domingo, 19 de octubre de 2014

Crítica: When animals dream - Cuando despierta la bestia

Título: When animals dream - Cuando despierta la Bestia
Año: 2014
Género:  Drama - Fantastico - Terror
Duración: 84 min
Director: Jonas Alexander Arnby
Guión: Rasmus Birch
Música: Mikkel Hess
Interpretes: Sonia Suhl, Lars Mikkelsen, Sonja Richter, Jakob Oftebro, Mads Riisom, Gustav Dyekjaer Giese, Esben Dalgaard, Sitg Hoffmeyer
Nota: 8
Sinopsis: Marie es una joven de 16 años que vive atrapada en un pequeño pueblo viendo como su padre dedica su vida a cuidar de ella y de su madre gravemente enferma. Cuando Marie empiece a dar signos de tener la misma enfermedad que su madre, esta se replanteará toda su vida...



Crítica:
Lo mejor y lo peor que le puede pasar a "When animals dream" es "Déjame entrar" ("Let the right one in"). Lo mejor porque el espectador que haya visto la película de Tomas Alfredson tendrá la sensación de que la notable cinta de Arnby no hubiera sido posible o no hubiera llegado a ciertos países sin el mas que justo éxito internacional de la soberbia adaptación de la novela de John Ajvide Lindqvist (Sería recomendable y prácticamente obligatorio que todos aquellos guionistas que se enfrentan al reto de adaptar una novela al cine analizaran y estudiaran en profundidad el gran trabajo que debió suponer para Lindqvist adaptar su propia novela al cine y que en su faceta como guionista fue capaz de descartar todo aquello que sobraba en la obra original para dejando de lado cierta truculencia centrarse en lo que realmente importa: la historia de amor de Eli y Oskar). Lo peor son todas las inevitables comparaciones que sufre la cinta de Arnby con la de Aldredson tanto antes de su visionado como después del mismo.


Es cierto que el tono de ambas películas es muy similar, en ambos casos estamos ante cintas que se toman su tiempo, cintas un tanto lentas (Ojo... hemos de desterrar esa creencia de que el cine lento es aburrido) donde lo que importan son los personajes y lo que sienten y no los fuegos de artificio. También es cierto que estamos ante dos propuestas fantásticas que vienen del norte de Europa (Una de Suecia y la otra de Dinamarca) y sobre todo ambas poseen una estructura y cierta composición de escenas y personajes que resulta demasiado común: Tanto la cinta de Alfredson como la de Arnby se centran en adolescentes desubicados que sufren algún tipo de acoso bien sea por culpa de los otros estudiantes del colegio o bien sea por algunos de los compañeros de trabajo y en ambos casos un entorno familiar poco favorable hace que estos no se puedan desarrollar libremente, situación que hace que no se sientan cómodos y no tengan la suficiente confianza para abrirse y expresar su sentimientos (En "Déjame Entrar" debido a que los padres del protagonistas están separados y prácticamente ausentes de la vida de este, en el de "When animals dream" por culpa de la extraña enfermedad de la madre de Marie y el esfuerzo que supone para su padre cuidar de ella y sacar a la familia adelante). Además el amor, esa aparente vía de escape y de salvación tanto para Oskar como para Marie también esta presente en ambas películas si bien es cierto que en el caso de la cinta de Alfredson esta parte tiene mucho más peso y profundidad que en la cinta de Arnby (Aunque habría que ser honrados y una vez finalizado el visionado de "Déjame Entrar" analizar el triste trasfondo de la historia de amor que nos cuentan en esta película ya que personalmente creo que el mensaje que podemos entrever en la adaptación al cine puede parecer muy bonito pero lleva implícito una idea que me produce una profunda tristeza). Por si las comparaciones no fueran suficientes, ambas películas parecen evolucionar de la misma manera: hacia una gran escena final, un momento con un gran clímax que mostrado con mucha sutileza (Lo de "Déjame Entrar" vuelve a ser digno de estudio) deja una sensación muy extraña en el cuerpo del espectador, clara muestra de que las cosas se han hecho muy bien.


Pero aunque parezca mentira "When animals dream" consigue alejarse de la propuesta de Alfredson por mucho que la sombra de esta película sea demasiado grande y capaz de eclipsar a otras cintas centrándose en los sentimientos de la protagonista y todo el misterio que rodea a la extraña enfermedad de su madre. Volvemos a encontrarnos con la idea que desarrolló David Mackenzie en "Starred up": La familia como metáfora de la cárcel. La opresión que siente Marie ante todo lo que la rodea, ante la enfermedad de su madre, la imposibilidad de comunicarse con su padre es de lo que realmente habla esta película. No hemos de quedarnos solo con la idea del tema fantástico que maneja la cinta si no que hemos de pensar que estamos ante una película que habla de la insatisfacción de muchos jóvenes y del sentimiento de opresión en el que viven o creen vivir (Por si hubiera alguna duda ante este tipo de planteamiento hemos de ver y de pensar en la escena de la discoteca, único momento en el que la protagonista se siente completamente libre y feliz. Como ocurre en cintas como "Another Earth" o "I Origins" bajo la superficie fantástica que manejan las películas subyace una historia profundamente dramática mucho mas importante que saber que ocurre con la otra Tierra o en que se puede acabar convirtiendo la protagonista). Es inevitable pensar en una de las grandes cintas de John Sayles "Limbo" no solo por el hecho superficial de las fabricas donde se trata el pescado que se muestran en ambas películas si no porque además ambas cintas analizan la opresión que sufren las protagonistas ante su situación familiar en ambos casos representado en sus madres y que hacen que en situaciones hostiles (Los síntomas de la enfermedad que parece que empieza a sufrir Marie o quedarse aislados en una isla en Alaska) todos los sentimientos salgan a la luz. Un hecho traumático servirá como catarsis para que las protagonistas expresen su disconformidad.


Uno de los grandes puntos a favor de esta película es su escasa duración poco mas de ochenta minutos, Arnby sabe que quiere contar y como contarlo, no hace falta que este rellene metraje con escenas vacías y absurdas, tampoco vamos a encontrar un exceso de explicaciones sobre lo que estamos viendo, su director y guionista tratan de manera muy inteligente al espectador y mediante el uso de imágenes y de ciertos diálogos estos ya nos muestran lo suficiente para que sepamos que esta pasando, no hace falta que nos den todo mascado para ser capaces de disfrutar de esta película. "When animals dream" es una hermosa cinta de ritmo pausado donde no hay un exceso de verborrea y donde el director se centra en lo que es importante dejando de lado todo aquello que sobra y que podría alejar al espectador sobre aquello de lo que Arnby quiere hablarnos: los sentimientos de una joven en una situación que no entiende y que le sobrepasa. El director danés sabe sacar el máximo provecho de todos los actores y muy especialmente de una Sonia Suhl capaz de mostrar toda una gran gama de sentimientos. Sería necesario ver esta película olvidándose de "Déjame Entrar" pero esto no  es ya difícil si no prácticamente imposible, aun así "When animals dream" es una cinta preciosa que merece la pena y mucho ser vista. Muy recomendable.



Lo mejor: Las escenas familiares que demuestran la angustia del personaje de Marie ante lo que esta sucediendo y su incapacidad para afrontarlo
Lo peor: Que se vea como una simple copia de "Dejame entrar" sin profundizar en lo que realmente nos cuenta.