miércoles, 31 de agosto de 2016

ObuxoFest 2016. Palmarés

El miedo no es solo un fantasma que surge de la oscuridad, no es una llamada de teléfono que recibimos tras ver un extraño vídeo. El miedo no solo es entrar en una cabaña abandonada en medio del bosque y leer un antiguo libro encuadernado con piel humana. El miedo no solo es acampar en Crystal Lake o encerrarse en un centro comercial para escapar de los muertos vivientes. No, el miedo no solo es eso o mejor dicho, la esencia del verdadero terror se encuentra a nuestro alrededor, es real y perceptible, la sentimos día a día o se nos presenta como una metáfora de un futuro apocalíptico al que parece que estamos abocados. 
El jurado formado por Alfonso Pablo Urbano, ganador del premio Simón al mejor actor por su trabajo en ‘Los inconvenientes de nos ser Dios’ de Javier Macipe, Luis Merchan Donaire fundador de la compañía ‘Ciudad interior Teatro’, David Fernández director de Temas Distribuciones y un servidor hizo público durante la gala de clausura del Festival Internacional de cine de terror y extraño Obuxofest que se celebró el pasado 28 de agosto en Javierrelatre, el fallo que otorgaba el primer premio a ‘Uncanny Valley’ de Federico Heller y el segundo premio a ‘I said i would never talk about politics’ de Aitor Onederra, así como una mención especial a ‘Hostal Edén’de Gonzaga Manso, ‘Decorado’ de Alberto Vázquez y ‘They will all die in the space’ de Javier Chillón.
Tras hacerse público el fallo, las palabras consensuadas por el jurado y escritas por Luis Merchan fueron leídas por Alfonso Pablo para constatar el intento por parte del jurado por otorgar unos premios coherentes donde el miedo y el terror está y estará presente en nuestras vidas.

Primer Premio - 'Uncanny Valley' de Federico Heller

Inscrito inicialmente dentro del género conocido como falso documental, el cortometraje de Federico Heller nos presenta a un grupo de adictos a nueva droga: La realidad virtual. En base a una serie de entrevistas, el director nos muestra a este grupo de personas y su aislamiento de la sociedad así como la libertad que sienten en ese mundo ficticio donde todo ocurre mas rápido, pueden ser quién quieran y no han de rendir cuentas con la ley. A pesar de que para muchos la propuesta de Heller puede ser considerada como excesiva, solo hace falta que un sábado cualquiera, en un bar cualquiera observemos la ya mas que preocupante adición a los smartphones. No es la realidad virtual que Heller nos muestra en su cortometraje, pero si que es una realidad artificial que nos aleja a los unos de los otros. Heller da una magistral vuelta de tuerca a todas aquellas obsesiones que han sido plasmadas por directores como Daniel Hernández Torrado en 'La caja de Pandora' y Jonathan Mostow en 'Los sustitutos' ('The surrogates') o escritores como Orson Scott Card y James Dashner en su trilogía de la doctrina de la mortalidad. ‘Uncanney Valley’ es solo cuestión de tiempo.



Segundo Premio - 'I said i would never talk about politics' de Aitor Onederra
De impecable factura técnica y con una notable banda sonora compuesta por Xabat Lertxundi, el cortometraje escrito y dirigido por Aitor Onederra muestra un extraño restaurante donde se cocinan todas aquellas decisiones que nos afectan al común de los mortales. No hay nada en ‘I said i would never talk about politics’ dejado al azar, todo está cuidadosamente estudiado, desde el rol que cada personaje ocupa en dicho restaurante hasta los pequeños detalles que abundan en la historia que Onederra ha plasmado con maestría (Véase por ejemplo la escena en la que el rojo que fluye por la entrada como si de sangre se tratara se transforma en una alfombra del mismo color). Los más críticos podrán considerar que los cerca de dos minutos que duran los títulos de crédito iniciales juegan en contra del cortometraje pero tal es la fuerza de las imágenes y la metáfora de aquello que cuenta Onederra que hace de este un cortometraje de obligada visión.