martes, 10 de diciembre de 2013

Crítica: Dark Touch


Título: Dark Touch
Año: 2013
Género: Terror - Drama
Duración: 90 min
Director: Marina de Van
Guión: Marina de Van
Música: Christophe Chassol
Interpretes: Missy Keating, Marcella Plunkett, Padraic Delaney, Charlotte Flyvholm, Art Parkinson, Clare Barret, Olga Wehrly, Mark Huberman
Nota: 6
Sinopsis: Tras sobrevivir a la violenta muerte de su familia, Niamh será acogida por unos amigos de sus padres para ayudarla a superar el trauma. Pero el que ella diga que la casa mató a su familia no pondrá las cosas fáciles...





Crítica:
Marina de Van directora de la impactante "Dans ma peau" ("In my skin") se adentra de otra historia malsana y enfermiza en la que nos narra la historia de Niamh que tras haber visto la muerte de sus padres y de su hermano pequeño será acogida por unos amigos de  estos para intentar superar su trauma. De Van no realiza una película complaciente con el espectador tanto por su temática como por la forma elegida para narrarla, el desconcierto del espectador acerca de lo que esta pasando se hace patente durante la hora y media que dura "Dark Touch".


Es de agradecer la atmósfera gótica, opresiva y enfermiza con la que de Van envuelve a su cinta pero las constantes referencias a otras cintas hacen que lo que la directora parece que nos esta vendiendo como novedoso no deja de ser lo mismo que hemos visto una y mil veces envuelto con distinto papel de regalo, no dejamos de estar ante su propia versión de "El flautista de Hamelin", "El pueblo de los malditos" y de alguna otra cinta de la que es mejor no hablar para que el espectador que quiera entrar (y pueda) en el juego que nos propone de Van lo pueda hacer tranquilamente. Preguntada por la directora sobre la influencia de otras cintas en "Dark Touch", la directora reconoce "que no tengo ni idea porque esa no es mi manera de trabajar pensando en el cine de otras personas, no pienso en referencias externas pero posiblemente haya influencias de  "El pueblo de los malditos", película que me gusta mucho".


El mayor problema de "Dark Touch" es que nos acercamos a ella pensando en que es una película de terror cien por cien, por desgracia esto es debido a que de Van ha metido a su película, a su idea dentro de este género y probablemente haya un problema entre las intenciones de la directora y la forma escogida para desarrollar la historia ya que por desgracia en este caso los arboles nos impiden ver el bosque, el aparente efectismo, la truculenta atmósfera y una gran escena inicial nos impiden centrarnos completamente en lo que ha querido mostrar la directora que según sus propias palabras: "Espero que la película emocione mostrando a una niña que no puede recuperarse y derrotar a su trauma, que falla a la hora de conectar con otra gente ya que ella ya no puede identificar y apreciar cualquier muestra de amor o contacto físico y como se da por vencida. Es la triste historia, la historia de una victima y espero que mas que asustar o impactar cree empatia" Por desgracia por mucho que la historia de de Van tenga elementos para empatizar la forma en la que esta ha desarrollado el personaje principal no deja demasiadas puertas abiertas a la empatia (La directora ha reconocido que la protagonista nace "de la idea de que clase de niña seria si yo hubiera sido una victima de mi propio carácter y naturaleza"), por mucho que entendamos las motivaciones ciertos actos se nos escapan al conocimiento y la distancia es tan grande que no es posible empatizar.


"Dark touch" es una película difícil donde hay un problema entre lo que cuenta y la forma escogida por la directora para contarlo. No estamos ante una cinta complaciente con el espectador, de Van no va a ponernos las cosas fáciles y para ver "Dark Touch" es necesario que el espectador ponga de su parte. Cierta tosquedad de la directora a la hora de desarrollar ciertas ideas y una oscuridad en la película que por momentos parece forzada y no natural (vease la fiesta de cumpleaños o la imagen de los niños en el colegio) puede acabar por saturar a mas de uno.  Aun así la mejor forma de acercase a esta cinta es hacerlo sin prejuicios y estar preparado para todo. De Van nos ofrece un tortuoso y enfermizo camino con unos niños que si bien no hacen que nos olvidemos de los protagonistas de la soberbia "The Children" si que nos ponen los pelos de punta en mas de una ocasión. Extraña y diferente.




Lo mejor: La escena inicial de la película
Lo peor:  El mayor sentimiento que se tiene al ver la cinta es el de desconcierto.