jueves, 16 de octubre de 2014

Crítica: Wetlands - Feuchtgebiete

Título: Wetlands - Feuchtgebiete
Año: 2013
Género:  Comedia - Drama
Duración: 105 min
Director: David Wnendt
Guión: Claus Falkenberg y David Wnendt según la novela de Charlotte Roche
Música: Enis Rotthoff
Interpretes: Carla Juri, Christoph Letkowski, Marlen Kruse, Meret Becker, Axel Milberg, Peri Baumeister, Edgar Selge, Clara Wunsch, Ludger Bökelmann
Nota: 6,5
Sinopsis: Helen considera la higiene sobrevalorada, obsesionada con sus partes íntimas le gusta experimentar. Un accidente durante una depilación hará que acabe en el hospital donde volverá loco a todos aquellos que estén a su alrededor.



Crítica:
Seria altamente recomendable hacer una sesión doble y ver este "Wetlands" de David Wnendt junto con "Excision" de Richard Bates Jr., ya que ambas películas no solo comparten a dos personajes femeninos traumatizados y que están obsesionados con sus familias (En el caso de la cinta de Richard Bates Jr. con la enfermedad de la hermana de la protagonista, en el de la película de Wnendt por la separación de sus padres y la constante depresión en la que esta sumida su madre) si no que además ambos personajes comparten también ciertas fantasías sexuales que se salen de lo común (En "Excision" la protagonista desea encontrar a alguien con quien tener sexo mientras ella tiene la regla, en "Wetlands" esta se dedicará a clasificar frutas según el placer sexual que le proporcionen o compartirá tampones con su mejor amiga...)


David Wnendt adapta la primera novela de Charlotte Roche que posee ciertos toques autobiográficos y que es considerada por algunos como un simple relato erótico y por sus detractores como pura pornografía. El director nos regala un inicio modélico, realmente prometedor presentándonos a la protagonista de su película en una escena inicial tan impactante como asquerosa. Y es que si Danny Boyle nos traumatizó a todos con la escena del baño de "Trainspotting" (Escena que ha quedado grabada en el subconsciente colectivo que hace que cada vez que entremos en un baño público nos acordemos de ella), Wnendt hace lo propio en "Wetlands" dejándonos otro baño asqueroso e imposible de olvidar remarcado hasta extremos increíbles gracias a la actitud de la protagonista y su extrema posición ante la higiene. Sin duda este es uno de los grandes momentos de la cinta, una perfecta mezcla de humor y asco que hace de esta escena un momento impagable y uno de esos comienzos de una película que habría que estudiar: En poco menos de cinco minutos el director no solo nos presenta a la protagonista de la cinta si no que además con una sola escena deja claro quien es esta, como es y sobre todo ante que tipo de película estamos. Wnendt empieza fuerte su relato y no miente al espectador, si te gusta el inicio de "Wetlands" es muy probable que puedas disfrutar de ella, si no te gusta es recomendable que dejes de ver esta película.


"Wetlands" esta narrada desde la óptica de la protagonista donde con un por momentos exceso de voz en off esta es la que va contando su vida y sus experiencias, mediante el uso de recuerdos, fantasías y diversas paranoias iremos conociendo a Helen y sus traumas. Aunque la historia principal tiene una estructura lineal los continuos saltos en el tiempo que son necesarios para entender a la protagonista harán que esta esté salpicada con demasiadas escenas externas a ella como para dar cierta entidad a esta parte de la historia dando la sensación de que la estancia de la protagonista en el hospital no deja de ser una mera excusa para seguir hablando del pasado de esta. Tras la muy prometedora escena inicial en el baño público, unos títulos de crédito realmente geniales, unos primeros minutos frenéticos gracias a un gran montaje junto con el uso de la música y el humor negro que empapa a todo aquello que nos están contando en "Wetlands" esta se centra en esa historia principal, en la estancia de la protagonista en el hospital momento en el que la cinta sufre un gran bajón tanto de interés por aquello que nos están contando como en el ritmo, incluso ese sentido del humor tan soez y socarrón se ve por momentos relegado a un segundo plano llevando al espectador a pensar que todo aquello planteado por Wnendt en el inicio de su película puede venirse abajo debido a la incapacidad de este para hacer la transición de la primera parte de la cinta que podríamos definir como un prólogo a lo que sería la historia en si. El tono que da el director a su película a partir de este momento que casi sería de cuento de hadas perverso rompe un tanto con la brutalidad inicial haciendo que el espectador pueda sentirse un tanto desubicado ante este cambio aparentemente tan radical, pero tranquilos "Wetlands" sigue plagada de momentos escatológicos y grandes chistes que harán las "delicias" de mas de uno (Impagable ese momento a lo "Invasión de los Ultracuerpos" - "Invasion of the body snatchers")


Tal y como ocurría con "Excision" o con "May, ¿Quieres ser mi amigo?" ("May") no hemos de quedarnos solo con el chiste o con aquellas escenas que según la sensibilidad de cada uno pueden hacer que se nos escape una risa o que nos obliguen a quejarnos por lo asqueroso de las mismas, estas dos películas junto con "Wetlands"  tienen en sus protagonistas a tres chicas totalmente traumatizadas por diversos motivos y en las tres subyacen historias realmente dramáticas y tristes ya que estas chicas demuestran un cierto grado de psicopatía digna de estudio debido a un gran trauma que les impide desarrollarse plenamente como personas haciendo que las tres sean incapaces de comunicarse correctamente con el resto de la gente. Como siempre ocurre en este tipo de cintas, el humor o lo excesivo de las escenas pueden tapar el sentimiento de deriva y rechazo que sienten las chicas lo que les lleva a situaciones extremas para combatir su imposibilidad de abrirse al resto de una forma normal. A pesar de todo la cinta de Wnendt no posee una escena dramática que nos destroce como en el caso de las películas de Richard Bates Jr y Lucky Mckee, aquí el director se vuelve a mostrar incapaz de hacer una transición del chiste al drama de forma correcta, se muestra incapaz de desarmarnos, de regalarnos ese momento redondo que de sentido a todo lo que estamos viendo, haciendo que desde este punto de vista esta cinta resulte sensiblemente menor que "Excision" o "May" lo que resulta una verdadera lastima porque esta "Wetlands" podría ser la gran película enfermiza y dramática que muchos esperábamos "disfrutar" y por desgracia y a pesar de sus grandes momentos se acaba quedando en un quiero y no puedo.


"Wetlands" es una muy interesante muestra de cine europeo que por momentos sabe jugar de manera muy inteligente con la música y el montaje para hacer de buena parte de la película un gran entretenimiento. A pesar de la carga dramática y del humor que impregna a la cinta una parte final un tanto precipitada y fallida hacen que la sensación al acabar de ver esta película no sea tan buena como nos gustaría. Pero aunque por desgracia el paso de los días y el recuerdo juegan en contra de esta cinta, la película de Wnendt es una obra  fresca y muy recomendable.


Lo mejor: La escena inicial y el gran ritmo que tiene el comienzo de la película.
Lo peor: Wnendt se muestra incapaz de mantener el ritmo durante toda la película y esta se va desinflando poco a poco.