miércoles, 18 de mayo de 2016

Crítica: The Witch: A New-England Folktale

Título: The Witch
Año: 2015
Género: Drama - Misterio - Terror
Duración: 92 min.
Director: Robbert Eggers
Guión: Robbert Eggers
Música: Mark Korven
Interpretes: Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson, Kate Dickie, Harvey Scrimshaw, Ellie Grainger, Lucas Dawson, Julian Richings, Bathsheba Garnett, Sarah Stephens, Wahab Chaudhry,
Nota: 8
Sinopsis: Una familia apartada de la comunidad en la que viven por culpa de su fanatismo religioso, decidirá instalarse cerca de un bosque. Ni las cosechas serán buenas, ni la caza les será favorable, pero todo empeorará cuando el hijo pequeño desaparezca y la oscuridad que vive en los bosques se cierna sobre ellos.


Crítica:
Es una lastima que no tenga mas bagaje cultural en ciertos temas, es una lastima que solo haya leído 'Los demonios de Loudun' de Aldous Huxley y no 'Las brujas de Salem' ('The Crucible') de Arthur Miller, es una lastima que a pesar de disfrutar de una cinta como 'The Witch' tenga la sensación de que hay mil detalles que se me escapan. Me gustaría saber mas sobre todas las leyendas y el folclore que rodea aquella época para apreciar en su justa medida una película como esta. La cinta de Eggers, aunque en muchos lugares se vende como una cinta de terror es mucho más que eso. El espectador que se enfrente a esta película ha de pensar que no va a encontrarse con la cinta que probablemente espere; Eggers se toma su tiempo para contarnos la historia de esa familia que desterrada intenta empezar una vida nueva alejada de la comunidad. 'The Witch' es una película donde lo importante es la atmósfera y los personajes dejando de lado los sustos o el efectismo. La historia escrita por Eggers intenta reflejar con la mayor verosimilitud posible una época (Al final de la película se nos indica que se ha intentado respetar la forma de hablar de entonces, algo que hace que ver esta cinta en versión original sea todo un desafío) y una manera de pensar donde muchas veces la fe y la sin razón se dan la mano.


A nivel técnico, 'The Witch' es una autentica maravilla. La fotografía de Jarin Blaschke es simplemente soberbia (Sirva de muestra por ejemplo, la escena de la familia sentada alrededor de la mesa dispuestos a cenar) y personalmente me llevó a pensar en el trabajo de Pawel Flis en 'Demon' de Marcin Wrona, ya que me resultaba imposible pensar si por momentos estaba viendo cuadros y no una película. La maestría de Blaschke junto con la de Eggers nos dejan impresionantes escenas que perdurarán en la memoria colectiva de los espectadores durante mucho tiempo (Lo de el cuervo es simplemente insuperable). Lo mismo podemos decir de la banda sonora compuesta por Mark Kroven para esta película. Esta, que se apoya en dos composiciones tradicionales ('Isle of Wright' y 'Standish'), arranca con un tema 'What went we' de una tremenda delicadeza que hace imposible que uno no recuerde el trabajo de Nick Cave y Warren Ellis  para alguna de sus películas o el de Jeff Grace para 'Stake Land', para pasar luego a una serie de temas musicales donde primará el uso de ciertas voces para crear en el espectador una sensación de incomodidad o miedo (Véase por ejemplo 'Banished'). Por momentos el espectador puede llegar a pensar que el tema 'Night of the electric Insects' de George Crumb, que formaba parte de la banda sonora del 'El exorcista' ('The exorcist') podría sonar en cualquier momento de la película de Eggers. La música que usó Friedkin para su película parece ser un claro referente para alguno de los temas que Kroven ha compuesto para 'The Witch', la manera en la que por ejemplo evoluciona 'A witch stole Sam' hasta su eclosión final resulta muy parecida a 'Polymorphia' y lo mismo que ocurría con el tema de Crumb, 'Windharp' también podría acompañar a ciertas escenas de 'The Witch' y a nadie nos resultaría extraño. 


Tras ser expulsados de la comunidad en la que viven por su exacerbado sentimiento religioso, una familia se instalará en un claro al lado de un bosque. La tierra se mostrará árida y las cosechas serán malas, la caza no tratará mejor a la familia, la desesperación se irá adueñando de ellos pero todo irá a peor cuando Thomasin se lleve a jugar a su hermano pequeño Sam y este desaparezca misteriosamente. Eggers muestra el fanatismo religioso como uno de los mayores peligros que acechan a la familia y no esa bruja que parece que habita en el bosque (‘Los monstruos tienen muchas formas’ reza el poster de ’10 Cloverfield lane’. ‘El mal toma muchas formas’ dice el de ‘The Witch’. Dos películas recientes donde sus protagonistas viven, por un motivo u otro, aislados del resto de mundo y que están amenazados por extrañas presencias ajenas a ellos comparten la idea de que los verdaderos monstruos están realmente entre ellos) El verdadero terror se esconde dentro de los personajes y cuanto mas adultos son estos, mayor parece la traición que comenten a sus creencias (La hipocresía del padre al no reconocer sus errores, las mentiras de este, el odio que siente la madre por Thomasin siendo incapaz de perdonarla) convierte a esta cinta en una película que se centra en los miedos y las debilidades de las personas por encima del supuesto terror con el que se intenta (mal) vendernos esta película ¿Es lícito hacer creer al público que se va a encontrar en 'The Witch' una película de terror sin advertir que esto no deja de ser algo secundario en la trama?. Vi la película el pasado día 13 de mayo, fecha en que se estrenó comercialmente en España. El público, mayoritariamente adolescente, no hizo ningún comentario durante la proyección de la película pero al acabar uno de ellos gritó: '¡Vaya mierda de película!', a lo que otro le contestó: ¡Estoy contigo compañero!'. 'The Witch' es una gran película pero no es una cinta para todo tipo de espectadores, enfrentarse a la cinta de Eggers pensando que es una película donde se va a pasar mucho miedo es llevar al espectador a la más absoluta de las decepciones y probablemente al sopor más absoluto. 


Muchos espectadores podrán pensar en las obras ya citadas de Huxley y Miller al ver esta película (Si, es cierto, la obra del autor de 'Un mundo feliz' sucede en el monasterio francés de Loudun en 1634 donde el padre Urbain Grandier fue acusado de brujería -El caso fue llevado al cine por el director polaco Jerzy Kawalerowicz y después por Ken Russell-, mientras que la obra de Miller escrita en 1952 reflejaba los conocidos como juicios de Salem de 1692. La cinta de Eggers no solo utiliza abundante material de aquella época para documentarse y desarrollar la historia cuenta 'The Witch' si no que además vuelve otra vez a mostrar la idea de la acusación de brujería y de llevar acabo supuestos pactos con el demonio) y también en otras tan dispares como 'El Bosque' ('The Village') de M. Night Shyamalan por la idea de situar la historia en 'una época histórica similar' (Manejar este comentario con todo el cuidado del mundo) sumado al hecho de que los protagonistas viven en un claro cerca de un bosque donde habitan extrañas presencias que suponen una terrible amenaza para ellos, sin olvidar por supuesto su exacerbado fervor religioso. 


Hay otras historias que el espectador puede recordar al ver 'The Witch'. La forma amenazadora del bosque, con sus árboles y especialmente el momento en el que Caleb se adentra en él, luchando contra las ramas que le impiden el paso pueden traer a la memoria la versión de 'Posesión Infernal' ('Evil Dead') de Fede Álvarez por culpa de la escena en la que Mia se encuentra en medio del bosque atrapada por las ramas de los árboles. La cinta de Eggers no se olvida tampoco del tono del cuento clásico, la cabaña en el bosque y esa bruja que lleva (Como no podía ser menos) una capa roja plasma de manera soberbia la imaginiería de todos aquellos cuentos que con un poso de fábula resultaban demasiado terríficos (Muchos de ellos nos han llegado muy edulcorados y suavizados. Muchos dicen que es debido a la forma en la que Disney los adaptó al cine, otros simplemente creen que es por culpa de la forma, cada vez más preocupante, de ser políticamente correctos. Es probable que todos tengan parte de razón).


Debido a que en este párrafo se establece una comparación con una película, lo que aquí se comenta se podría considerar como spoiler. Si crees que es mejor no leerlo, te recomendamos que saltes al siguiente párrafo. Hay una película reciente con la que es absolutamente inevitable no establecer comparaciones y esa no es otra que 'The Lords of Salem' de Rob Zombie. La cinta protagonizada por Sheri Moon Zombie está situada en la actualidad y su tono es muy parecido al que usó Ti West para su celebrada 'House of devil' pero comparte con la película de Eggers la sensación de que a ambos directores la historia se les acaba yendo de las manos. Si en el caso de 'The Lords of Salem', Zombie que se había mostrado muy contenido se deja llevar en la parte final de su película mostrando todos los excesos y vicios propios del director, en el de Eggers la sutilidad con la que había plasmado su historia en pantalla deja paso a una resolución un tanto precipitada -Algo similar a lo que ocurría en la anteriormente citada 'Demon'- y que comparte con Zombie la idea de la escena final de la película (Algo de lo que me gustaría hablar mas en profundidad pero creo que por ahora no es el momento).


'The Witch', guste o no, es una de las grandes películas de la temporada. Una cinta que no dejará indiferente a nadie: O gustará por la forma que tiene el director de reflejar una época y de plasmar como el fanatismo religioso puede ser realmente peligroso, sumado a la soberbia fotografía y banda sonora o se detestará profundamente (Muchos de los detractores de esta película se quejan de que la atmósfera con la que Eggers envuelve a su película puede llevar al espectador a pensar que algo grande va a suceder y que por desgracia no pasa). Desde 'La soledad del perro guía' recomendamos esta película dejando claro que no estamos ante una cinta de terror al uso, no es una película donde el espectador vaya a saltar de la butaca. Eggers se centra en sus personajes, sacándoles el máximo provecho a todos (La abundancia de primeros planos de Thomasin - Anya Taylor-Joy -  son aprovechados por el director de manera notable para crear en el espectador una sensación un tanto extraña por culpa de la mirada de esta y de sus ojos en los cuales es difícil observar la pestaña inferior. Soberbios los padres de esta, interpretados por Ralph Ineson y Kate Dickie. Harvey Scrimshaw es otra de las grandes sorpresas de esta película y de los hermanos pequeños de Thomasin mejor no hablamos porque al menos a mi me pusieron de los nervios). 'The Witch' es una grandisima película. Muy Recomendable.


Lo mejor: La fotografía, la banda sonora, la contención de la historia y el gran trabajo de Eggers tras las cámaras. 
Lo peor: El final no es todo lo redondo que nos gustaría.