sábado, 2 de agosto de 2014

Crítica: Condenados - Devil's Knot

Título: Condenados - Devil's Knot
Año: 2013
Género: Drama - Crimen
Duración: 114 min
Director: Atom Egoyan
Guión: Scott Derrickson, Paul Harris Boardman según la novela de Mara Leveritt
Música: Mychael Danna
Interpretes: Reese Witherspoon, Colin Firth, Alessandro Nivola, James Hamrick, Rex Linn, Bruce Greenwood, Matt Letscher, Dane Dehaan, Kevin Durand, Kris Higgins
Nota: 5
Sinopsis:  West Memphis (Arkansas) tres niños son brutalmente asesinados. La presión por encontrar a un culpable llevó a la policía a arrestar a tres jóvenes de la ciudad: Jesse Misskelley, Damien Echols y Jason Baldwin. La madre de una de las victimas y el investigador de la defensa servirán para narrarnos los terribles acontecimientos que sacudieron a la pequeña ciudad.



Crítica:
"Devil's Knot" tiene todos los elementos necesarios para hacer de esta una gran película, basada en un impactante hecho real no solo cuenta con Atom Egoyan detrás de las cámaras si no que además el resto de personas involucradas en este proyecto nos hacen esperar lo mejor: Scott Derrickson y Paul Harris Boardman adaptando la novela de Mara Leveritt (Aunque con Derrickson hemos de mantener cierta cautela ya que es capaz de lo mejor "Sinister" y también de lo peor "Ultimátum a la Tierra" - "The Day the Earth stood still") y dos actores mas que solventes delante de la cámara: Reese Witherspoon y Colin Firth. Es una lastima que al acabar de ver esta película el espectador tenga la sensación de haber visto una película bastante discreta, carente de la emoción y de la profundidad necesarias para narrar la historia con pulso por lo que es inevitable pensar que no se ha sabido aprovechar todo aquello que podía jugar a favor de esta cinta para acabar cayendo en una mas absoluta mediocridad.



La historia de los tres de Memphis acusados por el brutal asesinato de tres niños ha sido explotada ya en varios documentales entre ellos la trilogía "Paradise Lost" donde su primera parte marcó un antes y un después en lo que a documentales judiciales se refiere y donde situando las cámaras dentro del juicio y cerca de los protagonistas tanto de los familiares de las victimas como de los acusados conseguía dejarnos dos horas y media soberbias con mas ritmo y mas intensidad que muchas de las películas de temática judicial que normalmente llegan a nuestras pantallas. "Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills" consiguió crear dudas acerca de la limpieza de la investigación y del uso que se hizo de la presunción de inocencia de los acusados pero que sobre todo consiguió que las sospechas acerca de los verdaderos culpables del crimen llegaran incluso a salpicar a los propios familiares de las victimas (De hecho la segunda parte "Paradise Lost: Revelations" parecía por momentos demasiado dirigida a crear dudas sobre el padre de uno de los niños hecho este que obviamente restaba objetividad al conjunto algo que personalmente considero fundamental) El impacto que causó "Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills" podría ser comparable al de "Capturing de Friedmans" un espeluznante documental acerca de la acusación y posterior juicio a un padre y a su hijo por abusos a menores. Ahora después de la cantidad de información que tenemos no solo gracias a los documentales (La ya citada trilogía de "Paradise Lost" y también "West of Memphis") si no también por todo lo relacionado con el caso que podemos encontrar en internet o en libros (El propio Damien Echols ha escrito uno acerca de lo ocurrido y que según Egoyan que contó con la colaboración y producción de los otros dos implicados Jesse Misskelley y Jason Baldwin no quiso participar en la película porque este tiene su propia historia y su forma de contarla esta alejada de la propuesta del director de cine de origen armenio. Este distanciamiento entre "Devil's Knot" y Echols no ha afectado, según Baldwin a la amistad que mantienen los tres implicados en la historia) nos llega este intento por mostrar una aproximación distintas a las ya vistas anteriormente.


A la hora de acercarnos a "Devil's Knot" hay que tener en cuenta varias consideraciones, una de ellas es la tremenda personalidad cinematográfica de su director Atom Egoyan. El director canadiense es actualmente una sombra de aquel que nos trajo cintas como "El liquidador" ("The Adjuster"), "Exotica", "Ararat" o "El dulce porvenir" ("The Sweet Hereafter") el que fuera su gran éxito y por el que llegó a estar nominado al Oscar al mejor director pero que últimamente nos ha dejado cintas tan impersonales como "Chloe" o la interesante pero tremendamente irregular "Adoration". La historia que narra esta película en manos del mejor Egoyan podría haber dado muchísimo juego, el director ha dejado a lo largo de su filmografía claras muestras de la sobrada clase y el buen hacer que tiene para manejar historias trágicas, historias de perdidas que afectan tanto a un individuo como a toda la comunidad en la que ha ocurrido este triste acontecimiento. Si en "Exotica" Egoyan trató la perdida de una hija y el intento del padre de esta por encontrar consuelo de alguna manera (Cinta que comparte con "Devil's Knot" no solo dos de los actores fetiches del director: Bruce Greenwood y Elias Koteas, si no que además comparte una escena absolutamente calcada donde se muestran las batidas realizadas por voluntarios para encontrar a los desaparecidos), en "El dulce porvenir" el director analizó no solo el sentimiento de perdida individual si no también el análisis de como afectaba un hecho trágico a toda una comunidad y de como el bagaje personal de un abogado le lleva a intentar aprovecharse de lo ocurrido para de alguna manera poner paz en su propia vida. El personaje interpretado por Colin Firth en "Devil's Knot" hace que el personaje interpretado por Ian Holm nos venga a la memoria,al menos durante los primeros momentos de la película, y es que esas imágenes del actor inglés interesándose por el caso nos hace imposible no encontrar un cierto paralelismo entre ambos personajes ya que si bien Mitchell Stevens (Ian Holm) intentaba mediante el uso del sufrimiento de los demás calmar el suyo propio debido a la distancia existente entre el y su hija (La cinta analiza las diversas formas en las que se puede perder a un hijo), Ron Lax parece querer involucrarse en el caso por sus creencias personales en contra de la pena de muerte y no porque en un principio crea en la inocencia de los acusados. (Esta frase puede necesitar de un pequeño comentario. Tanto Stevens como Lax parecen querer ayudar o aprovecharse de una situación, parece mas claro que Lax quiere ayudar y Stevens aprovecharse debido sobre todo a las circunstancias personales y creencias les llevan a hacer lo que hacen. Estos dos personajes y su forma de actuar daría para un análisis y una comparación entre ellos con más profundidad)


La siguiente consideración que hay que tener es acerca de que puede aportar esta historia a algo que ya hemos visto o de lo que hemos sido informados hasta la saciedad (Recordemos que "Parardise Lost 3: Purgatory" estuvo nominada al Oscar al mejor documental por lo que el volumen de noticias generado hizo que conocer la historia de los 3 de Memphis estuviera al alcance de muchos). Para intentar dar una visión diferente al menos aparentemente, Egoyan y los guionistas Derrickson y Paul Harris Boardman dejan de lado a Damien Echols y John Mark Byers (Personas en las que se fijó muy especialmente "Paradise Lost") para centrarse en Pam Hobbs (Madre de Terry Hobbs una de las victimas) y en Ron Lax investigador de la defensa. Usando a Pam Hobbs, Egoyan podría haber analizado tanto el sufrimiento individual como el sufrimiento de toda una comunidad por culpa de un brutal asesinato sin ningún tipo de justificación pero el hecho de que el otro personaje principal sea el investigador de la defensa merma claramente el intento de rodar algo distinto, de dar una visión diferente a lo que ya hemos visto, resta capacidad a la cinta para centrase en como afectaron los hechos a las familias y al pueblo debido a que por culpa de este personaje "Devil's Knot" tiene un exceso de escenas del juicio que son necesarias para entender la evolución del personaje dentro de la historia a pesar de que estos momentos no dejan de parecernos breves pinceladas excesivamente esquemáticas, sin el menor análisis y profundidad. Alguien que no haya visto "Paradise Lost" tendrá la sensación  de que la historia del juicio que muestra Egoyan resulta ciertamente desigual y que por momentos la necesidad de esquematizar y resumir hace que no se acaben de entender ciertas escenas o declaraciones por lo que se nota que se ha dejado mucha historia por el camino, alguien que si que haya visto "Paradise Lost" pensará que "Devil's Knot" no deja de ser una breve dramatización de esta, demasiado inconexa, no del todo lograda y con un aroma a telefilme que resta a la película la credibilidad necesaria (Hecho este que ya le sucedía a la anterior obra de Egoyan "Chole"). Y es que la contraposición entre los dos personajes enfrentados por sus posiciones en el juicio no acaba de funcionar como seria deseable, no solo el juicio resulta esquemático la forma en que el director plasma los sentimientos de los protagonistas en pantalla parecen dejarse llevar por la poca profundidad de la que adolece toda la cinta. Ni siquiera elementos narrativos usados anteriormente por el director acaban por funcionar Ni los saltos narrativos usados (Saltar de un personaje a otro y que narrativamente transforman la linealidad de la película o el uso de esa voz en off de un niño que en un principio nos puede resultar extraña. Hace años leí que el cine de Egoyan era como un puzzle donde el director iba mostrando imágenes que el espectador no sabia como conectar correctamente y mediante una escena final este daba sentido a su cinta aunque ojo, el recurso de la escena final nada tiene que ver con el concepto Shyamalan. En "Devil´s Knot" ese juego a lo puzzle hubiera resultado perfecto realizado con mas clase y maestría ya que la cinta hubiera jugado con el espectador, con los diferentes sospechosos y la manipulación de pruebas que se vio durante el juicio. Egoyan ya no es el que era y ha perdido la oportunidad una película realmente asombrosa, una de esas capaces de emocionar a cualquiera), tampoco el uso de las videocámaras como elemento integrado dentro de la historia consigue recordarnos al mejor Egoyan y resulta un recurso demasiado manido y fácil y ni si quiera el hecho de usar personajes aparentemente alejados de la historia principal como el de la ex-mujer del protagonista para dar sentido y entender un poco mas a este consigue hacernos entrar en la película como seria deseable.


Aunque Egoyan deja de lado a Echols y John Mark Byers para considerar a estos poco menos que personajes secundarios la tremenda personalidad de estos es capaz de eclipsar a cualquier actor que intente interpretarlos en la gran pantalla y esto ocurre con James Hamrick y Kevin Durand. Si en el caso de Hamrick este se muestra incapaz de mostrar esa prepotencia y soberbia de la que hacia gala Echols que por momentos parecía disfrutar de todo lo que estaba pasando a su alrededor y que nos hacia pensar que este era un claro ejemplo de una persona egomaníaca, Durand consigue que su personaje parezca una parodia del real y es que en este caso la línea entre imitación y parodia puede resultar demasiado fina debido a la forma que tenía este de actuar delante de las cámaras. Tampoco Jason Baldwin debería estar excesivamente contento con el actor que le interpreta (Aunque la realidad desmiente este hecho y este se muestra muy satisfecho con el trabajo del actor) ya que Meriwether no consigue interpretar a Baldwin con la naturalidad necesaria y algún momento chirría demasiado como la cara que pone este al salir del juicio y ver a toda la gente chillándole. Pero no todo es malo y hay que romper una lanza a favor del actor que interpreta a Jesse Misskelley, Kris Higginns, que consigue transmitir la fragilidad de este de manera notable sin caer en el sentimentalismo barato, del mismo modo ocurre con Reese Witherspoon que consigue sacar a flote un complicado papel en el que debe enfrentarse al dolor de una madre y a ciertas apariciones en televisión y en el documental "Paradise Lost" que rayan lo ridículo. Pero puede que lo mas interesante de este personaje sea lo que no nos cuentan, probablemente hubiera sido mas interesante centrase solo en Pam Hobbs y analizar su evolución durante estos años ya que tras su aparición en la primera parte de "Paradise Lost" esta no quiso colaborar en las otras entregas al entender que los directores se habían puesto demasiado del lado de los acusados. Hoy no solo colabora para rodar una película sobre aquellos terribles hechos si no que además lo hace en una película producida por dos de los acusados y recordemos condenados. Y que decir de Colin Firth... pues que vuelve a hacer muy bien de Colin Firth...


Un Atom Egoyan en horas bajas se acerca a la historia que impactó a West Memphis, pero el director no consigue transmitir ni la angustia ni la desesperación que ya mostró en "El dulce porvenir" ni en "Exotica". La misma persona que conseguía analizar y explorar toda una gama de sentimientos de todo tipo de personajes tanto de los aparentemente mas bondadosos como de los mas oscuros como ya hizo en "El viaje de Felicia" anda perdido en un mundo que estéticamente y argumentalmente recuerda a los mas baratos telefilmes y que solo contar con grandes actores (Colin Firth y Reese Witherspoon en esta película o Liam Neeeson y Juliane Moore en "Chloe") lo diferencia de productos con historias similares. Por mucho que el director y los guionistas hayan querido dar una visión diferente de lo que ocurrió tenemos la sensación de que esta cinta no aporta nada realmente nuevo y es demasiado deudora de lo ya visto (De hecho el personaje interpretado por Firth tiene una conversación con el equipo del documental). Por desgracia "Devil's Knot" no emociona, no es una de esas películas que nos llegue y es una verdadera lastima, nunca pensé que acabaría diciendo esto de una cinta de Egoyan. Y como nota final resulta sorprendente que dos películas recientes tan alejadas en su tono como en sus pretensiones compartan una escena similar. Tanto en "Tokavev" como en "Devil's Knot" los padres de las víctimas, Nicolas Cage en el caso de la primera y Reese Witherspoon en el de la segunda, llevan a los profesores de sus hijos los últimos trabajos escolares de estos para que los corrijan. Probablemente una mera coincidencia pero que llama mucho la atención.




Lo Mejor: El arranque de la cinta que parece que nos va a hacer reencontrarnos con el mejor Egoyan
Lo Peor: Todo resulta demasiado esquemático y superficial, no nos llega como sería necesario en una historia como esta.