquillas con mas pena que gloria se convirtiera en todo un éxito llegando a ser considerada una de las películas mas rentables de la historia del cine. Como no podía ser menos, un año después se estrenó la secuela titulada 'El libro de las sombras: B W 2' ('Book of Shadows: Blair Witch 2') que decepcionó tanto a los seguidores de la cinta original como a todos aquellos que consideramos que 'El proyecto de la bruja de Blair' mas allá de ser un fenómeno digno de ser estudiado en todas las universidades donde se imparten clases de publicidad y marketing es una cinta cinematograficamente hablando de una calidad muy limitada, tanto que parece que la película dirigida por Joe Berlinger (Director junto con Bruce Sinofsky de uno de los documentales mas soberbios jamas rodados: 'Paradise Lost: The child murders at Robin Hood Hills' así como de las dos secuelas de este 'Paradise lost: Revelations' y 'Paradise Lost: Purgatory') intentó explotar esta idea de una manera francamente decepcionante. La historia escrita por el propio Berlinger y Dick Beebe se manejaba con soltura a la hora de tomar elementos propios del cine documental (La cinta fue rodada el mismo año que 'Paradise Lost: Purgatory' y cuatro años después de la primera parte del documental) pero fracasaba estrepitosamente a la hora de crear una historia y unos personajes con fuerza. La idea de profundizar en la psicosis colectiva derivada de un suceso traumático que afectó a toda una comunidad (Berlinger intenta de alguna manera enlazar 'Paradise Lost: The child murders at Robin Hood Hills' con ciertas ideas mostradas en su acercamiento al fenómeno de la bruja de Blair. Vista de esta manera, el sentimiento de decepción al ver como el director y el guionista se aleja de lo planteado inicialmente para convertir a su película en una sucesión de tópicos se agiganta a pasos acelerados. Incluso la cinta parece incluso tomar elementos propios de 'Twin Peaks' y recalcar eso de que: 'Los búhos no son lo que parecen'. Si Berlinger mostró en su documental la manera en la que Damien Echols fue detenido por su afición a lo oculto y lo gótico, el director recalcó esa misma idea en 'El libro de las sombras: B W 2'. "El gran pasatiempo nacional. Culpar a una bruja". Sin conseguir hacernos olvidar la mediocridad de la cinta de Berlinger, sería necesario recuperarla no ya como segunda parte de 'El proyecto de la bruja de Blair' si no como un acercamiento a la psicosis colectiva que supusieron los asesinatos de Robin Hood Hills), la idea de enfrentar la realidad con la ficción  y analizar como afectó a la gente el fenómeno causado por 'El proyecto de la bruja de Blair', a pesar de resultar una mas que interesante propuesta fue narrada sin fuerza ni garra.
Adam Wingard director de la muy interesante 'Tú eres el siguiente' ('You're the next') y de la apreciable pero irregular 'A horrible way to die' entre otras, sorprendió en la última edición de la Comic-con al desvelar de que iba realmente su nuevo proyecto. Wingard y su guionista habitual Simon Barret (Si, el mismo que propagaba el terrible virus que iba descomponiendo en vida a la protagonista de 'Contracted' de Eric England) no era mas que una nueva secuela de la cinta de Sánchez y Myrick (Tal fue el rechazo de los fans hacia la película de Berlinger que desde el momento en el que se supo que Wingard había rodado una nueva secuela de 'El proyecto de la bruja de Blair', estos consideraron a la cinta de Wingard como la verdadera segunda parte de la película de Sánchez y Myrick. La manera en la que se desterró a ''El libro de las sombras: B W 2' -'Book of Shadows: Blair Witch 2'- es prácticamente similar a la forma en la que la saga de 'The fast and the furious: A todo gas'  relegó al ostracismo a 'A todo gas: Tokio Race'. Pero en el caso de la saga iniciada con la cinta de Rob Cohen, la conexión que se estableció con el público a partir de la cuarta entrega consiguió que esta volviera a reconciliarse con el resto de las películas de la saga, algo que no creemos que ocurra con la cinta de Berlinger vistos los resultados de crítica y público de la película de Wingard). Como no podía ser menos, la proyección del trailer de la película levantó gran expectación y por desgracia, la película no esta a la altura de lo esperado siendo recibida con bastante frialdad en el pasado festival de cine fantástico de Sitges.
20 años después, James Donahue, obsesionado con la desaparición de su hermana y sus dos amigos encuentra en Internet un vídeo donde cree verla a ella. Tras contactar con la persona que subió la grabación a la red, este convencerá a tres amigos para ir al bosque de Burkittsville con la intención de averiguar que ocurrió con su hermana y sus amigos. A pesar de estar ante una película que toma como base los sucesos narrados por Sánchez y Myrick en 'El proyecto de la bruja de Blair', la cinta dirigida por Wingard y escrita por Barret solo se puede definir de una manera: 'Blair Witch' es a 'El proyecto de la bruja de Blair' lo mismo que 'Desperado' a 'El Marichi'. Es decir una especie de remake oculto bajo la apariencia de una secuela. Wingard y Barret cuentan exactamente lo mismo que Sánchez y Myrick solo que con mas medios (Algo que se observa por ejemplo en el uso de nuevos cachivaches como los drones o las mini cámaras que usan los protagonistas), algo parecido a lo que hizo Robert Rodriguez cuando este todavía dirigía buen cine y se dejaba de cintas tan mediocres como las de la saga de 'Spy Kids' o 'Machete'.
Igual que ocurría con 'Ouija: El origen del Mal', el hecho de que 'Blair Witch' sea parte de una saga limita en cierta manera la capacidad para innovar ya que la historia ha de mantenerse de alguna manera fiel a, en este caso, su predecesora (Sobre todo en el caso de la cinta de Wingard, tras la enorme decepción que supuso el intento de Berlinger por explorar otros caminos menos transitados en el cine hecho por y para la taquilla), lo que deriva en que la película de Wingard vuelva otra vez a mostrarnos esas carreras cámara en mano que solo consiguen marear al espectador (Y distraerlo de lo que verdaderamente importa y quiere ver en una película como esta), a mostrarnos a un grupo de excursionistas que se pierden en medio de un bosque y a los que los asustan los ruidos que escuchan por la noche (Por desgracia el momento en el que los protagonistas encerrados en su tienda de campaña empiezan a oír todo tipo de ruidos nos remite directamente no ya a 'El proyecto de la bruja de Blair' si no a la nefasta y tremandamente aburrida 'Willow Creek' de Bobcat Goldthwait, al menos aquí, Wingard no nos regala una eterna escena mostrando todo tipo de reacciones de los protagonistas. Nota: Excursionistas, si vais al bosque en busca de un Bigfoot como en el caso de la cinta de Goldthwait, por favor, no os asustéis al escuchar el sonido de la naturaleza. Si os da tanto miedo oír ciertos ruidos, quedaos en vuestra casa tapados con una mantita y viendo una buena película. La de Goldthwait, no) y a volver a encontrarnos ante una película cuya primera hora no ofende pero no ofrece absolutamente nada nuevo, una primera hora donde no pasa nada digno de mención para eso si, dejarnos unos últimos veinte minutos donde la cosa se pone interesante... pero.. ¿era realmente necesario volver a Burkittsville para que de una película que dura 89 minutos solo nos interese una cuarta parte del metraje?
Hay que ser honrado y reconocer que el guión escrito por Simon Barret, dentro del acartonamiento propio de la historia, intenta ofrecer (o al menos apuntar) ideas nuevas. Por desgracia estas solo quedan apuntadas y no desarrolladas de manera satisfactoria dejando en el espectador la sensación de que si esta cinta no hubiera sido una secuela mas de 'El proyecto de la bruja de Blair' habría tenido mas libertad para desarrollarlas. Es una lastima que no se profundice en el conflicto generado entre los protagonistas debido a la bandera confederada que tiene uno de ellos en su casa, es una lastima que no se dedique mas tiempo al corte que una de las chicas se hace en un pie y es una lastima que Wingard y Barret se muestren (En principio) tan torpes a la hora de jugar con el tiempo y como afecta a los protagonistas ya que esta idea podía haber dado mucho mas de si. Desde este blog siempre hemos criticado la obsesión del cine llegado desde Estados Unidos por recalcar ciertas ideas que resultan mas que obvias, es de agradecer que el director y guionista de esta película no acaben cayendo en eso, por lo menos en lo que a cierto detalle se refiere algo que como espectador agradezco profundamente.
'Blair Witch' no solo explota los clichés propios de la cinta de Sánchez y Myrick (Directores cuya carrera después de la película que los lanzó a la fama deja mucho que desear, siendo el fragmento 'A Ride in the park' que Eduardo Sánchez dirigió para 'V/H/S 2' casi lo mas destacable que han rodado desde entonces) si no también otros que hemos visto en películas de terror recientes como es el caso de 'El bosque de los suicidios' ('The Forest') de Jason Zada. Ambas cintas comparten demasiadas ideas. Si en el caso de la cinta de Zada, Sara (Natalie Domer) se adentra en el bosque Aokigahara conocido como el bosque de los suicidios para dar con el paradero de su hermana desaparecida, en 'Blair Witch' es James Donahue quién irá al bosque de Burkittsville para hacer exactamente lo mismo. Tal es el parecido entre ambas historias que otra vez volvemos a encontrarnos con la idea de que hay que pasar una noche en el bosque para que algo ocurra, otra vez volvemos a estar ante el hecho de encontrarnos con una protagonista en una cueva (o similar) y otra vez, como no podía ser menos, volvemos a estar ante la importancia de una casa para el devenir de la historia. Si la cinta de Zada resultó una muy aburrida y decepcionante película, con la de Wingard ocurre prácticamente lo mismo. Pero si para Zada esta era su primera película detrás de las cámaras (En lo que a largometrajes se refiere), para Wingard, director de 'Tú eres el siguiente', rodar una película como esta supone un claro error en su filmografía lo que nos lleva a pensar si realmente Wingard es la persona adecuada para rodar 'Death Note'.
'Blair Witch' es una cinta francamente decepcionante, Su visionado no ofende, se pasa rápido pero no ofrece absolutamente nada nuevo. Por desgracia las ideas que Barret y Wingard que parecen querer desarrollar se quedan en simples apuntes, haciendo de esta película una cinta que sigue a pies juntillas las líneas marcadas por 'El proyecto de la bruja de Blair'. 'Blair Witch' solo consigue transmitir algo diferente al sopor y al aburrimiento durante los últimos veinte minutos, pero llegados a este punto como espectadores nos da igual si James encuentra a su hermana o no. El found footage está, sin duda alguna, herido de muerte. (Spoiler. Nota: Ahora que todos estamos tan sensibles con el tema de los spoilers quiero lanzar una pregunta al aire. ¿Hay algo que se pueda considerar mas spoiler que decir que una película es un found footage?)



Lo mejor: Los últimos veinte minutos.
Lo peor: La primera y aburrida hora que no ofrece nada nuevo.