sábado, 26 de octubre de 2013

Crítica: Lesson of the Evil


Título: Lesson of the Evil
Año: 2012
Género: Thriller
Duración: 129 min
Director: Takashi Miike
Guión: Takashi Miike basándose en la novela Aku no Kyoten de Yuske Kishi
Música: Koji Endo
Interpretes: Hideaki Ito, Takayuki Yamada, Mitsuru Fukikoshi, Takehiro Hira, Shota Sometani, Fumi Nakaido, Kento Hayashi
Nota: 6
Sinopsis: Seiji Hasumi es un  profesor ejemplar y muy querido por sus alumnos. Pero tanta perfección levanta sospechas y Hasumi hará todo lo posible para mantener a la gente a raya...



Crítica:
Una personalidad como la de Miike es capaz de lo mejor y de lo peor, alguien que rueda tal cantidad de películas en tan poco tiempo puede mostrar esa bipolaridad cinematografica casi sin despeinarse lo que hace que su cine levante los mas apasionados elogios y el mas visceral de los odios. Enfrentarse a una cinta del director japonés supone ver una película que para bien o para mal no te dejará indiferente. Miike nos presenta en "Lesson of the Evil" un en principio convencional thriller con psicópata que se mueve por los caminos mas trillados del género para desmelenarse en su parte final, convirtiéndose esta en un festival de sangre y violencia solo apto para los fans del director y para degustadores de las muestras de violencia mas directas y explicitas. Seji Hasumi es un  modélico profesor de instituto, bien parecido y querido por sus alumnos... pero su psicótica personalidad y su afición por matar a gente simulando suicidios desencadenará el drama. Miike consigue un impresionante prologo para su película, a ritmo de Mack The Knife y de manera breve y concisa nos presenta la personalidad del personaje principal dejando las expectativas muy altas y demostrando que cuando Miike se controla es capaz de lo mejor.


Pero "Lesson of the Evil" esta lastrada por un exceso de metraje (129 minutos para tan poca historia) y por un ritmo demasiado moroso durante su primera parte, donde Miike parece que ha intentado contarnos una historia para justificar la parte final de la película y que esta no sea considerada como un simple acto de violencia gratuita y sin sentido. Si en "Audition" (Para mi una de las mejores peliculas de Miike) la primera hora resultaba perfecta para conocer a los personajes, su evolución y así enlazar de manera soberbia con su parte final, en "Lesson of the Evil" nos encontramos con una primera parte carente de interés, confusa por momentos, que parece que deambula por tierra de nadie, sin saber que contar, sin saber hacia donde tirar (Y es que la sombra de "Confessions" es muy alargada, el cine japonés dejó en el 2010 esta impresionante película situada en un instituto). La sensación de que como el protagonista Miike se ha tenido que sentar en la azotea de un instituto y reflexionar acerca de que hacer con su película se hace patente durante esta primera parte. Pero no debemos engañarnos "Lesson of the Evil" no es "Audition" y aquí nos encontramos con el Miike mas violento y festivo (Impagable la escena del chubasquero) que consigue sacarnos del sopor que nos ha producido su intento de dotar a su película de un interés dramático gracias a un gran flashback sobre la aventura americana del protagonista y gracias también a la afición que muestra Miike por quitarse personajes de en medio, y que consigue que la película alce el vuelo regalándonos todo un festival de sangre, violencia y muerte que hará las delicias de Tarantino, Roth y a toda su legión de seguidores.


Por mucho que Miike use constantemente "Mack the Knife" o se toquen de refilón ciertos temas mitológicos o religiosos no estamos ante un intento de analizar la psicopatía del protagonista, tampoco estamos ante un nuevo "Battle Royale", estamos simplemente ante un divertimento rodado por Miike pensado para sus fans. "Lesson of the Evil" tiene una parte final trepidante donde el humor negro brilla por momentos y que hace que perdonemos al director japonés un arranque tan flojo y dubitativo. Tampoco hemos de pensar en la lógica de la historia aunque no llega al descontrol de "Shield of Straw", Miike nos deja escenas incomprensibles como ese profesor que es capaz de obtener mas información que la NSA o como es posible que Hasumi haya conseguido un trabajo como profesor en un instituto (ademas de ir impecablemente vestido viviendo en una casa tan cochambrosa como la suya), simplemente hemos de dejarnos llevar de la mano por el camino de violencia que el director nos muestra y solo nosotros hemos de decidir si debemos dejarnos llevar por el. La propuesta de Miike es fácilmente disfrutable por todos los seguidores del director, el resto mejor abstenerse.



Lo mejor:  Como se desmelena la parte final de la película
Lo peor:  Los primeros 20 minutos, muy flojos, muy aburridos.