jueves, 17 de marzo de 2016

Crítica: Welp - Cub

Título: Cub - Welp
Año: 2014
Género: Terror - Thriller
Duración: 84 min.
Director: Jonas Govaerts
Guión: Jonas Govaerts y Roel Mondelaers
Música: Steve Moore
Interpretes: Maurice Luitjen, Stef Aers, Evelien Bosmans,  Titus De Voogdt, Gill Eecklaert, Ricko Otto, Jan Hammenecker, Noa Tambwe Kabati, Louis Lemmens, Thomas De Smet
Nota: 5
Sinopsis: Una historia de terror contada por los monitores de un campamento puede ser una buena manera de asustar a los críos, pero si entre ellos hay un chico con  una imaginación hiperactiva y encima la historia se hace realidad convertirá la excursión en una autentica pesadilla.




Crítica:
'Cub', cinta que supuso el debut como director de largometrajes de Jonas Govaerts (Antes de esta película Govaerts rodó varios episodios para series de televisión y cuatro cortometrajes) fue presentada en el festival de cine fantástico de Sitges en el año 2014 con gran éxito en lo que se refiere al recibimiento que tuvo por parte de los diversos jurados que conforman el festival alzándose con el premio a la mejor dirección y el premio a la mejor película de la sección jurado carné joven compartido con 'A girl walks home alone at night' de Ana Lily Amirpour, pero fue recibida con disparidad de opiniones por parte del público (Algo que también ocurrió con la propuesta de Amirpour) y es que la sensación general fue que la historia escrita por Govaerts y Roel Mondelaers, a pesar de apuntar buenas ideas no acaba por cuajar del todo.


Los dos monitores de boy scouts mas lamentables de la historia del cine (Algo que nos lleva a plantearnos la irresponsabilidad de esos padres que dejan al cuidado de esos elementos a sus hijos) deciden que la mejor idea para ambientar una acampada es contarles a los chicos una historia acerca de un monstruo que habita en los bosques. El problema llega cuando un chico con pasado problemático e imaginación hiperactiva cree lo que estos le han contado y comienza a ver a Kai, el monstruo protagonista de la historia, rondando por el campamento.


Es difícil posicionarse ante una cinta como 'Cub' debido a que como se ha indicado hay ideas que los guionistas muestran pero que no acaban de funcionar. Lo primero que puede pensar un espectador que se enfrente a la cinta de Goaverts es que este se va a encontrar con una variante de 'Rare Exports' de Jalmari Helander por la idea de presentar a un niño como el personaje fuerte de la historia y donde este se enfrenta a la terrible amenaza que habita en los bosques o al malvado Santa Claus. Aunque la cinta de Helander tenía un tono demasiado infantil (Lo que fue usado por muchos para criticar el premio a la mejor película que ganó la cinta en el año 2010 en el festival de cine fantástico de Sitges) no dejaba de tener un trasfondo bastante oscuro mostrando un tétrico (y muy entretenido) acercamiento al mito de Papa Noel (Helander tomó como base dos de sus cortos más conocidos para rodar este película. Por desgracia el director finlandés intentó repetir éxito con 'Big game' utilizando la misma formula: Otra vez un niño volvía a ser el personaje fuerte en la historia pero esta vez a Helander le salió el tiro por la culata dejándonos una muy decepcionante y por momentos aburrida película). La siguiente línea contiene un spolier: Ten cuidado. Esa sensación esta presente durante gran parte del metraje de 'Cub' pero no hay que dejarse llevar a engaño ya que 'Cub' es mas oscura que 'Rare Exports' y al igual que hacía Tomas Alfredson en 'Déjame entrar' no dejamos de estar ante el análisis de la personalidad de un futuro asesino (A pesar del tono romántico de la cinta del director sueco centrada en la historia de Eli y Oskar, esta dejaba entrever un terrible y dramático futuro para el chico ya que Hakan no dejaba de ser una triste visión del futuro que le espera a este).


El mismo año que 'Cub' fue presentada en Sitges también lo hizo 'Aux yeux des vivants' ('Among the living'), cinta de terror firmada por los franceses Maury y Bustillo que fue un claro intento por recuperar y homenajear el cine de los ochenta pero no contó con el respaldo del público. La cinta de los directores de la brutal 'A L'Interieur' decepcionó a parte de la audiencia por culpa de cierta domesticación del estilo Maury-Bustillo en su intento de hacer una cinta que llegara a un sector más amplio de público. (No fue mi caso, ya que 'Aux yeux des vivants' me pareció una gran cinta). En ella, Maury y Bustillo narraban la historia de tres amigos que yendo de excursión descubren a un extraño padre y su hijo que viven aislados en los que son los restos del estudio Blackwood donde estos se dedican a abusar de las mujeres a las que secuestran. Es inevitable pensar en la cinta de Maury y Bustillo al ver 'Cub' tanto por la idea de esa pareja (aparentemente) formada por padre e hijo que habitan en los bosques a los que van a acampar los chicos como por la forma de representar a los críos (Si en 'Aux yeux des vivants' este es un joven de una apariencia física bastante extraña, en 'Cub' el crío lleva una máscara hecha con lo que parecen cortezas de un árbol) sin olvidar que en ambos casos estos viven en oscuras catacumbas que se aprovechan de las instalaciones del antiguo estudio o bien de los autobuses de cierta fabrica que conoció tiempos mejores y donde sucede parte del clímax final de la película. Govaerts parece querer dar un cierto empaque a sus personajes usando como excusa el cierre de la fabrica para justificar la despoblación de la zona y que parece dirigir al espectador hacía una explicación de porque ese hombre vive aislado en medio de la nada con su hijo y es un experto en la creación y uso de todo tipo de cachivaches electrónicos.


El siguiente párrafo podría considerarse spoiler, si no quieres leerlo te recomendamos que lo saltes. Govaerts parece querer jugar a ser Fincher y emular a su 'El club de la lucha' ('Fight Club') haciendo que Kai no sea mas que un Tyler Durden adolescente. La idea de que este personaje no es más que un dopplegänger de Sam está más que presente durante gran parte del metraje. Por desgracia esta idea no acaba por funcionar de la manera que sería necesaria debido a ciertos elementos externos que introduce el director en la historia y que solo sirven para, de alguna manera, confundir al espectador. Una verdadera lastima porque esta idea podría haber dado mucho mas juego y hacer de esta una película bastante mas profunda.


Pero no es esta la única idea que parece que Govaerts desperdicia (O mejor dicho, otra idea que no sabe exprimir en su justa medida). El hecho de que el asesino parezca seguidor de McGyver o de 'El equipo A' (The A-team) gracias a todos sus cachivaches o que ciertos personajes no estén bien desarrollados ni explicados en la película hacen que el conjunto resulte un tanto deslavazado (Llama la atención que esos gamberros que impiden a los excursionistas acampar quieran advertirles que no puede adentrarse por esa zona del bosque pero luego no tienen ningún problema en ir andando solos por ese camino. O.. ¿Por qué si parece que la peligrosidad del bosque es conocido por todos, el policía se adentra en el sin ningún problema y con demasiada inocencia?...o ¿que ocurre con el otro gamberro? ¿Se queda esperando en medio de la nada esperando a que vuelva su amigo?)


A pesar de que 'Cub' juega con los elementos del cine slasher para intentar ofrecerlos desde una nueva perspectiva (Motivo por el cual se justificó alguno de los premios que ganó en el festival de cine fantástico de Sitges) esta no acaba de funcionar y aunque estamos ante una película que se ve fácil y se ve bien, queda en el espectador una cierta sensación de encontrarse ante una cinta que podía haber dado para mucho mas. Como curiosidad, resulta sorprendente la brutal capacidad de la camioneta donde viajan los excursionistas, que no solo los lleva a ellos y a todo su equipaje si no casi una ciudad de tiendas de campaña y víveres.. Aunque 'Cub' entretiene, esta es una de esas películas de las que se esperaba mucho, mucho mas...



Lo mejor: El trabajo de Maurice Luijten. La cinta se ve bien y pasa rápido.
Lo peor: Esperábamos mucho mas de ella. A pesar de apuntar buenas ideas, hay algo que falla en el conjunto.