domingo, 30 de marzo de 2014

Crítica: Moebius

Título: Moebius
Año: 2013
Genero: Drama
Duración: 89 min
Director:  Kim Ki-Duk
Guión: Kim Ki-Duk
Interpretes: Jae-Hyeon Jo, Eun-woo Lee, Young-Ju Seo, Kim Jae Hong,  Kim Min-Seok
Nota: 6
Sinopsis: Debido a la infidelidad de su padre, la vida del protagonista de "Moebius" se tornara en una autentica tragedia y su relación con las mujeres y el sexo se volverá enfermiza...





Crítica:
Kim Ki-Duk nos ha dejado el chiste demasiado fácil podríamos decir que "Moebius" se le ha ido definitivamente la (p)olla.. El otrora muy interesante director surcoreano fue muy bien  tratado (a lo que hay que añadir que justamente) durante una época por las distribuidoras españolas llegando a estrenarse comercialmente parte de sus mejores cintas como "Samaritan Girl", "Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera" o "Hierro 3" la para muchos su obra maestra aunque personalmente prefiero su "Samaritan girl" con todos sus defectos y sus virtudes que son muchos. Ahora el cine del director surcoreano parece que vive un destierro y sus cintas están condenadas a verse en ciertos festivales, en algunas ciudades o directamente en las filmotecas, da la sensación que el ejercicio de egocentrismo que llevó a cabo Kim Ki-Duk con "Arirang" donde el era el director, guionista, protagonista, productor, editor, técnico de sonido.... y que hablaba sobre su propia carrera artística hizo que muchos que seguíamos su cine nos planteáramos si a Kim Ki-Duk no se le había subido el éxito a la cabeza.


Ahora nos llega "Moebius" una cinta dura, muy dura tanto por lo que cuenta como por como lo cuenta. Las películas del director surcoreano no son condescendientes con el espectador y tampoco son ejemplos de locuacidad o de grandes diálogos, sus cintas suelen tener un toque intimista donde los torturados protagonistas expresan sus sentimientos mas con gestos que con palabras. "Moebius" es una cinta donde no hay ni un solo dialogo, todo se basa en la forma que tiene Kim Ki-Duk de contarnos la historia usando la expresividad de los actores. Pero si en ciertas cintas como "Hierro 3" podía estar mas que justificado el hecho de que los personajes no hablaran, en "Moebius" este hecho parece algo impuesto, una forma de querer hacer un cine radical y diferente, de hacer algo que llame la atención simplemente por el hecho de hacerlo ya que no hay ningún tipo de justificación para la forma elegida por el director de contarnos la cinta. No era necesario para el desarrollo de "Moebius" que no hubiera diálogos, como espectador tenemos en todo momento el sentimiento de que falta algo, de que falta oír las palabras de los protagonistas, la sensación de que hay escenas demasiado preparadas que hacen que el conjunto pierda fuerza, frescura y naturalidad esta demasiado presente durante todo el metraje y el hecho de pensar que las palabras también les han sido arrancadas a los protagonistas no deja de ser un intento de buscar sentido a la falta de dialogo.


Pero "Moebius" es mucho mas que eso y como sucedía con el "Antichrist" de Lars Von Trier o la cinta del propio director "La isla" ("Seom"), la polémica puede hacer que no veamos lo que el director nos quiere contar. Igual que sucede con la forma elegida por Kim Ki-Duk para contarnos la historia con esta total falta de diálogos, el exceso de truculencia a la hora de afrontar la historia de las más bajas pasiones y obsesiones parece mas una idea para llamar la atención que la mejor forma de contar la historia. La más que enfermiza relación entre padre e hijo y como abordan ambos el sexo se queda en muchos momentos en lo llamativo y no en la profundidad dramática que nos gustaría.  Y es que es al espectador le es inevitable no centrase en lo morboso y en el sexo del que hace gala "Moebius", por un momento y tras un largo arranque en el que Kim Ki-Duk deja claro cuales son sus ideas para desarrollar esta película parece que nos vayamos a encontrar ante una variante de "The Stroller in the Attic" de Noburu Tanaka donde una pareja de amantes se excitan sexualmente con el dolor viendo como el otro se acuesta y asesina a alguien y que nos deja una increíble escena final digan de alabar. La forma que tienen los amantes de excitarse y de tener sexo especialmente con la llegada del tercer elemento en cuestión hace inevitable pensar en la obra de Tanaka, pero si algo deja claro Kim Ki-Duk es que su cine es suyo y solamente suyo así que tras este breve momento de conexión entre ambas cintas el director surcoreano sigue desarrollando todas sus obsesiones haciendo de "Moebius" una cinta que resulta excesiva. Por mucho que esta tenga algo que nos consigue cautivar, algo que nos impide dejar de ver la película durante la poco menos de hora y media que dura siempre tenemos la sensación de que Kim Ki-Duk ha querido jugar a ser provocador algo que parece un remanente de alguna de sus antiguas obras (Aunque en estas no teníamos la percepción de que el director había querido provocar si no que le salia digamos que de forma natural). De igual manera parece que el surcoreano sigue cayendo en alguno de los fallos en los que ya caía en sus antiguas cintas como el uso de un falso sueño para narrar la historia (Ya visto por desgracia en "Samaritan girl" y que sigue siendo uno de sus lastres). "Moebius" es una cinta realmente difícil de recomendar, que cada uno decida si quiere dejarse perturbar por la provocadora cinta del director surcoreano. Hace un tiempo con el estreno de "Kaboom" de Gregg Araki un crítico comentó que es mas fácil de disfrutar ahora del cine de Araki  que cuando se puso de moda en los noventa, esa frase me marcó porque estoy cien por cien de acuerdo con ella y que por desgracia no puedo hacer extensible al cine de Kim Ki-Duk.



Lo Mejor:  La escena de sexo cuchillo en mano
Lo Peor:  Resultará demasiado excesiva y hermética para muchos