domingo, 7 de agosto de 2016

Crítica: Deshielo - The Thaw

Título: Deshielo - The Thaw
Año: 2009
Género: Ciencia Ficción - Terror - Intriga
Duración: 90 min.
Director: Mark A. Lewis
Guión: Mark A. Lewis y Michael W. Lewis
Música: Michael Lenison
Interpretes: Martha MacIsaac, Aaron Ashmore, Kyle Schimd, Steph Song, Viv Leacock, Val Kilmer, Anne Marie DeLuise, John Callander, Lamech Kadloo, Alexandra Staseson, William B. Davis
Nota: 6
Sinopsis: Tras capturar un oso polar desnutrido, un grupo de científicos descubrirán que este se estaba alimentando del cuerpo de un mamut que el deshielo ha dejado a la vista. Pero el calentamiento global no solo libera al prehistórico animal si no también a un extraño y mortal parásito.



Crítica:
Hace unos días nos despertamos con la noticia de que un brote de Antrax había causado la muerte de un niño en Rusia y varias personas habían tenido que ser hospitalizadas. Los medios de comunicación en su afán por resultar mas efectistas que veraces adornaron la noticia como calificativos como ‘bacteria zombi’ o ‘reno zombi’ por el hecho de que el deshielo había dejado al descubierto un reno que parece que había permanecido congelado cientos de años (La cantidad de tiempo varia según se lea la noticia en un periódico o en otro) y que estaba infectado con ántrax (Parece ser que hace 75 años no se registraba ninguna infección por ántrax en esa zona). En pleno auge del género zombi que estamos viviendo, para muchos periodistas fue mas fácil pensar  en esta idea (A pesar de lo equivocada de la misma) que en una pequeña pero muy entretenida película dirigida hace ya siete años por Mark A. Lewis que guarda bastantes parecidos con el caso real ocurrido en Rusia: El deshielo causado por el calentamiento global deja a la vista el cuerpo de un animal infectado por un virus o un parásito que resulta mortal tanto para animales como para las personas. Obviamente la cinta de Lewis ficcionaba esta idea llevándola al extremo algo que se aleja de forma radical de los sucedido en Rusia.
La historia escrita por Mark A. Lewis y Michale W. Lewis no solo hace imposible que no nos acordemos de ella al leer lo que ha ocurrido en el norte de Rusia si no que también, y ya dentro de lo puramente cinematográfico, guarda cierto parecido con otras películas, alguna de ellas rodadas antes de la cinta de Lewis como es el caso de la mítica 'La Cosa' de John Carpenter y otras rodadas después de esta como la para muchos innecesaria precuela de la cinta Carpenter dirigida en el 2011 por Matthis Van Heijningen o la sorprendentemente entretenida 'The Bay' de Barry Levinson, cinta que de algún modo casi se podría considerar como una especie de segunda parte de 'The Thaw'.
Lewis, igual que hizo Carpenter, vuelve a mostrar a un grupo de personas aisladas en medio de un paraje inhóspito asediadas por una amenaza que les supera. Tanto en ‘The Thaw’ como en ‘La cosa’ (The Thing’), nos encontramos con un grupo de científicos que se topan con una terrible parásito (Considerémoslo como un extraterrestre o una especie de cucaracha prehistórica) que de llegar a lugares habitados podría acabar con la vida sobre la faz de la Tierra tal y como la conocemos actualmente (Esta idea esta presente en ambas películas, en el caso de la cinta de Lewis gracias a la escena de los títulos de crédito iniciales cuya composición parece extraída directamente del ‘Amanecer de los muertos’ -'Dawn of the dead'- de Zack Snyder y la manera elegida por este tanto para mostrar a ese portavoz del gobierno respondiendo a las preguntas de la prensa como algunas escenas utilizadas por este para los créditos iniciales. En el caso de ‘La cosa’ esta idea es mostrada gracias a una simulación en el ordenador donde se indica la velocidad de la propagación de la infección si esta llegara a las ciudades)
Los parecidos entre ambas películas no solo se quedan en esta idea, ya que tanto en 'The Thaw' como en 'La cosa' la amenaza que el hielo ha rebelado (Una nave alienígena que descubren los científicos noruegos o un mamut) llega a los protagonistas escondida dentro del cuerpo de un animal, en el caso de la cinta de Carpenter en un perro, en el de 'The Thaw' en un oso polar. Tanto Lewis como Carpenter muestran el proceso de infección de las personas que se encuentran en el centro de investigación y aunque en el caso de ‘The Thaw’ las señales de la infección resultan bastante claras (Otra vez parece que volvemos a encontrarnos con la moralina propia de este tipo de cine y el castigo a los personajes que practican sexo) ambos directores vuelven a mostrar las dudas que  tienen ciertos personajes ante quién puede estar infectado y quién no. Es necesario recalcar que la cinta de Lewis no juega con el misterio como lo hace Carpenter en ‘La cosa’, aquí el espectador sabe perfectamente quién y como ha sido infectado por tan extraño parásito pero el director intenta plasmar la psicosis entre los protagonistas y mostrar el germen de la duda. Esta idea pone al espectador en una posición de ventaja en contraposición con lo que ocurría en la película de Carpenter ya que en este caso el espectador tenía o podía creer que tenía la misma información que los protagonistas.
Tres estudiantes viajaran  junto con la hija de un afamado científico al centro de investigación que este posee para en un caso completar su formación y en el otro para limar asperezas con su padre gracias a que este accede a darle a ella todo el dinero de su difunta madre. No hemos de esperar grandes personajes ni elaborados perfiles psicológicos en los cuatro protagonistas de la película. Evelyn, hija del doctor Kruipen a la que da vida Martha MacIsaac ('La última casa a la izquierda' - 'Last house on the left' de Deni Iliadis o 'Dead Before Dawn 3D' de April Mulle) es el verdadero personaje fuerte de la película, una especie de Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead) en 'La cosa (2011)'. Serán ellas las que se enfrenten a la amenaza cara a cara, directamente y sin rodeos, serán ellas las que mantengan la mente fría y piensen algo que parece que el resto de sus compañeros son incapaces de hacer. Pero mientras en la cinta de Van Heijningen esta resultaba del todo creíble, en 'The Thaw' esto no ocurre debido a que en esta película los guionistas consideran que por el simple hecho de ser esta hija de quién es hace que Evelyn sea poco menos que una eminente científica o algo parecido. Van Heijningen mostró, en el inicio de su película, una breve escena en la que no solo nos presentaba a la protagonista si no que además mostraba a que se dedicaba y lo valorada que era esta por parte de otros compañeros de profesión, mientras que Lewis se centra en el conflicto existente entre padre e hija llegando a creer que el hecho de que el personaje interpretado por Val Kilmer quiera mostrarle a su hija lo que ha descubierto es ya una justificación para la evolución de este personaje en la película y que al espectador le resulte creíble. Atom Galen (Aaron Ashmore. 'Regresión' de Alejandro Amenabar o la serie 'Almacén 13' -'Warehouse 13'-) tanto por las ideas que muestra al inicio de la película como por la relación que mantiene con su padre parece ser el germen de Izzy personaje interpretado por Ellen Page en la muy interesante aunque  irregular 'The East' de Zal Batmanglij. Resulta curioso como este personaje esta desarrollando en 'The Thaw' ya que inicialmente comulga con ideas ecoterroristas para acabar siendo un simple pagafantas.
Federico Fulce (Kyle Schimd) cuya apariencia física podrá recordar en algunas escenas a la de Joseph Gordon-Levitt en alguna de sus películas, parece una parodia en si mismo debido a la forma elegida por el director para mostrar la fobia que este tiene a los insectos (Algo que casi lo incapacitaría para el trabajo de campo en la profesión que ha elegido). A pesar del intento de Lewis para representar el conflicto con este personaje (Si 'La Cosa' de Carpenter no deja de ser un western situado en la Antártida, 'The Thaw' intenta jugar con ciertos elementos propios de este género. Sirva de ejemplo la escena en la que fuera de la cabaña, Federico apunta a los otros protagonistas con una escopeta) este acaba por resultar un tanto excesivo y puede acabar por saturar al espectador. Ling Cheng (Steph Song) es el único personaje femenino sin fuerza de la película (Al gran peso de Evelyn hay que sumar el de Jane interpretada por Anne Marie DeLuise) y su presencia no deja de ser simplemente la de justificar una escena de sexo en la película y mostrar al espectador la manera en la que el virus se contagia y se propaga.
Resulta agradable ver a Val Kilmer en una cinta tan interesante como esta y mas viendo los bandazos que ha dado su carrera últimamente (Ese mismo año también rodó la interesante 'Teniente Corrupto'  -'The Bad Lieutenant: Port of a Call - New Orleans' de Werner Herzog y dos años después la fallida pero apreciable e infravalorada 'Twixt' de Francis Ford Coppola) a pesar de que su nombre brilla por encima de el del resto de sus compañeros su presencia no deja ser meramente secundaria. Dos años después de 'The Thaw', Barry Levison rodó un muy interesante found footage titulado 'The Bay' que como se ha comentado anteriormente casi podría considerarse como una especie de segunda parte de 'The Thaw', como si Levison explorara que ocurriría si el parásito que el doctor Kruipen descubre y que se dedica a incubar huevos dentro de sus huéspedes llegara a un pueblecito de la costa americana. Tanto es así que una de las escenas iniciales de 'The Thaw' donde una joven es grabada mientras un amigo intenta extraerle uno de los parásitos de la frente podría formar parte de la cinta de Levison y a nadie le resultaría extraño. De la misma manera muchas de las escenas rodadas por Levison podrían haber sido utilizadas por Lewis para ese montaje inicial de su película y nadie notaria que se estaban usando escenas de otra cinta.
Lewis consigue rodar una pequeña película sin mas pretensiones que la de entretener al espectador que se ve con simpatía y se recuerda con cariño, tanto es así que el espectador le perdonará a esta sus licencias y sus escenas poco claras. Por momentos este podrá pensar que el director ha estado jugando con él y la inclusión de alguno de los personajes dentro de la historia resulta un tanto forzada a la par que increíble. 'The Thaw' no es una película que pasará a la historia del cine pero tampoco esa es su intención, su ajustada hora y media de duración resulta perfecta y su director hace avanzar a la película con ritmo haciendo que el espectador mantenga el interés de principio a fin. Muy recomendable.


Lo mejor: Lo entretenida que resulta la película.
Lo peor: Los personajes resultan demasiado esquemáticos. La necesidad de Lewis de volver a usar el Deus ex-machina.