domingo, 1 de febrero de 2015

Crítica: Blackhat - Amenza en la Red

Título: Blackhat - Amenaza en la Red
Año: 2015
Género: Thriller - Acción
Duración: 133 min
Director: Michael Mann
Guión: Morgan Davis Foehl
Música: Harry Gregson-Williams, Atticus Ross y Leo Ross
Interpretes: Chris Hemsworth, LeeHom Wang, Wei Tang, Viola Davis, Holt McCallany, Ritchie Coster, Andy On, Christina Borle, Yorick van Wagening
Nota: 3,5
Sinopsis: Tras el ataque de un hacker a una central china, los gobiernos de este país y de Estados Unidos tendrán que unirse para capturar a un peligroso criminal pero para ello deberán contar con la ayuda de un experto informático que cumple condena por delitos cibernéticos.




Crítica:
Porno para informáticos. Así podría haberse definido la última película de Michael Mann si no fuera por el alto concepto que tiene de si misma y si no fuera por su falta de autocrítica a lo que hay que sumar un guión tremendamente flojo. Si en "Enter the Void" de Gaspar Noé, "Goyokiba" de Kenji Misumi o en "The Taint" de Drew Bolduc y Dan Nelson los directores nos mostraban escenas desde el interior de una vagina para enseñarnos como un pene se introducía en ellas, en "Blackhat" Michael Mann parece tomar esa idea y llevar el concepto al cine de acción e intriga cibernética, porno 2.0 para las masas mostrándonos desde el interior de un puerto USB como se conecta un pendrive. Es una lastima que Mann haya intentando sin conseguirlo rodar una película seria ya que muchas de las acciones e ideas (Como la que acabo de exponer) dan para filmar una buena parodia de las cintas de intriga. Ciertos diálogos dan para muchos juego, algunos resultan del todo forzados o directamente ridículos haciendo que en algunos momentos supuestamente serios en lugar de que se nos escape un bostezo como parece ser la tónica general viendo esta película se nos escape una risa. ¿Soy yo el único que cree que la película hubiera mejorado si en el restaurante coreano hubiera aparecido Paul Giamatti y los protagonistas hubieran tomado salsa de soja a lo "John dies at the end" de Don Coscarelli? ¿Soy yo el único que cree que la película tendría al menos un pase si en vez de ese tono solemne de muchas escenas Michael Mann se hubiera ido a lo cafre, al puro y duro entretenimiento dejando ciertas escenas que solo sirven para alargar el metraje hasta las casi dos horas y cuarto en la sala de montaje? ¿Acaso la película no mejora aunque sea un poco, muy poco cuando comienzan los tiroteos?


Hay algo que agradecer a Michael Mann y es la sinceridad con la que nos presenta su película: La escena inicial de "Blackhat" no puede ser menos estimulante, una clara señal acerca de lo que nos vamos a encontrar en el resto de la película. Mann intenta mostrarnos el ataque informático a una central nuclear China, sin chispa, sin gracia, sin la fuerza necesaria para atrapar al espectador y sobre todo sin justificar de la forma que sería necesaria esa colaboración entre China y Estados Unidos en lo que parece mas un intento de traer la idea de "Danko: Calor Rojo" ("Red Heat") a la situación política actual (Cambiamos a los rusos por los chinos y cambiamos esa especie de amistad-amenaza que suponen para los americanos pero los seguimos obligando a trabajar juntos. Obviamente "Blackhat" es una cinta americana y son los pobres chinos los que tienen que pedir ayuda y no al revés). Y es que esa escena inicial, ese ataque informático donde hay un exceso de tomas de cables de red y de los interiores de los servidores aburren hasta al espectador más entregado. "Blackhat" no mejora y Michael Mann (¿En serio este es el mismo tío que dirigió "Heat" o "El dilema" - "The insider" entre otras?) nos deja un espectáculo vacío y aburrido hasta decir basta y sin el menor sentido (¿Acaso es justificable que un agente del FBI en un tiroteo se muestre casi incapaz de pegar un tiro en condiciones para que en el siguiente tiroteo sea capaz mostrando una absoluta frialdad de tener una puntería realmente increíble? ¿Acaso unas revistas se pueden usar de chaleco antibalas? ¡¡¡¡¿¿¿ En serio'''!!!)


Tras 6 años sin dirigir un largo (Su última película para la pantalla grande fue "Enemigos Públicos" - "Public Enemies", aunque durante este tiempo Mann ha dirigido para la televisión  un episodio para la serie "Luck" protagonizada por Dustin Hoffman) su regreso no podía ser mas decepcionante y nos deja una de sus cintas mas flojas si no la mas floja de todas las películas que ha rodado hasta la fecha. Poco son los rasgos que podemos encontrar del director americano en "Blackhat" que parece rodada más con el piloto automático que con verdadero interés. Ciertas tomas propias del cine de Mann, alguna escena de acción que se salva de la quema general y que nos remite a "Heat" y sobre todo el uso de vídeo digital en algunos momentos es lo único que podemos percibir del director, de su ingenio y su capacidad para dotar a las historias de ritmo y de tensión nada de nada. (Resultará mas barato rodar con vídeo digital y será también mas cómodo pero por lo menos a mi me cuesta mucho ver ciertas escenas en este formato sobre todo cuando hay acción de por medio. Es un formato que salvo honrosas excepciones me cansa bastante...)


"Blackhat" resulta demasiado esclava de la típica historia de amor que parece que por obligación se ha de desarrollar en todo este tipo de cine (Me refiero especialmente al cine preparado por y para la taquilla.. aunque esta no siempre responda como a los productores les gustaría). Por mucho que el personaje interpretado por Wei Tang sea presentado como una experta en redes (Por Dios! que alguien le diga a los directores, guionistas y actores que golpear un teclado de forma frenética y ruidosa no implica interpretar a un hacker o a un experto informático con verosimilitud) su presencia no deja de ser una mera excusa para desarrollar la historia de amor. (Las presuntas habilidades informáticas del personaje de Wei Tang pasan a un segundo planto y casi no somos conscientes de ellas durante gran parte de la película). Por desgracia volvemos a estar otra vez ante la alineación de los personajes femeninos siendo estos un simple acompañamiento de los masculinos y son ellas las que parecen destinadas a hablar de sus sentimientos con profundidad...ellas son las sufridoras... ese es su papel. Es claro en el caso del personaje de Wei Tang y también en el de Viola Davis cuya presencia tampoco tiene la fuerza necesaria y si comparamos su personaje con el interpretado por Holt McCallany nos daremos cuenta que sabemos que ella arrastra un trauma importante derivado del 11-S pero de el no sabemos absolutamente nada.


"Blackhat" no funciona ni como película de intriga, ni de espionaje cibernético, ni como película de acción. Parece que el guionista ha querido escribir una historia accesible y cercana a todo tipo de públicos, algo que notaremos por ejemplo en un uso muy limitado de conceptos y palabras técnicas, palabras que muchos de los personajes de la película dirían con total naturalidad, Davis Foehl ha intentado hacer algo para contentar a mucha gente y no llegar a nadie. El guionista se ha alejado demasiado de la densidad necesaria para rodar una película que explore los conflictos entre dos países cuyas relaciones son ciertamente inestables y se ven en la obligación de entenderse, también se ha alejado demasiado de la idea de meter el miedo en el cuerpo de los espectadores mostrando que los sistemas informáticos son del todo vulnerables desarrollando una historia cuya primera parte es del todo aburrida y predecible con unos personajes planos (Sobre los que es mejor no profundizar mucho. No nos creemos a Chris Hemsworth como hacker pero tal y como esta desarrollado su personaje no creo que otro actor hubiera conseguido dar el pego) lo que hace que cuando la cosa parece que se pone entretenida, vía escenas de acción, el espectador llega tan cansado que ya nada consigue hacerle escapar de los brazos de Morfeo. Por desgracia llegados a este punto a la película le es imposible remontar el vuelo y acaba cayendo en la más absoluta de las medianías dejándonos una parte final tan ridícula como inverosímil.


Quedan dos reflexiones que hacer sobre "Blackhat". La primera es acerca de la banda sonora escrita por Atticus Ross, Leo Ross y Harry Gregson-Williams. Tras escuchar el score de esta cinta queda claro que a la hora de componer música para películas en el dúo formado por Atticus Ross y Trent Reznor el talento lo pone el segundo ya que la música de esta película no deja de resultar demasiado plana y tópica muy alejada de la maestría de composiciones como las de "Perdida" ("Gone Girl") o "La red social" ("The social Network"). La segunda reflexión es acerca de como el cine ha pasado de mostrar a los hackers en la pantalla grande: De una imagen de frikis, bichos raros, gordos obesos con granos, de personas con dificultades para establecer conversaciones con una mujer y demás tópicos que se pueden usar todos juntos o por separado, se ha pasado a que ahora sean guapos jóvenes y en el caso del protagonista una especie de James Bond musculoso y atlético con tiempo suficiente para depilarse el pecho (Hay sobredosis de escenas de Thor con la camisa sin abrochar o directamente sin camisa. Pero tranquilos, nada de esto es gratuito - Ironia - ¿Quién no se ha puesto a programar con la camisa sin abrochar en lugar de ponerse una cómoda camiseta?) Si tan artificial y falso resultaba el primer estereotipo lo mismo ocurre con el segundo.  Aunque eso si, el hacker tirando a feo, con algún kilo de mas, poco glamuroso y que parece que no simpatiza con el aseo personal lo dejamos para el malo... no vaya a ser que alguien del público vea excitante pasarse al lado oscuro. Prescindible.



Lo mejor: Algún tiroteo se salva de la mediocridad del conjunto.
Lo peor: La falta de ritmo y fuerza de la historia, aburrida hasta decir basta.