lunes, 25 de abril de 2016

Crítica: The Hive

Título: The Hive
Año: 2015
Género: Terror - Thriller
Duración: 93 min.
Director: David Yarovesky
Guión: Will Honely y David Yarovesky
Música: Anthony B. Willis y Steve Aoki
Interpretes: Gabriel Basso, Kathryn Prescott, Gabrielle Walsh, Jacob Zachar, Todd Christian Hunter, Sonya Eddie, Steve Agee, Elya Baskin, Sean Gunn, Elaine Kagan, Ivo Nandi, Brekkan Spens
Nota: 5,5
Sinopsis: Un joven despierta en una habitación. Está infectado por un extraño virus. No recuerda nada. Solo unos mensajes en la pared parecen darle alguna pista sobre que ha ocurrido y porqué esta ahí encerrado. Ha de encajar las piezas del puzzle antes de que sea demasiado tarde.



Crítica:
En el año 2012, Ridley Scott retomó el universo de 'Alien: El octavo pasajero' ('Alien') para rodar una película decepcionante para muchos y muy entretenida para otros, titulada 'Prometheus'. En ella una misión científica seguía un 'complejo y elaborado mapa' para llegar a un extraño planeta en el que se encontraban con mas preguntas que respuestas. Algo parecido ocurrió con los espectadores y tal y como se indica en el notable 'trailer honesto' de la película, esta estaba llena de incoherencias, de personajes mal perfilados y escenas peor resueltas. (A pesar de todo, yo soy uno de esos espectadores que se lo pasó en grande viendo esta película y reconozco que cada vez que la he vuelto a ver me sigue entreteniendo y mucho). La cinta protagonizada por Noomi Rapace y Logan Marshall-Green (Ojo a su gran trabajo de este en la soberbia 'The invitation' de Karyn Kusama) mostraba una extraña sustancia negra que al caer en malas manos era capaz de infectar a la persona que hubiera tenido contacto con ella. (Si era humano y no sintético, claro). Todos aquellos que nos quedamos con dudas acerca de que era aquella sustancia parece que estamos de buena suerte: 'The Hive' parece querer dar respuesta a esa pregunta. Obviamente este comentario no deja de ser una deliberada exageración. La cinta dirigida por David Yarovesky no tiene nada que ver con 'Prometheus', pero si que llama la atención que el virus que infecta a los protagonistas de 'The Hive' provenga de una sustancia negra, lo que hace inevitable que nos acordemos de la cinta de Scott y lleguemos a pensar que alguno de los ingenieros se llegó a olvidar un poco de sustancia negra en alguna de sus visitas a la Tierra.


'The Hive' quiere ser el 'Memento' de los infectados, la 'Posesión infernal' apócrifa (Se podría decir que por momentos estamos ante una nueva 'Wither'. La cinta dirigida por Sonny Laguna y Tommy Wiklund era una muy entretenida película que a pesar de que le costaba arrancar, acababa ofreciendo al espectador todo lo que este esperaba de una cinta como esta. 'Wither' no brillaba precisamente por su originalidad ya que la historia que los directores contaban no dejaba de ser una pseudo variante de la cinta que lanzó a la fama a Sam Raimi), el 'The Signal' situado en un campamento donde otra vez, igual que ocurría en 'Welp' ('Cub'), los padres dejaran a sus hijos al cuidado de un grupo de ineptos (Al menos en el caso de aquellos que vemos en pantalla y tienen peso en la película) y todo esto en una cinta que aunque destinada a un público adolescente y a pesar de no ser una gran película, consigue entretener al espectador durante su poco mas de hora y media de metraje y ganarse la simpatía de este. 'The Hive' a pesar de sus fallos, gusta y divierte.


En el año 2000, Christopher Nolan se dio a conocer internacionalmente con su segunda película como director. En 'Memento', el director inglés narraba la historia de Leonard (Guy Pearce), obsesionado con encontrar al asesino de su mujer y que debido a los graves problemas de memoria que sufre decide tatuarse en el cuerpo todo aquello que considera importante para su investigación. Adam despierta en 'The Hive' de la misma manera en la que lo hace el protagonista de 'Hardcore Henry': Sin recordar absolutamente nada. Aunque Adam no es Leonard, ya que este no se tatúa en el cuerpo todo aquello que considera importante, si que se encuentra con unas extrañas y misteriosas notas escritas con tiza en la pared de la cabaña donde se encuentra aislado que le servirán para ir dando forma a su pasado y que junto a todo aquello que irá recordando le ayudará a entender como y porqué se encuentra en tan complicada situación. La idea de un protagonista luchando contra su falta de recuerdos hace inevitable que a muchos espectadores les venga a la cabeza, al menos al principio de 'The Hive', la cinta de Nolan, aunque es claro que ambas películas no solo tienen desarrollos totalmente diferentes si no que además se alejan de la manera en la que ambos personajes se enfrentan a sus problemas de memoria.


Pero el problema de Adam no solo radica en su falta de memoria sino en que además este está infectado por un extraño virus que le ha producido numerosas heridas por el cuerpo. La idea de Will Honley y David Yarovesky, guionistas de la película, de aislar a sus protagonistas en una de las cabañas del campamento donde trabajan y la amenaza de la terrible infección que les acecha, hará que muchos espectadores se acuerden de, por ejemplo, 'Cabin Fever', cinta que dio a conocer a Eli Roth y cuyas últimas películas y producciones no encuentran el apoyo necesario en España para tener un estreno digno en cines ('The green inferno' se estrenó con tres años de retraso). La forma que tiene Yarovesky en su faceta de director para mostrar a esos infectados/posesos hace que el remake de 'Posesión infernal' ('Evil dead') dirigido por Fede Álvarez este presente en muchos de los fotogramas de 'The Hive'. Pero la película de Yarovesky no es 'Cabin Fever' (Por mucho que la propuesta de Yarovesky pueda resultarnos un tanto exótica por la forma en la que este plantea su historia, mezclando presente y pasado, a una niña con el cráneo abierto que sabe formulas que nunca nadie le enseñó, o extraños experimentos rusos, a esta le falta ese toque de rareza excéntrica y ese humor desquiciado del que hacia gala la película de Roth) y tampoco es la versión de Álvarez de 'Posesión infernal' (Es cierto que esa infectada que muestra Yarovesky parece extraída directamente de la película de Álvarez, 'The Hive' no es una cinta gamberra, ni gore ni violenta, algo que no deja de ser una cierta decepción ya que muchos espectadores esperamos eso de una película como esta. La cinta de Yarovesky es por momentos demasiado sería e incluso algún espectador podrá llegar a pensar que en ciertos momentos el director ha querido ir de autor, algo que una película como esta no necesita) si no un simple intento por coger ideas de varias películas y mezclarlas con mas o menos acierto.


Un año después del remake de 'Posesión infernal' dirigido por Álvarez, se estrenó 'The Signal' una de las cintas de ciencia ficción mas interesantes y estimulantes de los últimos años y que podríamos meter en el mismo saco que el 'Monsters' de Gareth Edwards. A pesar de su dubitativo arranque que por momentos recordaba a la muy decepcionante 'Banshee Chapter' de Blair Erickson, la película dirigida por William Eubank conseguía mezclar una muy interesante historia de ciencia ficción con ciertos toques de romanticismo de una forma muy inteligente y equilibrada captando la atención del espectador durante todo el metraje de la película. La cinta de Eubank comparte con la de Yarovesky la idea de presentar a un protagonista que de alguna manera está atrapado en un hospital o enfermería y donde su máxima obsesión no solo escapar si no encontrar a su pareja (Incluso el físico de la dos chicas; Olivia Cooke en un caso y Kathryn Prescott en el otro nos resulta bastante similar). Ambos directores usaran los flashbacks como base para contar la historia de amor (O mostrar ciertas pinceladas) para que el espectador tenga clara la motivación de los protagonistas.


Es una lastima que esos breves momentos donde parece que el espíritu gamberro y soez de Drew Bolduc ('The Taint', 'Science Team') empieza a despuntar (Sobre todo en los momentos donde los protagonistas llevan máscaras y van disparando al resto de campistas, complementando la escena con una música bastante marchosa) se queda en solo eso... un simple espejismo. Y es que ese vuelve a ser otra vez el mayor problema de esta película: No se pone todo lo salvaje y gamberra que nos gustaría, todo lo violenta que sería necesario para una cinta como esta, como si Yarovesky (O los productores de 'The Hive') hubiera querido rodar una cinta destinada a un público adolescente fanático de programas de la MTV sin ofenderlos ni a ellos ni a sus padres. Una lastima que Yarovesky no haya querido o podido traspasar la línea de lo políticamente correcto.


A pesar de lo irregular que resulta la película, de la cantidad de preguntas sin respuesta con las que se encontrará el espectador (¿Porqué el campamento tiene ese tipo de luces que muestran al protagonista como si en vez de un virus vomitado por alguien pareciera que otra persona se hubiera masturbado encima de él? ¿Han querido Will Honely y David Yarovesky hacer que su película tenga algún tipo de crítica por el hecho de que el virus sea de origen ruso y gracias a este se pierda la individualidad de las personas?),  de la presencia de Steve Aoki como productor (Algo que refuerza la idea de estar ante una cinta destinada a un tipo especifico de público como se ha comentado en el párrafo anterior) o lo poco violenta que resulta esta película, 'The Hive' es una entretenida película que se ve bien y que no aburre pero de la que esperábamos mas riesgo.


Lo mejor: La manera que tiene Yarovesky de ir mostrándonos diferentes historias para captar nuestra atención.
Lo peor: La sensación de estar ante una película que no ha arriesgado demasiado.