lunes, 24 de noviembre de 2014

Adelanto: A Girl Walks Home Alone At Night


Definida como un western iraní de vampiros con influencias de David Lynch por el soberbio uso de la música y la creación de ambientes y comparada con la estética de ciertas novelas gráficas por el uso del blanco y negro,  "A girl walks home alone at night" fue presentada en el pasado festival de cine de Sitges y supone el debut de su directora Ana Lily Amirpour en el largo. Pero las influencias de Amirpour no solo se quedan en las ya mencionadas sino que ademas esta muestra en su película su predilección por el grupo sudafricano Die Antwoord no solo por uno de los personajes de la cinta si no porque además esta presentó en Sitges su película de una forma poco convencional llevando una camiseta de dicho grupo.



Producida entre otros por Elijah Wood, Amirpour nos presenta la historia de miseria y soledad de varios personajes donde la presencia de una joven que deambula por la ciudad por la noche podrá suponer una amenaza para ellos. "A girl walks home alone at night" no es una película sencilla, no es una película complaciente con el espectador, estamos ante una cinta en la que hay que entrar, que hay que sentir y ante la que nos tenemos que dejar llevar, cerrarnos en banda solo hará que no lleguemos a poder disfrutar de lo que Amirpour nos esta mostrando en pantalla. (La directora nos deja una de las escenas de amor mas bonitas que se ha visto en pantalla grande en mucho tiempo)


Parte de la música que complementa perfectamente a las imágenes ha sido seleccionada por Ali Azimi usando como base el disco de Radio Tehran - 88


Por si todo esto fuera poco el merchandising que rodea a la película no puede ser mas estimulante, desde un monopatín (elemento presente en varios momentos de la cinta) tuneado con motivos de la película...


... hasta un comic de Jon Conrad que se basa en la propia cinta y cuyas viñetas hacen de esta obra uno de esos comics que muchos desearíamos tener ya entre las manos.



Para acabar un par de muestras de porque esta es una de esas películas a las que ha que dedicarle un visionado porque si somos capaces de entrar en ella la disfrutaremos bastante y si no, algo hay en la cinta de Amirpour que hace que esta se quede mucho tiempo en la memoria y solo se desee volver a verla y así poder disfrutarla plenamente.