lunes, 27 de junio de 2016

Crítica/Análisis: Cell

Título: Cell
Año: 2016
Género: Terror
Duración: 98 min.
Director: Tod Williams
Guión: Adam Alleca y Stephen King según la novela del segundo
Música: Marcelo Zarvos
Interpretes: John Cusack, Samuel L. Jackson, Isabelle Fuhrman, Stacy Keach, Owen Teague, Joshua Mikel, Anthony Reynolds, Erin Elizabeth Burns, Jeff Hallman, Mark Ashworth, Catherine Dyer
Nota: 3
Sinopsis: Una extraña señal convierte a todo aquel que usa el teléfono móvil en un ser violento y sediento de sangre. Clay Riddell se unirá a un grupo de supervivientes con una única misión: Encontrar a su hijo antes de que la señal lo transforme.



Crítica:
No hay mejor señal o al menos no hay señal mas esperanzadora que la de ver que una de las personas encargadas del guión de una película no es otro que el escritor del libro en el que se basa. Nadie mejor que el propio escritor para trasladar el espíritu de su obra a la gran pantalla. Nadie mejor que el propio escritor para coger todo aquello que fallaba en su obra y mejorarlo, relegarlo a un segundo plano o directamente quitarlo, y nadie mejor que el propio escritor para potenciar los elementos mas interesantes de su obra. Hay dos claros ejemplos sobre los que vuelvo de manera recurrente. Uno de ellos no es otro que el gran trabajo que hizo John Ajvide Lindqvist y el guión que este escribió para la cinta de Thomas Alfredson 'Let the right one in' que adaptaba la propia novela del escritor. Lindqvist fue capaz de coger su obra y centrarse en lo verdaderamente importante: La historia de amor entre Eli y Oskar, dejando de lado todos los elementos superficiales o secundarios que podían despistar al espectador y llevar a la película a ciertos puntos muertos. Sirva de ejemplo la manera en la que el escritor aborda el personaje de Hakan interpretado por Per Ragnar, enfatizando lo verdaderamente importante de la relación que se establece entre él y Eli, dejando de lado toda una serie de escenas que no aportan demasiado y solo sirven para volver de una forma un tanto recurrente e innecesaria a los sentimientos de este.


El otro claro ejemplo no es otro que el trabajo que hizo William Peter Blatty adaptando su novela 'Legión' para la película que él mismo se encargó de rodar con el título de 'El exorcista III' ('The Exorcist III'). De la misma manera en la Lindqvist descartó ciertos pasajes que no aportaban demasiado a la historia, Peter Blatty hizo lo propio con su historia relegando a un mas que justificado olvido muchas de las reflexiones del sargento Kindermann y que solo conseguían que muchos lectores pensaran si realmente merecía la pena seguir leyendo la novela de Petter Blatty. Estos son solo dos ejemplos que desde el punto de vista de la persona que escribe estas líneas muestran que detrás de dos grandes adaptaciones se encontraba el escritor de la novela en la que se basaba la película. Obviamente hay muchas mas y seguramente la persona que esté leyendo estas líneas podrá pensar en mas ejemplos: Puede que el nombre de Peter Blatty le vuelva a la cabeza gracias a 'La novena configuración' ('The ninth configuration') o se acuerde de Mario Puzzo y 'El padrino' ('The Godfahter') entre otros...


Ahora es Stephen King el que se encarga de escribir el guión de su novela 'Cerll' para la pertinente adaptación a la pantalla grande de la misma, trabajo que comparte con Adam Alleca, autor del guión del remake de 'La última casa a la izquierda' ('The last house on the left') que dirigió en el año 2009, Denis Iliadis. La novela publicada originalmente en el año 2006 y dedicada a George A. Romero y Richard Matheson era una nueva aproximación al género zombi versión infectados donde en este caso los pobres incautos se convertían en violentos seres sedientos de sangre tras oír extraños ruidos al usar su teléfono móvil. A lo largo de los años, las novelas de Stephen King han sido adaptadas al cine y/o televisión con desigual resultado. Mientras ciertos directores han sido capaces de sacar lo mejor de las obras en las que se basaban para dejarnos autenticas obras maestras ('La niebla' -'The mist-', 'El resplandor' -'The shining'- y eso a pesar de que a King no le gusta la película de Kubrick o 'Cadena perpetua' -'The Shawshank redemption'-, por citar solo tres ejemplos), otros nos han dejado aburridas y prescindibles películas ('1408', el remake de 'Carrie' que perpetró Kimberly Peirce autora de la muy interesante 'Boys don't cry' o 'La ventana indiscreta' -'The secret window'-, por citar en este caso también solo tres ejemplos). Por desgracia esta nueva aproximación al universo King, esta 'Cell' va a formar parte del grupo de los grandes despropósitos y probablemente en un lugar privilegiado. La adaptación escrita por el propio King y Alleca no solo no solventa los errores que tiene la novela original si no que además los potencia y acaba destrozando los mejores momentos de la misma.


En toda o en casi toda adaptación cinematográfica basada en un libro, novela gráfica o similar, los directores y guionistas se toman ciertas licencias, cambiando alguno de los personajes, desarrollando escenas que no estaban en la obra original, situando en otros lugares alguna de las escenas o dejando fuera de la película ciertos momentos que no aportan nada o que no son necesarios para este nuevo enfoque. Tod Williams sitúa el comienzo de su película en un aeropuerto y no en la calle. Es allí donde conocemos a Clyde Riddell en la novela de King. El protagonista, autor de una novela gráfica gracias a la cual parece haber conseguido un gran contrato, se verá envuelto en un caos sin precedentes que cambiará su vida de forma radical y también la del resto del mundo. Los primeros compases de la novela de King, el inicio del caos, resultaba demasiado deudor de la psicosis colectiva que las novelas de Sutter Crane parecían crear en las personas que las leían en la sobresaliente 'En la boca del miedo' ('In the mouth of madness') de John Carpenter. Por desgracia King parece más obsesionado en crear el caos que en narrar el caos, algo que se hace extensible a la cinta de Williams. Solo una escena de la película de Carpenter, ese ataque a John Trent (Interpretado por un Sam Neill que tres años después interpretaría un papel similar en la sorprendente y muy entretenida 'Horizonte Final' -'Event horizon'- de Paul W.S. Anderson. Neill junto con Bill 'Lost highway' Pullman forman parte de ese selecto grupo de actores que pueden trabajar en cualquier película ya que los cinéfilos les perdonamos cualquier desliz, cinematográficamente hablando) de un perturbado hacha en mano tiene mas fuerza y refleja mejor el caos que la manera en la que King inicia su novela y por tanto la forma en la que Williams hace lo propio con su película.


Esta escena inicial no solo nos trae a la cabeza la obra de Carpenter, también lo hace la notable 'Zombies Party' ('Shaun of the dead') de Edgar Wright. La manera elegida por Williams para mostrar la dependencia que tenemos las personas de los dispositivos móviles resulta un tanto forzada y por momentos hasta exagerada y de la misma manera que una sola escena de 'En la boca del miedo' ('In the mouth of Madness') tenía mas fuerza que toda la parte inicial de la película de Williams, ocurre lo mismo con la obra de Wright. Ese breve momento que forma parte de los títulos de crédito iniciales donde los personajes cuan zombis miran el móvil todos a la vez, ese momento que dura unos pocos segundos deja mas claro que es aquello que ambos directores quieren criticar. El exceso del que hace gala Willimas en esta escena  y en varías mas, junto con algunas escenas mal planteadas (La escena de los dos protagonistas mirando un móvil que han dejado en el congelador pasará a los anales de la historia del cine por lo ridículo de la misma) y algún cameo del todo innecesario (Por muchas simpatías que levante, en 'Cell' la presencia de Lloyd Kaufman sobra) hacen que esta sea una de esas películas que parece que ha salido comedia sin pretenderlo... ¿Por que no lo pretendían, verdad...?


La caótica situación en la que se encontrará Riddell (Interpretado por un John Cusack que parece que no acaba por encontrar su sitio. Es cierto que hace un par de años rodó 'Map to the stars' a las ordenes de David Cronenberg, pero cintas como 'The factory', '2012' o 'El enigma del cuervo' -'The Raven'- hacen difícil pensar que este es el mismo actor que protagonizó 'Alta Fidelidad' -'High Fidelity'-) deriva en un fortuito encuentro con dos personas mas con las que compartirá su necesidad de luchar y sobrevivir. Tom McCourt, interpretado por Samuel L. Jackson que ya trabajó con Cusack en la desastrosa '1408' y Alice Maxwell a la que da vida Isabelle Fuhrman y que muchos espectadores recordaran por su trabajo en la sorprendente e inverosímil  'La Huérfana' ('Orphan') de Jaume Collet Serra, junto con el ya citado Riddell formarán ese grupo sobre el que se centrará Williams para narrarlos el principio del fin del mundo.


Hagamos un par de consideraciones acerca de estos dos personajes. El primero acerca de Tom McCourt (Samuel L. Jackson) personaje homosexual, algo que parece cambiar en su salto a la gran pantalla y que personalmente me parece del todo injustificable. Habría que preguntarse el porqué de este cambio. El otro es acerca de Alice Maxwell. Es cierto que la parte en la que estos tres personajes se encuentran en un edificio cambia de forma radical con respecto a la novela, algo que desde mi punto de vista es un acierto y puede que el único de toda la película ya que la parte del hotel que narra la novela siempre me ha parecido lo mas flojo de la misma, pero sacrifica la idea de mostrar a tres personajes totalmente desconocidos que deben unir sus fuerzas para sobrevivir. Este personaje, esta Alice Maxwell, introducirá ciertas ideas acerca del personaje principal que rompe con la idea mostrada por King en su novela acerca de las relaciones de Riddell con su familia.


Elipsis. Tomemos la definición de la Wikipedia. Salto en el tiempo o en el espacio. El espectador no pierde la continuación de la escena solo los pasos intermedios. Este recurso, muy utilizado en el cine, vuelve a estar presente en esta película, especialmente a la hora de mostrar el encuentro entre los tres protagonistas y Charles Ardai y el joven Jordan donde estos dos últimos introducen ciertas ideas que solo pueden ser percibidas y observadas con el paso del tiempo, tiempo que el espectador no tiene la sensación de que pase. Esta parte de la novela, que es desde mi punto de vista es lo mejor de la obra de King, resulta demasiado esquemática en la película desperdiciando alguna de las mejores ideas de la historia original. Igual que ocurría con la adaptación de 'La quinta ola' ('The 5th Wave'), parece que se ha querido mostrar un poco de todas las escenas y/o momentos mas o menos importantes de la novela, sin profundizar en ninguno y pasando por ellos demasiado rápido. A pesar de que 'Cell' (La novela) está dedicada a George A. Romero, director de 'La noche de los muertos vivientes' ('The night of the living dead') o a Richard Matheson autor de entre otras, la novela 'Soy leyenda' ('I am Legend'), esta parte de la novela original tiene mas similitudes con 'Los ladrones de cuerpos' ('The body snatchers') de Jack Finney que con la obra de los anteriores autores. De hecho cualquier espectador que haya visto la adaptación de a novela de Finney por parte de Philip Kaufman verá ciertas similitudes entre ambas obras como por ejemplo la manera en la que los 'infectados' de 'Cell' abren la boca, lo que hace imposible que alguien no se acuerde de la famosa escena final de la cinta de Kaufman.


Es una lastima que todo aquello que fallaba en la novela no solo se haya mantenido si no que además se haya visto reforzado. Es una lastima que una novela con una atmósfera por momentos tan devastadora haya saltado a la pantalla grande de una forma tan edulcorada y con un tono mas propio de una comedia que de una obra de terror (La forma en la que se mueven algunos de estos 'infectados', especialmente en la parte final de la película es simplemente irrisoria). 'Cell' es una de las películas mas flojas y decepcionantes con las que nos hemos topado en lo que va de año. Al leer la novela de Stephen King, me sorprendió negativamente la facilidad con la que los protagonistas establecen una relación entre el uso de los teléfonos móviles y la transformación que sufren las personas, de la misma manera me sorprendió como estos discuten sobre ciertas teorías acerca de lo que ellos llaman pulso, como afecta a las personas y como está evolucionado, algo que no ha cambiado en el salto de la novela a la pantalla grande lo que crea en el espectador la sensación de que este se está perdiendo algo o de que las cartas están marcadas y los protagonistas tienen mas información que el espectador. De la misma manera, la famosa frase Kashwak no-fo que aparece en muchos lugares vuelve verse en la cinta de Williams pero perdiendo fuerza y gran parte del misterio que acarrea (¿Que significa? ¿Por qué de repente aparece por todos los sitios?) y ese extraño 'infectado' que lleva una sudadera roja y acosa a los protagonistas acaba relegado a un segundo plano resultado casi una presencia meramente anecdótica.


En el siguiente párrafo se va a hablar del final de la novela y de la película. Si no deseas leerlo te recomendamos que saltes al siguiente párrafo. Si ya has visto la cinta de Williams y has llegado hasta este punto nos gustaría que siguieras leyendo. Puede que lo mas flojo de la novela de King sea su parte final, el enfrentamiento de los protagonistas con los 'infectados' no tiene la tensión que al lector le gustaría y lo mismo se puede decir de la película. King sabe que la escena final de 'La niebla' ('The Mist') de Frank Darabont dio a la la cinta un plus de calidad dejando clavados a los espectadores en la butaca del cine, y King sabe también que las últimas páginas de su novela que de alguna manera pueden llegar a recordar a 'Cementerio de animales' ('Pet sematary') consigue que el lector sienta algo parecido a lo que sintió el espectador de 'La Niebla'. Es por eso que King y Williams intentan construir una escena final impactante pero la sobreactuación de Cusack destroza ese momento, haciendo que el espectador se quede con la sensación de que le han tomado el pelo. Resulta imposible no pensar en  'Revival', una de las últimas novelas de King, ya que la parte final de la misma sucede en una montaña cerca de un pararrayos. Aquí no hay pararrayos pero si una gigantesca antena que al igual que ocurría en 'Revival' dará al protagonista la respuesta a alguna de las preguntas que durante gran parte de la película/novela se ha planteado.


Todo en esta película es un absoluto despropósito. La insulsa dirección de Williams, el flojo y desastroso guión de King y Alleca, la sobreactuación de Cusack, los esquemáticos personajes de Jackson, Furhman y Teague, la ridícula forma de la que están planteadas ciertas escenas (Lo del bar donde paran los protagonistas no tiene nombre), etc..., etc... Pero si hay algo que cabrea al espectador y mucho es lo aburrida que resulta esta película, la sensación que tiene este de estar perdiendo el tiempo de manera injustificada cuando podría estar leyendo un libro, tomando una cerveza o paseando... Aburrida y prescindible, 'Cell' es una de las cintas mas flojas de lo que llevamos de año.


Lo mejor: Perfecta muestra de como no hay que adaptar una novela al cine.
Lo peor: Prácticamente todo.