martes, 13 de septiembre de 2016

Crítica: Don't Breathe - No respires

Título: Don't Breathe - No respires
Año: 2016
Género: Thriller - Terror
Duración: 88 min.
Director: Fede Alvarez
Guión: Fede Alvarez y Rodo Sayagues
Música: Roque Baños
Interpretes: Stephen Lang, Jane Levy, Dylan Minnette, Daniel Zovatto, Emma Bercovici, Franciska Töröcsik, Christian Zagia, Katia Bokor, Sergej Onopko, Athos, Astor, Nomad
Nota: 6,5
Sinopsis: Un grupo de tres amigos se encuentran ante el robo que podrá cambiar sus vidas. Un invidente que vive solo en un barrio deshabitado guarda en casa la indemnización por la muerte de su hija. Pero a los jóvenes se les pasa por alto un pequeño detalle: El hombre es un ex-militar que hará todo lo que pueda por defender todo lo relacionado con su difunta hija.





Crítica:
Nota para todas aquellas personas u hombres lobo (El consejo se puede hacer extensible a todo tipo de criaturas y seres sobrenaturales) que quieran allanar una casa habitada por un ciego, un sordo o un grupo de inválidos ancianos que necesitan un andador para poder caminar. Nada es lo que parece, nunca nadie es tan frágil como podáis pensar. Y sobre todo, si la persona que vive en dicho lugar es un ex-marine invidente o guarda veinticinco cajas de explosivos perdidos desde la dictadura argentina, solo puedo deciros una cosa... ¡¡Huid insensatos!! ¡¡Huid!! ¡¡Corred como alma que lleva el diablo!! Y sobre todo... nunca dudéis, nunca miréis atrás...
El uruguayo Fede Álvarez se dio a conocer hace ya tres años gracias al remake de la mítica película 'Posesión Infernal' ('Evil Dead') de Sam Raimi. La cinta que se encontró con el inicial rechazo de los seguidores de la película original, acabó ganándose el cariño y el respeto de estos gracias a una historia que a pesar de algún que otro desliz (La sombra del cine de terror asiático sigue siendo demasiado alargada) no solo respetaba a la película original (Hubo dos detalles que consiguieron ganarse el cariño de los espectadores. El primero de ellos fue la aparición de los restos de un coche modelo Oldsmobile delta 88, el mismo que Ash y sus amigos utilizaron para desplazarse hasta la cabaña donde encontraron y leyeron el necronomicon y que su director, Sam Raimi, muestra en todas sus películas. El segundo de ellos fue el cameo post títulos de crédito finales de Bruce Campbell) si no que además resultaba un gran placer para todos los amantes del cine mas gore y sádico (Tanto es así que la noticia de que se va a editar en blu-ray la versión extendida de la película ha incendiado, en el mejor de los sentidos, las redes sociales)
Ahora nos llega la segunda película de Álvarez, cinta que puede confirmar a este como un director a seguir o como otro de esos directores que despuntaron, asombraron a medio mundo con una gran película y finalmente se quedaron simplemente en eso (Me viene a la cabeza por ejemplo el caso de Mike Flanagan. Tras su sorprendente e impactante 'Oculus: El espejo del mal' -'Oculus'-, el exceso de cintas rodadas por el director durante el año 2016 hizo que estas no tuvieran la calidad suficiente para pasar un filtro medianamente exigente llegando a cotas lamentables gracias a la tremendamente decepcionante 'Before i wake'. Las buenas maneras que Flanagan apuntó en la cinta protagonizada por Karen Gillan y Brenton Thwaites quedaron no ya relegadas a un segundo plano si no directamente desterradas al olvido por culpa de una película demasiado plana que intentaba mezclar el terror con el drama y donde el espíritu del cine asiático volvía a estar otra vez demasiado presente. Si Guillermo del Toro rodó 'Blade II' para demostrar que era capaz de llevar el comic de Mike Mignola 'Hellboy' a la pantalla grande, casi lo mismo se podría decir de Flanagan y su 'Before i wake' ya que esta parece un resumen de intenciones y una demostración de que el también se puede poner detrás de las cámaras para rodar la precuela de una de las peores películas de terror vistas en mucho tiempo: 'Ouija'. Con todo hay que ser honrado y reconocer que ‘Hush’ es una muy interesante película por lo que habrá que mantener un hilo de esperanza y pensar que Flanagan aún tiene mucho que ofrecer) y la sensación es clara: Álvarez es un gran director capaz de crear tensión como pocos pero no se puede decir lo mismo de su faceta de guionista. El trabajo de este junto con el de Rodo Sayagues que ya colaboró con el director en 'Posesión infernal' ('Evil Dead') y dos de sus cortometrajes ('Ataque de Pánico' y 'El cojonudo') no está a la altura de lo esperado debido a que esta película posee demasiadas escenas o momentos que se escapan a toda lógica, donde las licencias que estos se han tomado para hacer avanzar a la historia y sorprender al espectador restan credibilidad a la película.
La historia escrita por ambos no brilla precisamente por su originalidad. 'Don't Breathe' no deja de ser otra película que se inscribe dentro del género conocido como 'home invasion', no deja de ser otra película en la que una o varías personas serán acosadas por un grupo de ladrones y/o asesinos. Son múltiples los casos de cintas que se mueven dentro de las reglas de este tipo de películas. La soberbia y brutal 'Funny Games' de Michael Haneke, la salvaje 'Secuestrados' de Miguel Ángel Vivas, 'Los extraños' de Bryan Bertino o incluso 'The Purge: La noche de las bestias' ('The Purge') de James DeMonaco son claros ejemplos de ello aunque obviamente hay muchos mas. Pero dentro del género que podemos denominar como 'Home invasion' existen una serie de películas donde sus protagonistas poseen algún tipo de discapacidad física. Puede que uno de los ejemplos más claros sea el de 'Sola en la oscuridad' ('Wait until dark') de Terence Young y protagonizada por Audrey Herpburn pero también hay casos recientes como el de 'Hush' dirigida por Mike Flanagan que presenta a una chica sorda acosada por un extraño que lleva una máscara o 'Late Phases' de Andrés García Bogliano donde la casa habitada por un ex-militar ciego era asaltada por un grupo de hombres lobo.
Si para su debut en la pantalla grande, Álvarez rodó un remake de 'Posesión infernal' de Sam Raimi, para su segundo largometraje este parece haber cogido a García Bogliano y a Marcus Dustan como sus referentes.  Con el hispano-argentino comparte los paralelismos existentes entre dos de los protagonistas de sus películas, ambos ex-marines invidentes que han de hacer frente a aquellos que amenazan sus casas y por tanto sus vidas (Resulta curiosa la forma elegida por el cine para presentar a las personas invidentes en este tipo de películas -Y en otras mas, recordemos el por ejemplo algunas escenas de 'Ray' de Taylor Hackford-, ya que estos no parece que hayan desarrollado el resto de sus sentidos si no que da la sensación de que son una especie de Daredevil retirados o que han sido picados por una araña mutante. Por mucho que Álvarez, Sayagues y Eric Stolze en el caso de 'Late Phases' creen dos personajes fuertes capaces de enfrentarse a cualquier amenaza -The blind man en 'Don't Breathe' y Ambrose McKinley en el de la cinta de Bogliano- hay situaciones, hay reacciones que nos cuesta entender y solo el hecho de estar concebidas como un elemento puramente destinado a crear espectáculo justifica que estas estén planteadas de esa manera y no de otra pero carecen de toda lógica y coherencia. Aunque son varios los ejemplos que se pueden apreciar en 'Don't Breathe' -especialmente uno- es mejor no comentarlos ni aquí ni ahora) o incluso con su enloquecida y desquiciada ‘Sudor Frío’ (En el caso de la cinta de Bogliano una chica entrará en casa de unos ancianos en busca de su amiga desaparecida. Las 25 cajas de nitroglicerina que guardan estos servirán para dejarnos alguna de las escenas más hilarantes vistas en una supuesta cinta de terror. He de reconocer que soy fan de esta película y que cada vez que la veo la disfruto enormemente) y con el norteamericano porque ambos directores son capaces de hacer que sus películas acaben teniendo un punto enfermizo que gustará y mucho a todos los espectadores aficionados al cine malsano y sádico.
Dejando las incongruencias de la historia, dejando de lado las ventanas que tienen o no barrotes, dejando de lado los aparentes poderes sobrehumanos del personaje interpretado por Stephen Lang y dejando de lado los giros que tiene la historia y que intentan aportar algo diferente (Pero que a los espectadores mas aficionados al cine de terror a pesar de que les guste no les sorprenderán), Álvarez consigue dejarnos una película que posee fuerza y que se sigue no solo con interés si no con creciente tensión. La escena con la que se abre esta película deja claro ante que tipo de cinta estamos pero a su vez este momento puede jugar en contra de la película ya que puede hacer creer a muchos espectadores que se van a encontrar ante una cinta en la línea de 'Posesión Infernal' ('Evil Dead') y desde luego, 'Don't Breathe' se aleja deliberadamente de la película que supuso el debut de Álvarez en la pantalla grande. Aunque ambas cintas poseen ciertas ideas en común (La presencia de una casa o cabaña aislada a la que los jóvenes protagonistas acuden. Si en el caso de 'Posesión infernal' es una cabaña que se encuentra en medio del bosque y donde estos van a pasar un aparentemente idílico fin de semana, en el de 'Don't Breathe' los protagonistas irán a una casa situada en medio de un barrio desolado, de manera que  Álvarez y a Sayagues tienen la excusa perfecta para justificar la nula presencia policial. Hay un par de detalles que llaman la atención con respecto a esta idea. Uno de ellos es el hecho de que en algunos posters de la película se ha borrado todo detalle del vecindario donde se encuentra la casa, el otro es hace referencia a lo bien cuidada que está esta en medio de un barrio cochambroso... todo está perfecto... salvo las ventanas que tienen mierda acumulada de años.... Otra de esas ideas que las dos cintas poseen en común es el hecho de hacer que el sótano sea parte importante en el desarrollo de la historia. Por momentos parece que Álvarez ha cogido el esqueleto de la película que supuso su debut en pantalla grande: Jóvenes-Casa Aislada-Sótano-Amenaza-Muerte para construir alrededor de este una historia completamente nueva. Incluso la idea de situar parte de la acción de la película en un baño resulta importante en ambas películas), 'Posesión infernal' era un espectáculo salvaje y gore como pocos mientras que 'Don't Breathe' es una cinta pensada para hacer pasar un mal rato al espectador gracias a la creciente tensión que va mostrando la historia escrita por Álvarez y Sayagues.
Álvarez se muestra impecable en lo que a crear tensión y ritmo se refiere (Ojo con esa joya titulada 'The neighbor' de Marcus Dunstan, soberbia muestra de como hay que rodar una película) pero mas acertado se muestra a la hora de dirigir a sus actores protagonistas. Poco se puede decir del notable trabajo de Stephen Lang como ese ex-marine ciego que se enfrenta a los tres ladrones, su personaje esta destinado a convertirse en un icono del cine de terror moderno desde ya Jane Levy que ya trabajó con Álvarez en 'Posesión Infernal' ('Evil Dead') vuelve a mostrarse mas que solvente en su papel. Si su trabajo en la cinta que supuso el debut en la pantalla grande de Álvarez fue una de las mejores cosas de la película casi se puede decir lo mismo de su interpretación en 'Don´t Breathe'. Es de agradecer que Álvarez y Sayagues hayan creado un personaje femenino fuerte y con carga dramática, aunque este se aleja de el de Mary Elizabeth Winstead en 'Calle Cloverfield 10' ('10 Cloverfield lane') no dejamos de encontrarnos ante un personaje con carisma capaz de enfrentarse a cualquier amenaza. Daniel Zovatto está mas que correcto en su papel pero si alguien sorprende ese no es otro que Dylan Minnette, el actor al que vimos recientemente en la muy ochentera e infantil 'Pesadillas' ('Goosebumps') consigue que nos olvidemos de su trabajo en la cinta dirigida por Rob Letterman y lo veamos como ese ladrón con ciertas dudas éticas cuya deseo de ayudar a Rocky (Jane Levy) hará que este deje de lado sus iniciales reticencias.
'Don't Breathe' es una muy interesante propuesta, un soplo de aire fresco dentro de las 'home invasion' y del cine de terror. Con todo hay mantener los pies en el suelo y reconocer que si, que aunque esta es una buena película no es la cinta soberbia de la que se están escribiendo ríos de tinta. Aunque Álvarez muestra que es capaz de crear una cinta con creciente tensión, que es capaz de sacar lo mejor de sus actores protagonistas, el guión de 'Don`t Breathe' se toma demasiadas licencias, posee demasiados momentos vacíos y escenas que no tienen ningún tipo de justificación como para que esta sea una cinta redonda. A pesar de que 'Don't Breathe' entretiene y mucho, como espectadores tenemos la sensación de que si se hubieran cuidado mas algunos detalles del guión estaríamos ante una soberbia película.



Lo mejor: La creciente tensión de la película. El trabajo de los actores especialmente el de Stephen Lang.
Lo peor: Esas licencias, esos agujeros de guión, esos momentos donde todo parece valer para hacer avanzar a la historia y sorprender al espectador.