domingo, 10 de agosto de 2014

Crítica: Trasnformers - La era de la extinción

Título: Transformers: La era de la extinción - Transformers: Age of Extinction
Año: 2014
Género: Acción - Ciencia Ficción
Duración: 165 min
Director: Michael Bay
Guión: Ehren Kruger
Música: Steve Jablonsky
Interpretes: Mark Wahlberg, Stanley Tucci, Kelsey Grammer, Nicola Peltz, Jack Reynor, Titus Welliver, Sophia Miles, Bingbing Li, T. J Miller,
Nota: 4,5
Sinopsis:  Tras la lucha que tuvo lugar entre los Autobots y los Decepticons y que causó centenares de muertos, los transformers son perseguidos por un grupo secreto de la CIA. Todo cambiará cuando un mecánico y su familia encuentren a un transformer, cuando encuentren a Optimus Prime.


Crítica:
Lo mas destacable de "Transformers: La era de la extinción" es la gran idea que nos deja para rodar un crossover entre la saga llevada al cine por Michael Bay y "Prometheus". Y es que es imposible que tras las primeras imágenes de la última cinta protagonizada por los muñecos de Hasbro no nos acordemos de la precuela de la saga de "Alien" dirigida en el 2012 por un Ridley Scott que no es el que era y aunque es capaz de solventar los fallos e incoherencias del guión para rodar una cinta muy entretenida, esta no llegaba a lo que se podía esperar del director de películas como "Blade Runner" o las mismísima "Alien" (Damon Lindelof lleva camino de convertirse en uno de los guionistas mas decepcionantes de la actualidad, el Joe Eszterhas del nuevo milenio al que un gran éxito como fue "Instinto Básico" - "Basic Instint" fue capaz de eclipsar al resto de su carrera. Lindelof tiene su propio "Instinto Básico": "Perdidos"). Tanto "Transformers: La era de la extinción" como "Prometheus" se abren con una escena inicial donde una raza alienígena esparce una sustancia sobre la faz de la Tierra que en ambos casos será generadora de cierto tipo de vida (Y en las dos películas también conllevara la muerte, en "Transformers: La era de la extinción" de toda forma de vida que se encuentre en el radio de acción de la sustancia, en el de "Prometheus" la del ingeniero que bebe dicha sustancia), es claro pues que tanto en la cinta de Bay como en la de Scott los extraterrestres consideran a la Tierra como base de pruebas y experimentos. No solo este concepto es similar en ambas películas, el hecho de que los creadores (En el caso de "Prometheus" los ingenieros albinos, en el de "Transformers" no nos queda claro quien) quieren destruir a sus creaciones: Los transformers o los humanos según estemos viendo una película u otra, lo que nos lleva a pensar que se han tomado ciertas ideas (Muchas.. de hecho hay alguna mas todavía mas clara pero es mejor no comentar aquí) y que han sido llevadas al universo Bay,  la línea argumental principal de "Transformers: La era de la extinción" no brilla precisamente por su originalidad.


Poco más se puede decir argumentalmente hablando de esta película, excepto algún paralelismo mas con alguna cinta reciente como es el caso de la coreana "The Thieves" que nos regalaba una impresionante escena que resultaba lo mejor y con mucha diferencia de la película, donde los protagonistas peleaban en la fachada de un edificio. El director americano rueda una escena muy similar (Bajo como no puede ser menos últimamente el prisma Bourne) pero en la comparación Bay sale perdiendo ya que por muy entretenida que resulte esta escena en su película, la rodada por Dong-Hoon Choi es difícilmente superable. Incluso "Attack the Block" viene a la cabeza al ver esta película al ver el diseño de esos perros alienígenas que atacan a los protagonistas y por supuesto "Terminator 2" ya que la empresa dirigida por el personaje interpretado por Stanley Tucci bien podría ser Cyberdyne Systems Corporation y su proyecto estrella un nuevo Skynet. Aunque "Transformers: La era de la extinción" resulta bastante entretenida (Desde mi punto de vista la mas entretenida de la saga, cosa que por otro lado tampoco es muy difícil de conseguir) es excesiva su duración (unos 165 minutos) lo que hace que lleguemos al tramo final un tanto cansados y no lo disfrutemos como nos gustaría.


Bay nos presenta a una serie de personajes a cada cual mas increíble: ¿Hay alguien que se pueda creer a Mark Wahlberg como inventor cachas que dejó preñada a su novia en el instituto o a su hija cuya mayor justificación en la historia aparte del rollo paterno-filial mil veces explotado en pantalla es llevar unos mini pantalones para que su padre le eche en cara lo pequeña que es su ropa y para que los adolescentes hormonados solo se fijen en las piernas de la chica? o ese personaje interpretado por T.J Miller imposible ubicarlo como socio/trabajador del personaje interpretado por Mark Wahlberg pero que nos deja uno de esos momentos impagables para todos aquellos que seguimos la serie "Silicon Valley" ya que su personaje parece intercambiarse los papeles con el de Thomas Middleditch, si en la serie es Miller quien le recuerda a Middleditch el contrato firmado por ambos acerca de sus patentes, es Wahlberg quien hace lo mismo en "Transformers: La era de la extinción" con el propio Miller. Su personaje resulta de lo más refrescante de la cinta ya que este pone un ligero punto cómico sin caer en lo excesivo o histriónico. Pero los actores que brillan por encima del resto son Kelsey Grammer y Stanley Tucci, el primero de ellos da vida a un agente de la CIA capaz de llegar a un acuerdo con un temible robot alienígena pero incapaz de formar un equipo de mercenarios que no se dejen patear el culo por un tío que no tiene donde caerse muerto y Stanley Tucci cuyo personaje.. si.. parece tener una cierta evolución dentro de la historia convirtiéndose en el típico personaje payaso pero que demuestra que el actor se lo ha debido pasar en grande rodando la película.


"Transformers: La era de la extinción" da todo lo que se espera de una cinta de Michael Bay: Poca historia, personajes planos, mucha pero que mucha bandera americana (Aunque hay algún plano donde al director se le ha pasado poner alguna... lo que le puede hacer restar puntos en su afán de conseguir el premio al director mas patriota), mucha publicidad mostrada sin el menor pudor, modelos que aparecen en pantalla sin mucho sentido, el concepto del ritmo del director (Cambiar de plano rápidamente, efecto que parece dar ritmo o tensión a la escena pero que solo consigue crear confusión en el espectador y si bien no llegamos a estar ante la pelea final de "Transformers: El lado oscuro de la Luna" en algunas ocasiones no tenemos muy claro que esta pasando o donde están ciertos personajes), planos marca de la casa (Podemos coger ciertas tomas de esta o de otras cintas de Bay y sin ningún tipo de duda sabremos quien las ha grabado, otra cosa será ubicar esa escena en la película correcta) y por su puesto nos vamos a encontrar ante el alto concepto que tiene el director de su propio cine ya que siempre parece que este esté rodando la gran película americana de acción.


Hay dos puntos sobre los que habría que hacer un par de comentarios breves. Uno de ellos es que parte de la historia sucede en China y es que parece que el cine americano sigue queriendo explotar la gran cantidad de potenciales espectadores que hay en ese país, y el otro es: ¿Alguien me puede explicar el por que de "La era de la extinción?, ¿No queda muy pillado por los pelos con todo lo que ocurre en pantalla o es que se ha intentado explotar el título de "Terminator 2: El juicio final" aprovechandose de lo que supuso aquella película y dar a la cinta de Bay  una solemnidad que no tiene? Con todo "Transformers: La era de la extinción" es una película fácilmente disfrutable por todos aquellos a los que les gusta el cine de acción y comulgan con la idea de espectáculo de Bay pero que les dejará la sensación de estar ante una cinta transición y que demuestra que mientras estas películas sigan funcionando bien en taquilla habrá muchas mas secuelas.. Y para el resto.. bueno... son casi tres fresquitas horas en una sala de cine que con el veranito no esta mal...



Lo Mejor:  Con todos sus fallos resulta una cinta entretenida.
Lo Peor:  Personajes planos, poca historia, mucha publicidad.. vamos lo que hace que Bay sea Bay