martes, 5 de abril de 2016

Crítica: Ava's Possessions

Título: Ava's Possessions
Año: 2015
Género: Terror - Comedia - Thriller
Duración: 89 min.
Director: Jordan Galland
Guión: Jordan Galland
Música: Sean Lennon
Interpretes: Jemima Kirke, Carol Kane, William Sadler, Alysia Reiner, Dan Fogler, Lou Taylor Pucci, Louisa Krause, Joel de la Fuente, Whitney Able, John Ventimiglia, Wass Stevens
Nota: 3
Sinopsis: Ava ha sido poseída. En contra de lo que podemos pensar lo peor llega después, cuando Ava ha de enfrentarse a todo lo que hizo en ese estado y cuando el demonio que la poseyó quiera volver a por ella.




Crítica:
En 1999, Rodman Fleder dirigió una muy entretenida película que mezclaba el terror con la comedia (Mucho mas de lo segundo que de lo primero). Esa cinta de título 'El diablo metió la mano' ('Idle Hands') que dio a conocer a su protagonista Devon Sawa que un año mas tarde protagonizaría ese episodio de 'Expediente X' ('The X-Files') hecho película titulado 'Destino Final' ('Final Destination'. La cinta fue dirigida por James Wong, el mismo que destrozó la serie Dragonball con la película 'Dragonball evolution') y estaba coprotagonizada por Seth Green ('Austin Powers', 'Buffy, cazavampiros' o 'Ya no puede esperar' - 'Can't hardly wait'), Jessica Alba ('Los cuatros fantásticos' - 'Fantastic Four') y Vivica A. Fox ('Kill Bill Vol. 1', 'Kill Bill Vol. 2') resultó una agradable sorpresa que, aún siendo una irregular cinta, se beneficiaba de su falta de pretensiones consiguiendo que su honestidad se ganara la simpatía de ese sector del público que solo quieren pasar un buen rato viendo una comedia de terror.


Acercarse a una cinta como 'Ava's possessions' es hacerlo de la misma forma a como lo hicimos con la cinta de Fleder, es decir, esperando una comedia con toques de terror que nos haga disfrutar en la butaca del cine y mas si esta tiene un punto de partida tan prometedor como el de la cinta de Jordan Galland, y donde la referencia a la película de Fleder es tan clara y obvia (En 'El diablo metió la mano', los guionistas Terri Hughes y Ron Milbauer escribieron la historia de Anton Tobias y la extraña posesión de una de sus manos. Según se dice en la película, el demonio escoge a la persona mas vaga que encuentra para poseerla. Esta misma idea esta presente en 'Ava's Possessions' gracias a la reflexión que hace tanto la protagonista como sus familiares, indicando (como no) si esta sigue fumando marihuana y haciendo hincapié en su desastroso modo de vida como motivo y justificación para la posible posesión). Por desgracia la frescura de la cinta de Fleder se pierde completamente en 'Ava's Possessions' y Galland acaba por desperdiciar de una manera mas que preocupante su genial punto de partida por culpa de la incapacidad de este para desarrollar correctamente su historia dando la sensación de que el director y guionista no tenía o no no sabía como alargar la anécdota y hacerla película, lo que deriva en una historia aburrida y sin fuerza.


En 1997, John Boorman que venia de dirigir 'Zardoz' y 'Deliverance' se puso detrás de las cámaras para dirigir 'El Exorcista II: El hereje' ('Exorcist II: The heretic') dejándonos una cinta que no estaba a la altura de su predecesora y donde este volvía a retomar la historia de Regan MacNeil y la forma en la que esta intentaba superar los traumáticos hechos que se produjeron durante y después de su posesión. Linda Blair, cuya carrera quedó marcada por este papel, protagonizó en 1990 una cinta titulada 'Reposeída' ('Repossessed') donde esta daba vida a una joven que tras una posesión volvía a ser poseída por un demonio (Aquí si que se puede usar la palabra con 'D'). La película que era una clara parodia de la cinta que le dio fama, era una muy floja aunque por momentos entretenida cinta que abusaba del chiste fácil (En muchos momentos sin gracia) que se intentaba beneficiar del éxito de películas como 'Aterriza como puedas' ('Airplane') o 'Agárralo como puedas' ('Naked gun'). Tanto es así que el sacerdote encargado del exorcismo no era otro que Leslie Nielsen. Estas dos cintas, por muy diversos motivos, están en la memoria del espectador al ver 'Ava's Possessions'.


La cinta de Boorman esta presente por la manera en la que la protagonista se enfrenta a los, digamos, efectos secundarios de la posesión. Resulta claro que Galland parece tener a 'El exorcista II: El hereje' ('Exorcist II: The heretic') en mente en varios momentos de su película (Las escenas de ese demonio acosando a la protagonista nos pueden hacer pensar en la película de Boorman, su Pazuzu y la estética de la tribu africana donde se dio el caso de posesión que enfrentó por primera vez al demonio y al Padre Merrin). La película de Bob Logan ('Reposeída') podría tener cierta conexión con la cinta de Galland por abordar desde el punto de vista cómico el tema de las posesiones y por su capacidad de reírse de cintas inscritas en una temática que suele dar bastante miedo al espectador (Cuantas veces hemos escuchado eso de: ¿Una película de posesiones? No, que esas me dan mucho miedo), aunque obviamente con un concepto del humor bastante diferente. Por desgracia Galland falla en las escenas 'serias' que muestran la manera en la que el demonio acecha a la protagonista, pero también en la supuesta parte 'cómica' de la historia que solo consigue que el espectador bostece, intente encontrar la gracia a un chiste que no la tiene y piense una y otra vez en lo largo que pueden resultar noventa minutos.


Ni si quiera Galland es capaz de sacarle juego a ese grupo de poseídos anónimos al que la protagonista se ve obligada a asistir si no quiere ir a la cárcel por culpa de todos los delitos que cometió estando poseída.  El mismo año en el que Fleder dirigió 'El diablo metió la mano', David Fincher rodó su mítica 'El Club de la lucha' ('Fight Club') basada en la novela de culto de Chuck Palahniuk, donde este mostraba y utilizaba diversos grupos de autoayuda con grandes dosis de mala leche y abundante humor negro casi tétrico (Algo que muchos consideraron hiriente y ofensivo). No esperábamos que Galland abordase estos grupos de la manera tan brutal con la que Palahniuk en su novela y Fincher en su película lo hicieron, pero si que este tuviera la capacidad de acercarse a ellos desde el humor, usando el sarcasmo y la ironía para darle la vuelta al concepto y sacar una sonrisa al espectador. Por desgracia, el tono aburrido y soporífero que tiene la cinta pasado su inicio hace de esta parte algo tremendamente decepcionante dejando claro al espectador que este no se va a encontrar ante la gran película que esperaba.


'Ava's possessions' falla a la hora de crear una historia mas allá de la anécdota inicial. Las aventuras de la protagonista intentando aclarar lo que pasó durante los 28 días que estuvo poseía (Cifra que vuelve a traernos a la mente la idea de los grupos de ayuda y alcohólicos anónimos. Mucha gente podrá pensar que la cinta de Galland no es mas que una manera de hablar el alcoholismo) no solo no tienen la fuerza necesaria si no que además se pierde en una serie de secundarios que o bien no aportan nada o bien acaban desapareciendo de la historia sin ninguna justificación. Sirva de ejemplo el personaje interpretado por Lou Taylor Pucci que da vida a ese joven con el que la protagonista parece que va a empezar una relación, y el interpretado por Annabelle Dexter-Jones que nos deja una escena que parece sacada directamente de 'Jóvenes y Brujas' ('The Craft').


No solo 'El diablo metió la mano' ('Idle hands'), 'El exorcista II: El hereje' ('Exorcist II: The heretic'), 'Reposeída' ('Repossessed') o 'Jóvenes y Brujas' ('The Craft') pueden estar presentes de alguna manera en la memoria colectiva de los espectadores al ver 'Ava's possessions'. La obsesión de la protagonista por dar con una prostituta y sus encontronazos con su chulo, nos pueden hacer pensar en Marcus y Pierre y su desesperado intento por dar con el paradero de Concha en 'Irreversible', la forma que tiene Galland de mostrar a la protagonista andando por la calle nos obliga a pensar en la manera en la que Samantha hacia lo mismo en 'Contracted', la toma que muestra la escena de sexo nos trae a la cabeza 'El cadáver de Anna Fritz' y las desventuras de Ava en la parte final de la cinta puede llevar a mas de uno a pensar en que no dejamos de estar ante una especie de 'Jo, ¡qué noche!' ('After hours'), ya que esta cinta se podría haber titulado 'Jo, ¡qué posesión!', e incluso como se dice en el trailer de la película estamos ante "Un 'Resacón en Las Vegas' ('The Hangover') con mas demonios" pero todo mezclado sin gracia ni chispa (Yo recordé antes de la cinta de Scorsese que de la de Todd Phillips) Incluso los títulos de crédito de la película nos puede llevara pensar en 'Puro vicio' ('Inherent Vice') de Paul Thomas Anderson.



Lo mas preocupante de 'Ava's Possessions' dentro del tono mediocre del conjunto, es su mas que precipitado final donde Galland intenta cerrar de alguna manera la historia que tiene entre manos, de una forma excesivamente forzada y artificial. Hay malas películas que poseen un gran final y consiguen que el espectador se quede con un muy buen recuerdo, hay buenas películas con malos finales que consiguen todo lo contrario, y hay cintas que no acaban encontrando su lugar en ningún momento y su parte final solo sirve para reforzar esta idea. 'Ava's possessions' forma parte, sin duda alguna, de este último grupo. Lo único que a la persona que escribe estas líneas le sirvió para no sucumbir al tedio general fue la banda sonora compuesta por Sean Lennon (Si, el hijo de John Lennon y Yoko Ono. El músico también ha compuesto las bandas sonoras de las anteriores películas de Galland: 'Rosencrantz and Guildestern are undead' y 'Alter egos') que a pesar de transmitir la sensación de que en algunas escenas la música esta metida con calzador y no casa con las imágenes como sería necesario y conveniente, me resultó bastante estimulante.


En resumen, 'Ava's possessions' es una muy decepcionante cinta que intenta mezclar el terror con el humor pero que se queda en tierra de nadie: Ni produce miedo en el espectador, ni consigue arrancar una sonrisa en el. Galland nos deja una muy aburrida película por culpa de la incapacidad de este de crear una historia alrededor de lo que parece que simplemente era una buena idea.


Lo mejor: La banda sonora de la película (Si, si.. me ha gustado)
Lo peor: Lo aburrida que resulta la película