miércoles, 15 de junio de 2016

Crítica: Idol - The Idol - Ya Tayr El Tayer

Título: Idol - The Idol - Ya Tayr El Tayer
Año: 2015
Género: Drama - Biografía - Musical
Duración: 100 min.
Director: Hany Abu-Assad
Guión: Hany Abu-Assad y Sameh Zoabi
Música: Hani Asfari
Interpretes: Tawfeek Barhom, Nadine Labaki, Hiba Attalah, Ahmed Al Rock, Kais Attalah, Ahmad Qasem, Saber Shreim, Dima Awawdeh, Ashraf Barhom, Maisa Abd Elhadi, Ali Suliman
Nota: 6,5
Sinopsis: Mohammed Assaf es un joven al que le gusta la música y desea participar en el concurso 'Arab Idol', Pero solo hay un problema, vive en Gaza y el programa se rueda en Egipto



Crítica:
En el año 2009, Havana Marking dirigió un muy interesante documental titulado 'Afghan Star'. En él, Marking contaba el gran impacto que tuvo un programa de televisión en la sociedad afgana tras el paso de los talibanes y bajo el peso y el control de la religión y sus férreas normas. La directora no solo se quedaba con el aspecto musical y lo exótico que para muchos podría resultar el tema tratado si no que profundizaba en una sociedad herida, dividida por los enfrentamientos entre las diferentes etnias que viven en el país, donde una mujer no puede bailar ni quitarse el pañuelo que le cubre la cabeza y todo ello para trascender y dar una visión que se aleja de la imagen que dan los telediarios y los periódicos del país asiático, poniendo en boca de los propios afganos la realidad en la que viven día a día.


Hany Abu-Assad director nominado al Oscar por 'Paradise Now' (Autentica joya del cine reciente que debería ser vista por todo el mundo) y 'Omar', se vuelve a poner detrás de las cámaras para dirigir 'Idol’ ('Ya Tayr El Tayer') película que narra la historia real (Aunque la propia cinta nos advierte al principio que algunos hechos han podido ser dramatizados o directamente inventados ya que estos no sucedieron exactamente como nos cuenta la película. Una de esas escenas claramente nos remite al 'Argo' de Ben Affleck. De la misma manera que el director americano creó tensión en algunos momentos de su cinta, Abu-Assad vuelve a jugar con elementos similares para crear una sensación parecida aunque obviamente sin la espectacularidad de la cinta de Affleck. Aunque Abu-Assad también juega con el efectismo, los personajes y la denuncia priman en su película) de Mohammed Assaf  un joven enamorado de la música cuyo mayor anhelo es poder participar en 'Arab Idol'. El hecho de vivir en Gaza bajo el embargo y el control al que está sometido el país por parte de Israel hará que viajar a Egipto sea poco menos que una quimera.


Abu-Assad divide su película en dos partes muy diferenciadas, tal vez demasiado y donde el doblaje en español hace que estas se sigan de manera desigual. Es en la primera parte donde el criminal doblaje consigue que el espectador establezca demasiada distancia con aquello que el director le está contando (Si, diereis que por qué no vi una película como esta en versión original. La respuesta es muy fácil. Porque quería verla y en mi ciudad solo la proyectaban doblada). La historia de esfuerzo y lucha por parte de Mohammed, su hermana y sus dos amigos para conseguir instrumentos y tocar no consigue emocionarnos todo lo que debería. Por mucho empeño que ponga el director con elementos ajenos a la música para intentar emocionar al espectador, este puede mostrarse demasiado frío y distante con esta parte de la película (Los momentos 'Verano Azul' tampoco ayudan demasiado). Es en esta primera parte donde Abu-Assad sienta las bases de todo aquello que sucederá mas adelante, en especial en lo que a las relaciones entre los personajes y los motivos por los que para Assaf es tan importante cantar en el concurso se refiere.


Tras la infancia de los protagonistas, el director se centra en los esfuerzos de Assaf para cantar y escapar de Gaza. Es aquí donde Abu-Assad se muestra más crítico con la situación del país. La mirada inocente de unos niños ha dejado paso a la visión realista de un adolescente que se da cuenta de la situación real que vive su país. El juego ha sido sustituido por la más cruda realidad. Igual que Marking hizo en 'Afghan Star', igual que Bahman Ghobadi hizo en 'Nadie sabe nada de gatos persas' ('Kasi az gorbehaye irani khaber nadareh'. La cinta de Ghobadi narraba la historia de Negar y Ashkan y su incansable búsqueda de mas miembros para su grupo musical. El anhelo de estos no será participar en 'Arab Idol' si no escapar a Europa y proseguir su carrera musical. Ghobadi mostraba toda una gama de estilos musicales que suenan en Irán y que son desconocidos para muchos debido sobre todo a que solo la música tradicional puede ser tocada en directo. La necesidad de Negar y Ashkan nos recuerda por varios motivos a la de Assaf. Una tierra donde no hay futuro y la presión religiosa hacen que estos necesiten salir de su país para poder conseguir sus sueños), Abu-Assad utiliza la música para aproximarse a la realidad de un país


La cámara  del director muestra con crudeza un país desolado, las ruinas por las que se mueven los protagonistas, la necesidad de esperar para poder utilizar una maquina de diálisis, etc... etc... pero si hay un momento que impacta en el espectador es la manera en la que Abu-Assad  muestra el paso del tiempo y como el conflicto palestino-israelí ha ido recrudeciéndose poco a poco y para ello el director utiliza a dos jóvenes con varios miembros amputados: Uno de ellos es visto desde la mirada de los niños, el otro desde el punto de vista de un Assaf adolescente. Esa imagen parece acabar de despertar al protagonista y abrirle lo ojos ante la barbarie que está viviendo. La necesidad de escapar de la realidad que siente tanto este como todo un pueblo lleva a que un programa de televisión sea la puerta que facilita dicha evasión. Al inicio de 'Afghan Star' se dice que para muchos jóvenes paquistaníes, ese programa de televisión donde el público puede votar a su cantante favorito fue su primer contacto con la democracia. E igual que en este documental se habla sobre la forma en la que 'Afghan Star' sirvió para que un país dividido en diversas etnias se unieran y hablaran un mismo idioma, en 'The Idol' es un joven cantante el que con su aparición en un programa de televisión parecido pone voz a todo un pueblo. Tanto la obra de Marking como la de Abu-Assad muestran desde el documental y desde la biografía ficcionada como un programa sirvió para dar aliento a un pueblo oprimido.


Es cierto que Abu-Assad toca el tema del fanatismo religioso un tanto de refilón. Si en 'Afghan Star', Marking entraba de lleno en el tema debido a que una de sus protagonistas, tras ser eliminada del concurso, no solo cantó si no que además bailó (Algo que está prohibido. En el documental se muestran varias entrevistas en las que se critica a Setara por culpa de una forma de actuar que no se ajusta con lo que el país espera. Esa manera de actuar no es otra que dar unos pasos de baile en algunas de las actuaciones y ser una persona de mente abierta) y se quitó el pañuelo que le cubría la cabeza (Amenazada de muerte, esta se tuvo que esconder en una casa alquilada en Kabul hasta que el dueño se negó a seguir dándole cobijo para luego refugiarse en casa de sus padres. Ismael Khan ex-gobernador de Herat salió en televisión días después de la actuación de Setara para criticar el programa y lo que este representaba) o si en 'Nadie sabe nada sobre gatos persas'  Ghobadi muestra la dificultad para tocar ciertos tipos de música debido a una muy estricta interpretación de ciertos preceptos religiosos y a los castigos a los que se pueden ver sometidos aquellos que incumplen la ley (Los jóvenes que muestra la película se ven obligados a tocar en muy diversos sitios, alguno de ellos realmente curioso. También podemos recordar lo que ocurrió en el año 2014 en este mismo país con unos jóvenes que grabaron un vídeo con la canción ‘Happy’ de Pharrel Williams), en 'The Idol' esta idea está representada en la evolución y la forma de pensar de uno de los amigos del protagonista. Abu-Assad acaba haciendo evolucionar a su historia como si de un cuento de hadas se tratase donde la alegría y la felicidad acaban por hacerse un gran hueco en la película (Aunque lo que lo que nos cuenta el director es gran medida real, no deja de tener un cierto tono de cuento de hadas lo que deriva en que este suavice a ciertos personajes, llegando a idealizar el poder de la música. A pesar de las escenas reales que Abu-Assad muestra y que hacen imposible que el espectador no se emocione, el hecho de que ese amigo disfrute de la música de Assaf en contra de sus creencias resulta demasiado forzado y buen rollista)


Por desgracia el doblaje de los niños en la primera parte de la cinta me impiden tener una mejor valoración de una película como esta. Sin olvidar la gran carga crítica de la cinta, 'The Idol' tiene muchos elementos que hace que esta película se acerque a un bonito (Pero triste) cuento de hadas que deja en el espectador un gran sabor de boca y hace que este salga del cine con una sonrisa en la cara. Sería ideal que después de ver esta película los espectadores pudieran complementarla con 'Afghan Star' tanto por el tema que trata (Las escenas del Assaf llegando a los caóticos castings parecen sacadas directamente del documental de Marking) como por la crítica a la situación de ambos países y la necesidad de la gente que vive en ellos de escapar de la dura realidad en la que viven. 'The Idol' nos deja dos grandes sorpresas, una de ellas es su protagonista Tawfeek Barhom actor que ha participado en 'Enas Allos Kosmos' de Christopher Papakaliatis y 'Farewell Baghdad' de Nissim Dayan y al que no nos cuesta ver como ese joven que anhela cantar pero cuyos miedos se apoderan de él, y Dima Awawdeh. Las escenas que comparten ambos actores llenan de ternura al espectador y hacen que este se quede con ganas de que Barhom y Awawdeh compartan mas momentos en pantalla. 'The Idol' es una gran película, una de esas cintas que hay que ver y hacerlo en versión original. Muy recomendable.


Lo mejor:  La segunda parte de la historia, cuando el protagonista ha crecido y la cinta gana en interés 
Lo peor: El doblaje de los niños, de juzgado de guardia.

Actuación en 'Arab Idol'



Trailer 'Afghan Star'




Trailer 'Nadie sabe nada de gatos persas'