sábado, 12 de enero de 2013

Crítica: The Master


Título: The Master
Año: 2012
Genero:  Drama
Duración:  137 min
Director: Paul Thomas Anderson
Guión: Paul Thomas Anderson
Música: Jonny Greenwood
Interpretes: Joaquin Phoenix, Philip Seymour Hoffman, Amy Admas, Rami Maleck, Laura Dern
Nota: 7,5

Sinopsis: Después de salir de una institución mental, un excombatiente de la segunda guerra mundial entrará en contacto con el carismático líder de un secta que esta empezando a desarrollarse.






Crítica:
No se si estaba viendo a Joaquin Phoenix interpretando a un veterano de la segunda guerra mundial con trastornos nerviosos, obsesionado por el sexo y alcohólico o a Joaquin Phoenix interpretando a Daniel Day-Lewis que hace de veterano de la segunda guerra mundial con trastornos nerviosos, obsesionado por el sexo y alcohólico. Y es que la caracterización de Phoenix en la película y la posición en la que Anderson sitúa la cámara no lleva a recordar en muchos momentos al actor principal de la anterior película de este: "Pozos de Ambición"


Anderson ha dirigido una película árida, de esas que es difícil que conecte con una parte de publico. Y lo ha hecho con una narración que no es cómoda para muchos espectadores. Cuesta situarse en la película, el principio es errático, mostrando diversas escenas Phoenix en una playa durante la segunda guerra mundial, para pasar a mostrarnos imágenes de Phoenix en el barco que lo llevara de vuelta, a el y a los otros combatientes, a Estados Unidos. No es hasta que vemos a Phoenix en el sanatorio cuando  conseguimos entrar en la película y lo conseguimos gracias a una gran escena donde Phoenix hace el test de Rorschach. Pero después de esto la narración vuelve a ser igual de árida, Anderson nos cuenta los diversos intentos por parte del personaje interpretado por Phoenix para encontar trabajo y encontrar un lugar en el mundo.


Esta claro que lo que ha intentado buscar Anderson con este tipo de narración es mostrarnos la dificultad de Freddie (Joaquin Phoenix) tiene para echar raíces en algún sitio. Y como he dicho antes, es una apuesta muy arriesgada porque  una gran parte del publico no esta preparada para este tipo de narraciones, se puede cansar y no entrar en la película. Pero a partir del momento en el que Phoenix se encuentra con Hoffman la narración se va volviendo menos árida, al igual que lo que parece que va pasando con la vida de Phoenix, parece que se va encontrando cierta estabilidad y un lugar donde se encuentra bien y es apreciado.


Estamos ante todo ante una película donde el trío protagonista (Phoenix, Hoffman y Adams) brilla por encima de todo, por encima de la historia que nos están contando, por encima de la extraordinaria recreación de la época (Véase por ejemplo los retratos fotográficos que hace Phoenix al principio de la película), por encima de la música (Lo siento pero esperaba mas de la música de Greenwood ,componente del grupo Radiohead, después de las bandas sonoras de "Tenemos que hablar de Kevin" y sobre todo "Tokio Blues". Greenwood también compuso la banda sonora para la anterior película de Anderson "Pozos de Ambición"). Los tres actores principales están perfectos, es difícil destacar a uno por encima de otro, todos los momentos en los que coinciden al menos dos de ellos en pantalla es donde la película gana enteros, donde descubrimos que Freddie (Joaquin Phoenix) no es la única persona que tiene problemas, donde descubrimos el enorme carisma de Lancaster Dodd y donde descubrimos que toda la gente que hay a su alrededor, que después de una gran guerra, están perdidos, desolados y necesitan aferrarse a algo en que creer, a algo en que depositar su fe y su esperanza al igual que el personaje de Phoenix. Visto esto es también claro que Anderson nos ha querido presentar al personaje de Phoenix como una metáfora de la situación del pueblo americano después de la segunda guerra mundial, ya que en muchos casos estaban tan perdidos como el.


Cinematograficamente hablando Anderson ha arriesgado y ganado, ha hecho una gran película y ha sacado el máximo provecho de los actores. Pero su apuesta ha ido mas allá, Lancaster Dodd no deja de ser L. Ron. Hubbard fundador de la cienciologia, y esta película no ha gustado mucho a sus seguidores, ya que Anderson deja claro que Lancaster Dodd no es mas que un fraude cuestionado hasta por sus propios seguidores (Véase la conversión entre el y el personaje interpretado por Laura Dernn, una de sus mas fieles seguidoras, en la primera convención mundial de La Causa) pero dotado de un tremendo carisma y de un gran don de palabra que hace que su mensaje cale en una sociedad herida) por lo que es posible que las posibilidad de que alguno de los tres actores protagonistas ganen un Oscar puede quedar reducida al mínimo, a eso hay que sumar que Phoenix compite con Daniel Day-Lewis  (que interpreta a Lincoln) como mejor actor, que Hoffman compite con Christpoh Waltz y Alan Arkin (ambos lo bordan en "Django desencadenado" y "Argo" respectivamente) como mejor actor secundario y Amy Adams con Helen Hunt o Jackie Weaver como mejor actriz secundaria.


"The master" es una gran película  árida y que puede resultar hermética  con tres actores excepcionales que dan lo mejor de si. Estamos ante una de esas películas que hay que ver y dejar reposar.




Lo Mejor: Los tres actores principales
Lo Peor:  La, en algunos momentos, aridez de la propuesta puede restar publico