miércoles, 23 de enero de 2013

Crítica: Silent Hill: Revelation


Título: Silent Hill: Revelation
Año: 2012
Genero: Terror
Duración:  94 min
Director: Michael J. Bassett
Guión: Michel J. Bassett
Música: Akira Yamaoka y Jeff Danna
Interpretes: Adelaide Clemens, Kit Harington, Carrie-Ann Moss, Sean Bean, Malcom McDowell, Martin Donovan
Nota: 3

Sinopsis: Por mucho que Sharon corra, por muchas veces que cambie de colegio y de nombre, ahora se llama Heather, el pasado acabará por encontrarla y tendrá que volver a Silent Hill a enfrentarse con el.




Crítica:
Silent Hill es un famoso videojuego cuya primera entrega fue en 1999. Su éxito fue tal que ha propiciado varias secuelas y su salto al cine solo era cuestión de tiempo. Y esa adaptación llegó en el 2006 de la mano de Christophe Gans (director de "Crying Freeman" y "El pacto de los lobos", dos cintas bastante estimables a pesar de sus fallos) como director y Roger Avary (coguionista de "Pulp Fiction" y director de la sobrevalorada "Killing Zoe" y de "Las Reglas del juego" ("The Rules of attraction") película para recuperar a la voz de YA!) como guionista y con un reparto de altura: Sean Bean, Radha Mitchell y una joven Jodelle Ferland (Que grande es esta chica) con un resultado bastante bueno. Silent Hill era una película de terror muy entretenida con una gran ambientación, que igual flojeaba hacia el final pero que nos deja un final que a mi personalmente, me gusta mucho.


Seis años después nos llega esta secuela rodada en el ahora tan de moda 3D por Michael J Bassett, director de la apreciable "Deathwatch" y de la entretenida pero liviana "Salomon Kane". En "Silent Hill: Revelation" nos encontramos con los protagonistas de la primera parte, padre e hija huyendo de su pasado. Pero el pasado es demasiado fuerte y hay mucha gente deseando que Heather (tal y como se hace llamar en la secuela) vuelva a Silent Hill. Aqui no hay una gran historia, solo hay un leve hilo argumental para justificar la vuelta de Heather a Silent Hill. Esta levedad en la historia no justifica el personaje de Vincent (Kit Harington) cuya presentación nos trae a la cabeza "Crepúsculo": el chico oscuro y la recién llegada se conocen en el instituto. Y digo el chico oscuro porque es demasiado obvio que este personaje nos lo están metiendo en la historia de una manera muy tosca, por lo que solo es cuestión de tiempo el poder encajar en su correcto lugar al personaje. Y como la pobre Heather es un imán para las desgracias la posibilidad de que Vicent aporte algo bueno a su vida es practicamente nula.


Es increíble el reparto de esta película: Sean Bean, Radha Mitchell, Carrie-Ann Moss, Malcom McDowell, Martin Donovan..y es una pena el poco provecho que se ha sacado de estos actores. Si es cierto que las apariciones de Carrie-Ann Moss y Malcom McDowell son lo mejor de la película pero también es cierto que no están mucho tiempo en pantalla. Radha Mitchell no pasa de hacer un breve cameo, Sean Bean tiene un papel que no da para mas y Martin Donovan hace un personaje que podría haber dado mucho juego pero que esta completamente desdibujado.


A nivel visual "Silent Hilll: Revelation" tampoco es nada del otro mundo. A estas alturas ya estamos habituados a ver 3D realmente espectaculares y falsos 3D. Aquí no estamos ante un falso 3D pero tampoco estamos ante un 3D que vaya a pasar a la historia. Como siempre las escenas mas espectaculares y terroríficas son aquellas que nos remiten a "La escalera de Jacob" ("Jacob's Ladder") por lo que todos aquellos que hayan visto "La escalera de Jacob" antes de "Silent Hill" tendrán la sensación de que ciertas escenas ya las habían visto antes. Recordemos que los creadores de la saga Silent Hill se declaran seguidores de la película de Adrian Lyne. En el siguiente vídeo podemos ver una escena de "La escalera de Jacob" donde Jacob es llevado en camilla por unos tétricos pasillos. Además de la ambientación ,en el minuto 3:20 podemos ver el "rostro" del doctor que claramente nos lleva a recordar a las enfermeras de "Silent Hill"




En definitiva estamos ante una muy decepcionante segunda parte, en la que parece que ha pesado mucho el recuerdo de la gran primera parte y donde da la sensación de que había que hacer una secuela a cualquier precio, independiendo de si había algo que contar o no. En este caso no había nada que contar y lo peor de todo es que ni siquiera no nos saben deslumbrar con grandes escenas de terror o visualmente impactantes, lo siento pero la pelea final es de lo mas cutre que he visto en mucho tiempo. No se si gustará a los seguidores de la saga pero el resto mejor abstenerse.


Lo Mejor: La aparición de Malcom McDowell, su exceso va perfecto para la película
Lo Peor:  Una mera anécdota no justifica una película.