lunes, 18 de julio de 2016

Crítica: Election: La noche de las bestias - The Purge: Election Year

Título: Election: La noche de las bestias - The Purge: Election Year
Año: 2016
Género: Thriller - Acción
Duración: 105 min.
Director: James DeMonaco
Guión: James DeMonaco
Música: Nathan Whitehead
Interpretes: Frank Grillo, Elizabeth Mitchell, Mykelti Williamson, Joseph Julian Soria, Betty Gabriel, Terry Serpico, Edwin Hodge, Kyle Secor, Brittany Mirabile, Kyle Secor
Nota: 6
Sinopsis: Los intereses económicos y la constante eliminación de las minorías étnicas ponen en el punto de mira la tan famosa purga. Charlie Roan, candidata a la presidencia de Estados Unidos, tendrá que luchar por su vida cuando todo el mundo se convierta en un objetivo y ella en una amenaza de todo aquello que defienden los padres fundadores de la patria. Pero tranquilos, Leo Barnes se encarga de protegerla.


Crítica:
'The Purge has fallen: Election Year'. Este debería ser el verdadero título de esta película ya que resume perfectamente la historia que James DeMonaco se ha encargado de escribir y de plasmar en imágenes. Aunque esta es ya la tercera entrega de la saga y por tanto esta película se mantiene, en líneas generales, bastante fiel a sus predecesoras, especialmente a 'Anarchy: La noche de las bestias' ('The purge: Anarchy') tanto por la historia como por su especial estética, aquello que nos cuenta DeMonaco no deja de ser prácticamente lo mismo que lo que contó Babak Najafi en 'London Has Fallen', cambiando por ejemplo a los terroristas islámicos por los padres fundadores de la patria y cambiando también el cargo y el sexo de la persona a proteger. Por desgracia, el carisma y la socarronería del personaje interpretado por Gerard Butler aquí brilla por su ausencia algo que inevitablemente juega en contra del resultado final de la película.
A la saga 'The Purge', especialmente a lo que se refiere a la continuidad entre la primera y la segunda películas, le ocurre algo parecido a 'Monstruoso' ('Cloverfield') de Matt Reeves y 'Calle Cloverfield 10' ('10 Cloverfield lane') de Dan Tratchtenberg. Las historias suceden en un mismo universo, las películas tienen puntos en común (La presencia de extraños seres venidos de lo mas profundo del universo... -Eso parece... Ojo que no den un giro a lo 'The Mist' de Frank Darabont- o la libertad que existe durante toda una noche para cometer todo tipo de crímenes) pero estas transitan por caminos muy diferentes. Si 'Monstruoso' fue una de las últimas muestras de que el found footage podía dar mucho juego dejándonos una cinta realmente entretenida (Para muchos esta es una de las grandes cintas de ciencia ficción de los últimos años), 'Calle Cloverfield 10' hace del miedo, la paranoia y la claustrofobia sus mejores herramientas y la película se convirtió desde el momento de su estreno en una de las grandes cintas del año. Algo que parece casi lo contrario de lo que ocurre con las películas de DeMonaco y no me refiero a la calidad de las mismas. Si 'The purge: La noche de las bestias' jugaba con el miedo y la claustrofobia de la familia encerrada en su casa, las otras dos películas de la saga se centran en la acción pura y dura, situando a sus protagonistas en medio de la ciudad y obligándolos a correr y esconderse si quieren salvar sus vidas.
'The Purge: La noche de las bestias' protagonizada por Ethan Hawke y Lena Headey no dejaba de ser una cinta de acción que se movía dentro de los clichés propios de las home invasión con la particularidad de que DeMonaco utilizaba la excusa de la libertad por parte de los ciudadanos americanos para cometer todo tipo de crímenes durante una noche. La cinta que se convirtió en un éxito de taquilla resultaba moralmente reprobable: Casi sin atisbo de crítica, los ricos se dedicaban a perseguir a los pobres, especialmente a las minorías étnicas, para acabar con ellas. Como no podía ser menos, la familia Sandin que daba cobijo sin saberlo a un hombre, acababa dándose cuenta de la bestialidad de la famosa purga. Aquí viene uno de los problemas que se pueden observar en las cintas de DeMonaco: Muchos de los protagonistas se dan cuenta del error que supone la purga, no porque ellos crean que esta mal si no porque ellos mismos lo han sufrido en sus propias carnes (Los Sandin en la primera película de la saga o Charlie Roan en 'Election: La noche de las bestias'. ¿Pensarían los Sandin lo mismo si no se les hubiera colado ese intruso en su casa? ¿Charlie Roan querría acabar con la purga si no fuera por lo que le pasó siendo joven?) Otros de los problemas de las películas de DeMonaco también se podían observar en esta cinta: Sus películas parecen tomar demasiados referentes de otras películas (Al ver 'The Purge: La noche de las bestias', es imposible que el espectador no piense en 'Funny Games' de Michael Haneke o en 'Los Extraños' de Bryan Bertino) y la lógica y la coherencia de ciertas escenas es sacrificada por el efectismo y por la necesidad de sorprender al espectador (Lo que deriva en que el famoso Deus ex-machina esté presente en mas de una escena porque si no de otra manera es imposible hacer que la historia avance)
Un año después, DeMonaco volvió a ese mismo universo para repetir el éxito de la anterior película y dotar a su cinta de un trasfondo crítico. Parece que a DeMonaco no le debieron gustar mucho algunas críticas recibidas acerca de los temas que trataba su película e hizo que la historia no solo se mostrara crítica con los motivos que justifican la purga (Acabar con las minorías étnicas, enfermos y los pobres para ahorrar gastos o el descontrolado poder económico, ideas que se apuntan en 'Anarchy: La noche de las bestias' y que son analizadas con mas en profundidad en 'Election: La noche de las bestias') si no que hizo que dichas minorías tuvieran mas peso especifico en la película, aunque sorprendentemente estos volvían a tener que ser defendidos por el un blanco (Ejem). El director, como ya ocurrió en su anterior película, volvió a tomar elementos de otras cintas para construir su historia. Es inevitable pensar en que las peripecias de Leo Barnes y sus compañeros no dejaban de ser una especie de versión salvaje de 'Jo, que noche' ('After hours') de Martin Scorsese, pero hay tres películas en las que cualquier espectador aficionado al cine de terror y acción pensará al ver 'Anarchy: La noche de las bestias'. Una de ellas es 'Would you Rather?' de David Guy Levy por la idea de presentar a ese anciano enfermo que acude a una fiesta en la que será sacrificado para que su familiar reciba dinero, otra es 'Raze' de Josh C. Waller por que ambas muestran como ciertas personas son secuestradas y han luchar por sus vidas en un espectáculo solo para ricos, y la tercera (Que es posterior a 'Anarchy: La noche de las bestias' por lo que lo correcto es decir que fue esta la película que se inspiró en la cinta de DeMoncano y no al revés) no es otra que 'Bound To Vengance' de José Manuel Cravioto ya que ambas presentan a dos protagonistas (Leo Barnes interpretado por Frank Grillo y Eve a la que da vida Tina Ivlev en el otro) cuyo mayor deseo no es otro que vengarse de la persona que les arrebató parte de sus vidas.
Ahora y sin las aparentes prisas que hubo por rodar una secuela, llega la tercera parte de la saga que vuelve a contar las aventuras de Leo Barnes, al da vida otra vez Frank Grillo, en los días previos a la purga anual y como no podía ser menos centrándose en la famosa noche de marras. DeMonaco sigue la línea que el mismo trazó en 'Anarchy: La noche de las bestias' con una estética por momentos excesiva y del todo ilógica (En una noche en la que puedes cometer cualquier crimen, ¿Te paseas por la ciudad con un coche iluminado con miles de lucecitas blancas? ¿Acaso no sabes que tú también puedes ser objetivo de otras personas que quieran cometer un asesinato? Estéticamente queda muy bien ver el coche avanzar por la calle, pero ¿Por que no se ponen directamente una diana en el techo del vehículo y acabamos antes? Igual estoy siendo muy crítico y he de agradecer que en la noche de la purga, los asesinos no solo deseen matar inocentes si no que además dediquen parte de su tiempo a poner focos para que veamos todo bien como podemos observar en la escena de la guillotina o la de la joven bailando a lado de un árbol) y poniendo mas importancia en la crítica a la sociedad inhumana en la que viven los protagonizas y que ahora si que podría ser considerada como una metáfora de la sociedad actual. Tal es el giro que imprime DeMonaco a su película que esta vez, el gran héroe blanco es quién tiene que ser ayudado en su huida por personas afroamericanas.
Dejando de lado que como espectadores podamos disfrutar mas o menos de las cintas de DeMonaco, dejando de lado que estemos de acuerdo en como el director y guionista ha ido metiendo poco a poco en sus películas su crítica al sistema y de si lo vemos correcto o no (Aquí se podría abrir un debate. ¿DeMonaco usa todo lo referente al asesinato de minorías étnicas, al negocio que supone la purga y a la situación de poder de ciertas élites porque de verdad quiere que su cinta sea por lo menos algo crítica o simplemente lo que busca es que a esta película no se la considere como una cinta mas que solo busca el exceso por el exceso mismo y hace de la violencia gratuita su mayor punto a favor. Hemos de observar la evolución de las cintas de la saga de 'The Purge' y podemos darnos cuenta por ejemplo de que estas están desarrollándose de la misma manera que las de la saga 'Saw', cada nueva entrega intenta ir un poco más allá, en lo que a términos de violencia se refiere, que la anterior. De hecho 'Election: La noche de las bestias' tiene un punto en común con 'Saw VI' cinta injustamente censurada en España: El seguro retira la cobertura de la tienda de uno de los protagonistas en un caso, en el otro no cubre los gastos sanitarios del padre de otro de ellos. Situaciones como estas hacen que el espectador se posicione sin ningún lugar a dudas de lado de estos personajes), 'Election: La noche de las bestias' tiene un gran problema y ese no es otro que tras su prometedor y brutal inicio, la película no ofrece nada nuevo, y si alguien ha visto antes 'Objetivo: Londres' ('London has fallen') ya ha visto esta película. Puede que incluso muchos espectadores lleguen a pensar en el 'Red State' de Kevin Smith y el larguísimo e insoportable monólogo de Michael Parks... parece que DeMonaco tiene mucho de Alex Garland.
Pero 'Election: La noche de las bestias' no solo tiene puntos en común con la cinta de Babak Najafi (El guardaespaldas del presidente americano o de una candidata a ocupar dicho puesto y su protegido/a han de huir por toda la ciudad para evitar que los maten. Si en un caso todo Londres estaba tomado por terroristas y policías sobornados, en el otro hay cientos de personas deseando matar a quién se le cruce en el camino y si además de eso sumamos a un grupo de neonazis a los que les pagan por dar con el paradero de los protagonistas, el lío está servido. Si en la cinta de Najafi estos hacían un alto en un piso franco de alta seguridad -ejem-, en la otra lo hacen en una tienda de barrio que en lo que a seguridad se refiere es prácticamente similar para luego tener que seguir huyendo por la ciudad) si no con la propia 'Anarchy: La noche de las bestias' ya que la estructura de la historia es prácticamente la misma: Varios personajes sin ninguna relación acaban confluyendo en un mismo sitio, viéndose en la necesidad de ayudarse para poder así sobrevivir. Si en 'Objetivo: Londres' teníamos ese piso franco, en 'Election: La noche de las bestias' esa tienda, en 'Anarchy: La noche de las bestias' tenemos la casa de la amiga de Eva (Carmen Ejogo). Si en 'Election: La noche de las bestias' los protagonistas se topan con ese peligroso neonazi líder de un escuadrón de élite, en 'Anarchy: La noche de las bestias' nos estos hacen lo propio con ese extraño personaje que tiene afición por disparar una metralleta desde un camión. Y si en un caso teníamos a Carmelo, en el otro está Dante Bishop. Parece que DeMonaco ha cogido su propia película, la ha maquillado un poco ha puesto un poquito mas de esto por aquí, un poquito menos de esto por allá.. et voila! tenemos otra vez la misma película con una apariencia distinta.
'Election: La noche de las bestias' cuenta con una soberbia banda sonora. La película empieza a ritmo de T-Rex y termina con el famosísimo 'I'm afraid of Americans' de David Bowie con lo que DeMonaco consigue el espectador empiece con la tensión necesaria y acabe de la misma manera. Es una lastima lo previsible que es la historia que este tiene entre manos. Todo resulta demasiado obvio, tanto que a los diez minutos cualquier espectador no solo sabrá como va a acabar la película si no además que personajes van a vivir o van a morir y como van a hacerlo. DeMonaco ha hecho del cliché su sello personal en esta película. Pero hemos de ser sinceros, 'Election: La noche de las bestias' es una cinta que hace que el espectador pase hora y media entretenido en la butaca del cine a pesar de sus considerables bajones de ritmo y de la poca lógica de ciertas situaciones y reacciones de los protagonistas. Personalmente y a pesar de los muchos fallos de esta película, esta es la cinta que mas me ha gustado de la saga pero me pregunto que va a hacer ahora DeMonaco ya que la formula da la sensación de estar agotadándose y de 'The purge' parece avocada a seguir el mismo camino que 'Saw':El exceso por el exceso mismo.... 



Lo mejor: La notable banda sonora. Brittany Mirabile, espiritu 100% 'The purge'
Lo peor: Lo poco que vemos al personaje de Betty Gabriel recortada en mano. Lo previsible que resulta todo.

I'm afraid of Americans


20th Century Boy