viernes, 25 de marzo de 2016

Crítica: Consumidos - Consumed

Título: Consumidos - Consumed
Publicado en España: Enero 2016
Género: Thriller - Terror - Drama
Páginas: 360 
Autor: David Cronenberg
Nota: 6
Sinopsis: Dos periodistas sin muchos escrúpulos, Naomi y Nathan, tienen entre manos dos artículos impactantes. Ella investiga el brutal asesinato de la filosofa francesa Célestine Arosteguy cuyo cuerpo fue devorado en parte por su marido, él, a un oscuro médico, el doctor Molnár y sus poco ortodoxos métodos. Ambos llevarán sus investigaciones demasiado lejos involucrarse en ellas de manera personal.




Crítica:
Todos aquellos que creen que David Cronenberg se ha domesticado demasiado con sus últimas películas como 'Un método peligroso' (''A dangerous mind'), 'Map to the stars' o 'Cosmopolis' (A pesar de que la novela de Don DeLillo parecía escrita para que el director canadiense la adaptara a la pantalla grande, algo fallaba en la película, lo que sumado a la elección de Robert Pattison como protagonista, algo que no fue bien visto por muchos seguidores del director a pesar de que hay que reconocer que la idea de que a Eric Parker lo interpretara un actor como Pattison tenía mucho más trasfondo del que parecía, hizo que la cinta no contara con el respaldo del público) van a encontrarse en 'Consumidos' con una historia que lleva el sello del director, es decir una historia cien por cien Cronenberg donde este muestra muchas de sus obsesiones que ha plasmado en la mayoría de sus películas: La tecnología, el sexo y la modificación del cuerpo, de la carne. Pero por desgracia la novela se sigue con desigual interés debido a la sensación que tiene el lector de que al director metido a escritor se le ha ido de las manos la parte final de su historia y todas aquellas ideas desarrolladas hasta ese momento con soltura y que conseguían enganchar a todo aquel que tuviera esta novela en sus manos, acaba convirtiéndose en una muy densa historia donde la obsesión de este por hablar de Corea del Norte no acaba por cuajar como sería necesario y hace que esta no sea una novela tan redonda como nos gustaría.


'Consumidos' cuenta la historia de una pareja de periodistas que no tienen muchos escrúpulos. Ella, de nombre Naomi Seberg, investiga el terrible asesinato de una celebre filosofa francesa llamada Célestine Arosteguy que fue devorada en parte por su marido. Él, Nathan, se trasladará a Rumanía para realizar un reportaje sobre el doctor Molnár, un extraño médico acusado de tráfico de órganos y que tienen unos no menos extraños métodos para tratar el cáncer. La novela, planteada desde el punto de vista de los dos periodistas, no solo nos remite al cine del director canadiense o a la película por su hijo 'Antiviral', si no también al 'American Psycho' de Bret Easton Ellis por la obsesión que muestran los personajes por explicar con todo lujo de detalles todos los productos tecnológicos que utilizan. El protagonista de la novela de Easton Ellis, Patrick Bateman, contaba en detalle todas los productos que le rodean y que este utiliza, Cronenberg parece hacer evolucionar esta idea y trasladarla de la época 'yuppie' a la época actual, era dominada por internet y la obsesión tecnológica, lo que deriva en que en 'Consumidos', sin llegar a lo que hacía el autor americano en su novela (Algo que frenó a mas de un lector para acabar la novela debido a todos esos párrafos y páginas llenas de lo que consideraban simplemente publicidad y rompían el ritmo de la historia. Hay al menos tres tipos de personas que han tenido un ejemplar de 'American Psycho' en sus manos. Aquellos que no han podido acabarlo, aquellos que lo han leído y un tercer grupo en el que están todos aquellos lectores que han 'acabado' el libro pero saltándose todas las páginas y párrafos llenos de descripciones, algo que servia para recalcar la personalidad obsesiva y enfermiza del protagonista) vuelve a centrarse en esa idea pero fijándose en los ordenadores, cámaras fotográficas y todo tipo de objetivos para estas últimas.


En toda novela o película donde se cuentan dos historias paralelas es normal que tanto el lector como el espectador sigan ambas con desigual interés y esto es algo que también sucede en 'Consumidos'. Personalmente conecté mas con la historia de Nathan y su acercamiento a la figura del 'Mad doctor' (Otra de esas ideas recurrentes que plasma el director en su novela. El doctor Molnár bien podría ser el doctor Dan Keilod que convierte a Marilyn Chambers en una mujer sedienta de sangre en 'Rabia' -'Rabid', o el doctor Emil Hobbes, cuyos experimentos convierten en 'Vinieron de dentro de' -'Shivers- a los habitantes de un edificio en criaturas sedientas de sexo que van propagando un parásito de unos a otros. Su fascinación por lo que podría considerarse como cirugía extrema lo enlaza con estos dos precedentes y con alguno mas de la filmografía del director. Llegados a este punto hay que pararse a pensar en la idea de la enfermedad por transmisión sexual. Si en 'Consumidos' nos encontramos con la enfermedad de Roiphe, idea que acaba diluyéndose en la trama y perdiendo su aparente importancia, en, como ya se ha dicho, 'Vinieron de dentro de', la amenaza se transmiten vía sexual)


Un accidente puede ser un hecho mucho mas fecundo que destructivo. Esta idea está presente en 'Crash' (Notable y perturbadora adaptación de la novela de James G. Ballard que rodó el director. Sobre este punto hay que hacer dos consideraciones. La primera es que según se dijo en su momento, Cronenberg se hizo con los derechos de 'Crash' al no poder hacerse con los de 'American Psycho', algo que al leer 'Consumidos' y ver la forma en la que este plasma las obsesiones de los protagonistas no resulta descabellado. La siguiente consideración a tener en cuenta es acerca de ver que ha hecho el gran Ben Wheatley con su 'High-Rise', adaptando otra vez una novela de Ballard que lleva en nombre de Cronenberg en cada una de sus páginas) y también en la relación entre Nathan y Dunja, paciente del doctor Molnár a la que este le inyecta diversas cápsulas radioactivas para tratar el cáncer que padece. '¿Crees que podía crearse una nueva estética, la estética del cáncer? Las mujeres pedirían a sus médicos que les implantaran falsos ganglios bajo la mandíbula y el cuello, y en las axilas, y en las ingles'. Y todo ello, tal y como dice el autor, cambiando 'el sentido de la estética para adaptarse a su nuevo cuerpo'.


La evolución de la historia de Nathan puede acabar recordando al lector la famosa novela de John Fowles 'El Mago'. La visita que este realiza al doctor Roiphe (Que como ya hemos visto tiene el honor de haber bautizado una enfermedad de transmisión sexual con su nombre) y su hija Chase nos lleva a acordarnos del 'triangulo' que se establece entre Nicholas Urfe, Maurice Conchis y Lily Montgomery, ya que en muchos momentos podemos tener la sensación de que Roiphe esta sometiendo a Nathan al mismo juego al que sometió Conchis a Urfe. Tampoco debemos dejar de lado la forma en la que Urfe conoce a Conchis y Nathan a Roiphe, si el primero lo hace tras abandonar a su novia Alison Kelly, el segundo lo hace después de ponerle los cuernos acostándose con una enferma de cáncer terminal.


Es la historia de Naomi la que en cierto modo acaba defraudando mas al lector conforme Cronenberg va dándole mas peso a esta dejando un tanto de lado la historia de Nathan. Llama la atención que una periodista que investiga el asesinato de una filosofa francesa no este mínimamente informada del tema que esta tratando, ya que hasta bien avanzada la historia esta no lee los libros que esta, junto con su marido, ha escrito (Libros con títulos tan sugerentes como: 'Dinero de ciencia ficción' que nos hace pensar en la rata como nueva moneda de 'Cosmopolis', Consumismo apocalíptico: manual de instrucciones' y 'Sangre laborar: Marx y el horror'). Tal es desconocimiento que tiene Naomi Seberg sobre el tema que llegado a un punto esta reconoce que no sabe que es 'Das Kapital' de Karl Marx, algo que hace que esta parte de la historia pierda verosimilitud y fuerza. La parte de la novela que a priori podía tener mas elementos para captar la atención del espectador (El porqué Célestine fue devorada parcialmente por su marido, ese pecho supuestamente infestado de insectos, las constantes orgías de los filósofos con sus alumnos y la influencia que ejercen sobre estos...) acaba saturando al lector debido a una parte final que, aunque llega a cotas realmente interesantes sobre todo al hablar de Cannes y 'El juicioso uso de los insectos (Con sus mensajes que hace que  en cierto modo nos acordemos de 'Videodrome') se pierde con toda una serie de explicaciones e historias relacionadas con Corea del Norte que acaban cansando a mas de un lector.


Son múltiples las ideas que podemos encontrar en 'Consumidos' relacionadas con las películas tanto del director (La condición tecnológica-industrial del ser humano nos puede volver a remitir a 'Crash'. Esa carpeta de fotos que lleva el título de 'archivo del horror corporal' donde uno de los protagonistas guarda imágenes de las partes del cuerpo que le dan miedo hace que nos acordemos del armario del baño donde Seth Brundle guarda diversas partes de su cuerpo. El pecho infestado de insectos nos trae a la cabeza 'Inseparables' -'Dead Ringers'- y las mujeres mutantes con anomalías vaginales. Si en la película de Cronenberg, Beverly decide fabricar instrumentos quirúrgicos especiales para tratar dichas anomalías, la manera de enfrentarse a los insectos que viven dentro del pecho resulta también bastante radical y enfermiza. E incluso ese pecho puede hacernos pensar en la próstata asimétrica de  Eric Parker en 'Cosmopolis'), como de su hijo Brandon Cronenberg (Si en la sorprendente 'Antiviral' nos encontrábamos con la obsesión máxima por la fama donde la gente acude a una clínica a infectarse con enfermedades que han tenido los famosos para tener una relación mas intima con ellos o incluso a acudir a ciertos restaurantes a deleitarse con sorprendentes bistecs, en 'Consumidos' Cronenberg padre vuelve a tratar esta idea, la de la ingesta de parte del cuerpo de Célestine por parte de su marido para compartir con ella una experiencia vital mas profunda. Es decir, en ambos casos, nos encontramos de alguna manera ante una nueva forma de llegar a un contacto mas intimo y diferente) pero también a directores como George A. Romero (La idea de que los pensamientos han sido sustituidos por diversas fuentes salidas de internet, youtube, twitter y demás... hace que nos acordemos de ciertas reflexiones y pensamientos plasmados en 'Diary of the dead' donde el exceso de información consigue que nadie sepa que es real y lo que no, haciendo que perdamos la capacidad de pensar y reflexionar acerca de lo que esta sucediendo) y llegando incluso a David Lynch y su 'Carretera perdida' ('Lost higway'. La idea de la obsesión por la fotografía y la manipulación de los recuerdos hace que nos acordemos de Fred Madison y de sus motivos para no tener cámaras de vídeo en casa: Le gusta recordar a su manera, no necesariamente como sucedieron)


'Consumidos' es un irregular compendio de todo aquello que podemos esperar de alguien como David Cronenberg y a pesar de que personalmente no me ha gustado la parte final de la misma, creo que estamos ante una muy interesante novela que posee fuerza y que es, como no podía ser de otra manera, de obligatoria lectura para los seguidores del director canadiense. Sexotecnologia, el concepto sombrío de la belleza y la definición de los cirujanos como mecánicos hacen de esta novela uno de los libros mas interesantes y enfermizos que se han editado últimamente.



Lo mejor: Plasma todas las obsesiones del director canadiense
Lo peor: Se sigue con decreciente interés