sábado, 14 de mayo de 2016

Crítica: The Tribe

Título: The Tribe - Plemya
Año: 2014
Género: Drama
Duración: 126 min.
Director: Myroslav Slaboshpytskyi
Guión: Mayroslav Slaboshpytskyi
Sonido: Oleg Golveshkin, Maskym Onomarchuk, Victor Shcleglov y Serhiy Stepansky
Interpretes: Hryhoriy Fesenko, Yana Novikova, Rosa Babiy, Oleksandr Dsiadevych, Yaroslav Biletskiy, Ivan Tishko, Oleksandr Osadchyi, Oleksandr Sydelnykov, Olkesandr Panivan
Nota: 7,5
Sinopsis: Un joven sordomudo es aceptado en una escuela para chicos igual que él. Este se enfrentará a sus compañeros, se enamorará y conocerá a un grupo de criminales y su 'tribu' en la que acabará ingresando como un mas del clan.


Crítica:
'Esta es una película en lenguaje de signos. No hay subtítulos, no existe la voz de un narrador, porque para el amor y el odio no necesitas traducción'. Esta frase es la que se utiliza en algunos trailers de esta película para publicitara. 'The Tribe' no es una película fácil para el espectador. La cinta de Slaboshpytskyi no es una película que podamos definir como 'cine mudo' ya que hay diálogos aunque nosotros como espectadores (Hablo de la gran mayoría de nosotros) desconozcamos el lenguaje de signos y hay sonido (Si miramos por ejemplo la definición en la wikipedia de cine mudo veremos que dice: que es un tipo de cine donde no hay sonido sincronizado, especialmente diálogos y consiste únicamente en imágenes). Tampoco debemos dejar de lado que el cine mudo utiliza los intertítulos para complementar a la película y explicar al espectador lo que sucede en pantalla, algo que por supuesto no vamos a encontrar en ‘The Tribe’. La cinta de Slaboshpytskyi es una cinta árida debido tanto a la forma elegida por el director y guionista para narrarnos las aventuras de ese chico que llega a esa escuela donde ha de adaptarse como a las imágenes que este utiliza, siendo alguna de ellas de una desgarradora crudeza.


Slaboshpytskyi se muestra sincero con el espectador desde el comienzo de su película. Dos largos planos secuencia le enseñan a este ante que tipo de cinta se encuentra. La primera escena de la película donde conoceremos al protagonista de la misma es simplemente magistral: Utilizando el sonido de la calle, el director 'anula' la aparente conversación que este mantiene con una mujer preguntándole como llegar al internado donde va a estudiar, haciendo que se establezca una distancia con las palabras para centrar al espectador en el sonido. Slaboshpyskyi consigue que este se enfrente a la historia que quiere contarle haciéndole participe de alguna manera de la discapacidad de sus protagonistas ya que el espectador ‘pierde la capacidad de escuchar las palabras’ desde el comienzo de la película. (La idea de que esta película no tenga ni subtítulos ni ninguna voz que ayude a explicar la acción causa bastante controversia, no hace falta más que ver por ejemplo ciertos comentarios que acompañan a algunos trailers en youtube. También hay mucha gente que cree que el director pone al espectador en una situación de desventaja frente a su película, ya que este puede conducir a la persona que está viendo esta película por el camino que el quiere sin demasiados problemas)




Dejando de lado la manera elegida por Slaboshpytskyi para filmar su película, el espectador ha de centrarse en la historia que este tiene entre manos, historia de una gran crudeza que posee momentos y detalles realmente hermosos junto con otros de una violencia brutal. 'The Tribe' narra la historia de un joven que llega a un internado para chicos sordomudos en el que conocerá a un grupo de criminales y se enamorará de una compañera, este acabará ingresando en el grupo siendo uno más y compartiendo con estos su forma de vida. La cinta de Slaboshpytskyi habla de amor, de odio, de violencia, prostitución y proxenetismo, de una manera clara y directa, sin rodeos y sin edulcorar absolutamente nada. Es imposible no pensar en al menos tres películas europeas al ver 'The Tribe', estas cintas son: '4 meses, 3 semanas y 2 días' ('4 luni, 3 saptamani si 2 zile') de Cristian Mungiu protagonizada por una increíble Anamarina Marinca, 'El tiempo de los gitanos' ('Dom za vesanje') de Emir Kusturica y 'Klip' de Maja Milos (De hecho si hiciéramos una lista de películas que hay que ver antes de 'The Tribe' estas tres cintas ocuparían puestos de honor.) No podemos dejar de pensar en la cinta del aragonés Pablo Aragües, ‘Novatos’, al ver ‘The Tribe’. Aunque la película de Slaboshpytskyi y la de Aragües tienen desarrollos diferentes ya que las historias que ambos directores manejan acaban alejándose –El primero cuenta la manera en la que un joven ingresa en una banda de criminales al llegar a un internado mientras que el segundo narra el problema al que se enfrentan muchos jóvenes al llegar a un colegio mayor-, tanto ‘The Tribe’ como ‘Novatos’ comparten la idea del desprecio al recién llegado y lo que es mas sorprendente: El enfrentamiento ante aquellos que o bien le han hecho la vida imposible a este o bien le han dado la espalda de manera violenta. Ambas cintas tienen ideas y elementos comunes (Lo cutre que resulta el lugar donde los protagonistas de instalan o la escena de estos comiendo en el comedor ante el desprecio de sus compañeros), pero por desgracia la cinta de Aragües se queda a años luz de ‘The Tribe’ y ni el trabajo de Nicolás Coronado consigue salvar a la película.


En los tres siguientes párrafos se habla de las comparaciones con las películas antes citadas, esto puede derivar en ciertos spoilers. La cinta de Maja Milos, 'Klip' alcanzó gran fama no por la calidad de la película si no por lo escabroso de la misma centrándose sobre todo en las escenas de sexo (Se llegó a hablar de que la directora había rodado sexo explicito con menores). En ella, Milos contaba la historia de una adolescente perdida en una realidad que la supera. Esta chica de nombre Jasna empezaba una relación enfermiza con Djole que la trataba como un mero objeto sexual. La sensación de opresión que siente la chica con su familia y su vida en general hacía que esta creyera que su única salida era Djole. En 'The Tribe' no hay familias, no parece existir ese tipo de opresión pero si que nos encontramos con una relación un tanto enfermiza entre los protagonistas donde el dinero y la prostitución tienen un gran peso específico en la misma. Es cierto que ese primer encuentro sexual entre los protagonistas muestra el paso de la indiferencia (o del odio) al amor (Ella, del mismo modo que Julia Roberts en ‘Pretty Woman’ no quiere besos en la boca, pero la manera en la que se siente al estar con Sergei consigue que esta venza esa reticencia) pero también es cierto que la forma que tiene este de acercarse a ella es como si esta fuera un mero objeto mas. No la seduce, la compra. Si Jasna empieza una relación enfermiza con Djole, no menos enfermiza es la de Sergei con Anya donde ambos entienden de manera distintas esos encuentros que comparten.



Antes de que el ego de Emir Kustirica lo devorase (No hay mas que ver el inicio de su documental ‘Maradona by Kusturica’) este nos dejó grandes películas llegando a su momento álgido en 1995 con la celebrada ‘Underground’. Siete años antes, este rodó ‘El tiempo de los gitanos’ ('Dom za vesanje') otra notable película donde la colaboración del director con el músico Goran Bregovic (Ambos parecen ser la versión europea del tandem Iñarritu-Arriaga) nos dejó escenas realmente soberbias. La historia de Perhan (Davor Dujmovic) acaba poseyendo ciertas similitudes con la de Sergei y Anya. Esa persona que acoge a las chicas bajo su ‘protección’ no deja de ser una extensión de Ahmed (Bora Todorovic) ya que cualquier espectador podrá observar que ambos comparten las mismas oscuras intenciones para llevar a estas a Italia (Curiosamente en ambos casos el país es el mismo). La mendicidad que muestra Slaboshpytskyi en su cinta, con esos momentos donde los sordomudos van en el tren vendiendo diversos adornos bien podría formar parte de la película de Kusturica sin que a nadie le resultara extraño.


En el año 2007, Cristian Mungiu rodó una impactante y soberbia cinta acerca de los abortos ilegales en la Rumanía de los años ochenta. La película que como ‘The Tribe’ se tomaba su tiempo estaba narrada con pulso y se beneficiaba del soberbio trabajo de su protagonista Anamarina Marinca (Sigo sin entender como una actriz como esta acabó involucrada en una película como ‘Europa Report’ de Sebastián Cordero). La crudeza de la historia de Slaboshpyskyi no tiene nada que envidiar a la de Mungiu y este nos deja uno de los momentos más impactantes de toda la película. Si, ‘The Tribe’ posee ciertas escenas donde nos es difícil no apartar la mirada de la pantalla y este es uno de esos momentos. (La naturalidad con la que esta rodada esta escena, igual que hacia Mungiu en su película, con el movimiento de cámara siguiendo a la dueña del piso y la forma tan medida y estudiada de grabar ese momento junto con la gran interpretación de Yana Novikova hacen de esta una escena que quedará grabada en la memoria del espectador).


La forma elegida por Slaboshpyskyi para rodar su película puede jugar tanto a favor como en contra de la película. Lo exótico de la misma (Estar rodada en lenguaje de signos sin subtítulos ni voz en off) puede hacer que esta encuentre un hueco en los cines y el mercado domestico haciendo de esta una obra idolatrada por modernos y estudiosos del cine (Muchas veces nos encontramos con obras veneradas por muchos porque parece que así ha de ser y esta película tiene todas las cartas para eso. Hemos de ser sinceros, 'The tribe' impacta y mucho, pero la historia que tiene el director entre manos no brilla, al menos en su fondo, por la originalidad de la misma. Para valorar justamente esta película hemos de dejar de lado su forma y centrarnos en el resto de elementos de forman parte de la historia) pero que se encuentre con el rechazo de muchos espectadores que no acaben de conectar con la propuesta del director ucraniano (Algo parecido a lo que puede suceder con 'The Assassin' de Hsiao-Hsien Hao) por el esfuerzo que esta exige en el espectador (En ciertos momentos este puede sentirse confuso ante lo que sucede en pantalla algo parecido ocurre en 'Final cut: Hölgyeim és uraim'. La cinta rodada por György Pálfi narra una historia sorprendentemente simple debido a la complejidad elegida por su director para contarla: Esta está narrada usando diversos planos de diferentes películas lo que por momentos exige un esfuerzo en el espectador para no perderse y situarse ante unos protagonistas cuyos rostros van cambiando constantemente) y por el uso de ciertos planos secuencia que pueden frenar a mas de uno. Con todo, 'The Tribe' es una grandisima película, en la que si se entra no se puede dejar de ver hasta el final. Dejando de lado la forma escogida por Slaboshpyskyi para rodar su película, esta tiene elementos suficientes para enganchar y  para que esta llegue al espectador. Para bien y para mal, 'The Tribe' impacta y no deja indiferente a nadie. Muy recomendable, eso sí, abstenerse espectadores impacientes.


Desde 'La soledad del perro guía' queremos aprovechar la ocasión para recomendar un impresionante documental que se acerca a los sordo-mudo-ciegos. 'El país del silencio y oscuridad' ('Land of silence and darnkess') rodado por Werner Herzong en 1971 es una de esas películas de obligada visión. Algunos de los lectores del blog podrán pensar que los protagonistas de 'The Tribe' se alejan de los del documental de Herzog debido a que estos no son ciegos. Obviamente es cierto, pero creemos que este es un gran momento para acercarse a la obra de Herzog.


Lo mejor:  El pulso de Slaboshpyskyi para rodar su película de una manera tan arriesgada y que no aburra ni canse al espectador.
Lo peor: Lo arriesgado de la propuesta puede provocar que muchos espectadores se acerquen a esta película sin ser muy conscientes de a que se van a enfrentar.