sábado, 25 de junio de 2016

Crítica: Expediente Warren: El caso Enfield - The Conjuring 2

Título: Expediente Warren: El Caso Enfield - The Conjuring 2
Año: 2016
Género: Terror
Duración: 134 min.
Director: James Wan
Guión: James Wan, David Leslie Johnsons, Carey y Chad Hayes
Música: Joseph Bishara
Interpretes: Patrick Wilson, Vera Farmiga, Madison Wolfe, Frances O'Connor, Lauren Esposito, Benjamin Haigh, Patrick McAuley, Franka Potente, Bonnie Aarons, Simon Delaney, Simon McBurney
Nota: 6
Sinopsis: Tras la exposición mediática por el caso de Amityville, Lorraine Warren decide que lo mejor es no aceptar más casos durante un tiempo. Pero los extraños fenómenos que está sufriendo una familia les hará viajar a Londres para intentar averiguar si todo es un fraude o si de verdad estos están siendo acosados por un espíritu.


Crítica:
Por desgracia parece que ni muertos nos vamos a librar de esta maldita crisis, porque muy mal tiene que estar el más allá para que un espíritu reclame como suya una casa tan cochambrosa como en la que viven los protagonistas de esta película. Muy mal tiene que estar la situación actual en lo referente a historias de terror para que James Wan ruede una continuación de la exitosa ‘Expediente Warren’ (‘The Conjuring’) plasmando en imágenes un guión que aunque entretiene no solo no ofrece nada nuevo en cuanto a casas encantadas y posesiones se refiere si no que además este posee demasiadas similitudes a otras películas recientes como es el caso de ‘Insidious: Capítulo 3’ (‘Insidious: Chapter 3’) de Leigh Whanell y producida por el propio Wan.

A pesar de habernos dejado una película tan excesiva y fácilmente disfrutable como ‘Fast & Furious 7’ (‘Furious 7’) que es, desde el punto de vista de la persona que escribe estas líneas, la mejor película de la saga, Wan ha rodado toda una serie de cintas de corte mas o menos clásico, algo que se puede volver a apreciar en su nueva película. Su brutal ‘Sentencia de muerte’ –‘Death Sentence’- no deja de ser un homenaje a las películas protagonizadas por, por ejemplo, Charles Bronson. Su ‘Insidious’ poseía una soberbia primera parte donde el director iba creando una atmósfera terrorífica y malsana capaz de inquietar a cualquier espectador y lo mismo ocurría con la notable ‘Expediente Warren’ –‘The conjuring’-, cinta que sorprendió a propios y extraños y consiguió hacer olvidar al espectador el mal sabor de boca que ese mismo año le dejó Wan con su muy floja ‘Insidious: Capítulo 2’ –‘Insidious: Chapter 2’-. Y es que un exceso de explicaciones rompían con la magia de la cinta original. A veces, las preguntas que se dejan sin contestar son mas interesantes y estimulantes que las malas respuestas.

'Expediente Warren: El caso Enfield' (The conjuring 2')  comparte con su predecesora no solo a sus dos protagonistas (Lorraine y Ed Warren) si no también y muy especialmente ese tono calmado con el que Wan va introduciendo a los espectadores en la historia, presentando a los nuevos personajes y dosificando toda una serie de sustos. (Alguno de ellos realmente conseguido. Esta es una película que hay que ver en pantalla grande. La composición de ciertas escenas por parte de Wan es simplemente soberbia. Sirva de ejemplo el momento en el que uno de los chicos va a beber agua a la cocina. La imagen de este, vista desde fuera de la casa posee una notable fuerza y consigue crear en el espectador la sensación deseada. A pesar de cierto virtuosismo técnico del que hace gala Wan, parece que este presume demasiado de él y en ciertos momentos no aporta nada en la película, salvo marear y distraer al espectador. Esos movimientos de cámara rompen de manera notable con la sobria forma que ha tenido el director de rodar el resto de las escenas de su película). La banda sonora compuesta por Joseph Bisahra (El mismo que puso la música a, entre otras,  'Insidious', 'Expediente Warren' o este mismo año a ese pseudo remake de 'Cementerio de Animales' que lleva por título 'The other side of the door') sirve de perfecto complemento a las imágenes rodadas por Wan. Igual que ocurría con el sobresaliente score compuesto por Mark Korven para 'The Witch' de Robbert Eggers donde alguno de los temas nos recordaban a la banda sonora de 'El exorcista' -'The exorcist'-, el uso de ciertas voces en alguno de los temas (Como es el caso por ejemplo de 'Soaring Phenomena') nos puede remitir a ciertas bandas sonoras de películas de terror clásicas como podría ser el caso de la música que Jerry Goldsmith creó para 'La profecía' -'The Omen'.

No comulgo con la manera en la que Wan caracteriza a algunos de los espíritus que deambulan por sus películas. Personalmente creo que 'Insidious' falla de manera estrepitosa debido a la forma elegida por el director para mostrar el más allá y a los fantasmas que aparecen en la película y eso es algo que vuelve a repetirse en 'Expediente Warren: El caso Enfield'. La escena inicial de la película que parece que sirve para que el espectador se reencuentre con la pareja protagonista y que está situada en la famosa casa de Amityville (La historia de los extraños sucesos que ocurrían en la casa fue llevada a la pantalla grande por Stuart Rosenberg en 1979 bajo el título original de 'The Amityville horror'. La cinta protagonizada por Margot Kidder, Rod Steiger y James Brolin, obtuvo una nominación a los Oscars gracias a la banda sonora de Lalo Schifrin dio origen a toda una saga de cintas que volvían una y otra vez a los hechos sucedidos en dicho lugar. En el año 2005, Andrew Douglas dirigió un nuevo acercamiento al mito de Amityville con un estilo mas propio de la MTV que de una cinta de terror clásica), muestra a un niño cuya presencia no deja de ser un guiño a 'Insidious' y donde la caracterización de este nos hace pensar lo peor. Es de agradecer que Wan se aleje de esta imagen para dejarnos con 'La Monja' un muy interesante personaje al que creemos que se le podía haber sacado mas juego, algo que suponemos que sucederá en el spin-off que parece que se va a rodar próximamente. Esperemos que este no se sume al desastre que supuso 'Anabelle'. Por desgracia, ese Crooked man al que da 'vida' el español Javier Botet donde un exceso de efectos digitales hacen imposible que sus apariciones den miedo a nadie (Casi en algún momento podemos llegar a pensar en 'Beetlejuicie' y a algún espectador igual hasta se le escapa una malintencionada risa) y ese anciano que parece extraído directamente de 'Insidious: Capítulo 3' nos lleva a pensar que esta película vuelve a reflejar lo mejor del cine de Wan pero también lo peor, y después de 5 películas de terror (A las dos partes de la saga 'Insidious' y a las dos de 'Expediente Warren' sumamos 'Silencio desde el mal' -'Dead Silence') creemos que los malos hábitos de los que en ciertos momentos hace gala el director ya son muy difíciles, por no decir imposibles, de corregir.

Pero hay algo en esta película que me aleja de ella. De 1983 a 1987, se grabaron 97 episodios de la serie 'El equipo A' ('The A-Team'), en la presentación de la misma se escucha una frase que acababa mas o menos de la siguiente manera: 'Hoy, todavía buscados por el gobierno sobreviven como soldados de fortuna, si tiene usted algún problema y se los encuentra, quizás pueda contratarlos'. Lorraine y Ed Warren no dejan de ser la versión paranormal del equipo comandado por Hannibal Smith, cambiemos eso de 'buscados por el gobierno' por 'agobiados por la presión mediática', y mantengamos eso de 'si se los encuentra, quizás pueda contratarlos' que parece ser común tanto a los Warren como al famoso equipo A. Recordemos que en la serie de televisión, Hannibal y sus compañeros, defendían a pobres incautos que era amenazados cruelmente, esa idea, ese concepto es trasladado por Wan a sus películas, volvemos a encontrarnos con familias que son amenazadas por seres del más allá. Y otra vez la idea de que quizás puedas contratarlos (Vía disfraz de lagarto de Hannibal o por la ayuda de la iglesia) vuelve a estar presente. Hay otro detalle que resulta sumamente curioso, en todos los episodios de 'El equipo A', los malos, en lo que suponemos un alarde de inteligencia y originalidad, encerraban a los protagonistas en un garaje, en un almacén y similares donde estos daban rienda suelta a su gran capacidad creativa y a su destreza manual. Sorprende que Ed Warren haga alarde de su gran capacidad con las herramientas y lo mismo que lucha contra malvados entes, arregla un grifo, una lavadora o una tubería que pierde agua constantemente (En esta escena es absolutamente imposible que ningún seguidor de 'Los Simpsons', no se acuerde del episodio de los canteros y la famosa tubería que inunda el sótano de la casa de la amarilla familia). Parece que Hannibal y su troupe perdió con Ed Warren a un gran activo para su equipo.


Si al ver 'Expediente Warren' ('The conjuring') muchos nos acordamos de 'Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario' ('Chronicles of Narnia: The Lion, the Witch and the Wardrobe') por la importancia que Wan daba a cierto armario en algunas escenas de la película, en esta segunda parte ocurre lo mismo pero con la sobrevalorada 'What we do in the shadows' (La aparente originalidad de la cinta dirigida por Taika Waititi y Jemaine Clement se cae por su propio peso si recordamos que, por ejemplo, Vincent Landoo rodó en el año 2010 'Vampires' una película con un punto de partida muy parecido al de 'What we do in the shadows') y la hilarante escena de la visita de los policías a la casa. Wan añade a su película un momento que deliberadamente busca la sonrisa del espectador y lo consigue, a pesar de que muchos pensaremos que dicha escena, al igual que 'What we do in the shadows' no es tan original como se nos quiere hacer creer.

Wan vuelve de forma recurrente a mostrar ciertas imágenes que parecen ser un clásico en su cine, donde el protagonista se encuentra en un primer plano y detrás de el se ve un fantasma. Estas escenas aunque poco originales siguen conservando su fuerza. De la misma manera, el director retoma ciertas ideas mostradas en cintas clásicas de terror para llevarlas a su terreno. Si en la fantástica 'Poltergeist' (La buena, la de Tobe Hooper) se ve un amenazador árbol, Wan hace lo propio en su película aunque en este caso debido a su poca originalidad, esta idea no ayuda demasiado a la película.

Patrick Wilson y  Vera Farmiga vuelven a mostrarse correctos y solventes en sus roles. Es un placer volver a ver a Franka Potente en la pantalla grande (La actriz cuya carrera internacional pareció arrancar gracias a 'The Bourne identity' y 'Blow', rodó en su Alemania natal, varias películas realmente interesantes que merecen como mínimo un visionado. 'Lola Rennt', 'Anatomía' o 'La princesa y el guerrero' son algunas de ellas) pero el gran descubrimiento de esta película no es otro que el de Madison Wolfe, actriz sobre el que cae gran peso de la trama de la película y que aunque su trabajo puede resultar un tanto limitado por estereotipos de este tipo de papeles consigue que el espectador se la crea sin problemas. 'Expediente Warren: El caso Enfield' es una interesante película, que se ve bien y donde hay algún susto muy logrado. Por desgracia Wan se mueve por caminos muy vistos en lo que a casas encantadas y posesiones se refiere (¿Realmente era necesario rodar esta película después de 'Insidious: Capítulo 3'?) y ello a pesar de que todavía se puede hacer algo que sorprenda al espectador (Ahí está 'La casa del fin de los tiempos' de venezolano Alejandro Hidalgo. El director subió a twitter una foto de un guión que le había llegado hacía poco tiempo, ese guión no era otro que el de 'Insidious: Chapter 4' escrito por un tal Leigh Whannell. Ojo con Hidalgo, director al que no hay que perder de vista). En definitiva, 'Expediente Warren: El caso Enfield' es una muy interesante película pero inferior a la primera parte. El listón estaba demasiado alto y Wan intenta repetir la formula para conseguir el mismo resultado, y como espectadores hemos de exigir un poco mas.


Lo mejor: El uso de la música y de los efectos sonoros para asustar al espectador. Alguna de las apariciones de La Monja.
Lo peor: La falta de originalidad de la historia hace que en ciertos momentos la sigamos sin la tensión necesaria