viernes, 18 de enero de 2013

Crítica: Poltergeist III


Título: Poltergeis III
Año: 1988
Genero:  Terror
Duración:  98 min
Director: Gerry Sherman
Guión: Gerry Sherman y Brian Taggert
Música: Joe Renzetti
Interpretes: Tom Skerritt, Nancy Allen, Heather O'Rourke, Zelda Rubinstein, Lara Flynn Boyle
Nota: 4,5

Sinopsis: Tras los sucesos acaecidos en la segunda parte Carol Anne se va a vivir con la familia de su tía a un moderno rascacielos recién inaugurado. Pero Kane no ha perdido la pista de Carol Anne y volverá a intentar arrastrarla a su mundo




Crítica:
Tercera parte de la famosa saga de terror de los años ochenta. Si en la segunda parte nos encontrábamos con una floja película de terror con algún punto en común con "El resplandor", aquí nos encontramos con una mezcla entre "El Coloso en llamas" ("The towering inferno") y "Reflejos" ("Mirrors"). Si, se que "Reflejos" es una película muy posterior a "Poltergeist III", tanto la película dirigida por Aja como la versión original de la misma, la coreana "Geoul Sokeuro" pero si hemos visto tanto la versión de Aja como la original no encontraremos en "Poltergeist III" ningún atisbo de sorpresa. El uso de espejos y sus reflejos son una constante en el cine de terror con fantasmas y es bastante claro que "Poltergeist III" influyó en "Geoul Sokeuro" y en este caso estamos de enhorabuena porque ese uso de los reflejos en los espejos para mejor tanto en la película coreana como en su remake.


La acción de esta tercera parte sucede en un edificio recién inaugurado (El personaje de Skerritt dice en un momento de la película que todos los edificios nuevos tienen problemas que hay que solucionar). Este hecho nos lleva ineludiblemente a pensar en "El Coloso en llamas". En ambas películas nos encontramos con edificios nuevos con la más alta tecnología que desde el primer día va a dar problemas (De hecho la escena de "Poltergeist III" donde se nos muestra como se rompen los espejos de los ascensores y como afrontan el problema los encargados de mantenimiento y el jefe de edificio podría formar parte de "El Coloso en llamas" y no nos habríamos dado cuenta). Es claro que los motivos que desencadenan el drama en "El Coloso en llamas" y "Poltergeist III" son totalmente distintos, pero en ambas películas el edificio no deja de ser un personaje mas. También durante el visionado de "Poltergeist III" viene a la cabeza "Dawn of the dead". En "Poltergeist III" los personajes viven en un osais de felicidad ideal: un edificio donde hay de todo, es como una ciudad, hay apartamentos, tiendas, oficinas..de todo, no es necesario salir de este edificio para vivir. Al igual que lo que sucedía en "Dawn of the dead" donde los personajes están en un centro comercial en el que puedes encontrar todo lo que se puede necesitar hoy en día para vivir: comida, diversión, ropa... Pero en ambas películas un elemento externo al edificio o al centro comercial, un elemento externo sobrenatural ya sea el espíritu de un reverendo muerto o una horda de zombies pueden poner fin a este oasis artificial de felicidad.


El hecho de que la acción suceda en un edificio tuvo en su momento su aliciente. Cuando era pequeño y estrenaron esta película en los cines mucha gente decía que había que verla porque ocurría en un edificio y daba mas miedo. El hecho de trasladar la acción de una típica casa unifamiliar americana a un edificio hacía que mucha gente viéramos esta película con mas miedo debido a que muchos de nosotros vivíamos en edificios por lo que era fácil pensar que al coger el ascensor ibas a ver el reflejo de Kane o no ibas a ser capaz de ir solo por un garaje.Pero pasado el tiempo nos damos cuenta de lo inocentes que eramos, de como una película como esta nos podía dar miedo y de lo sobrevalorada que estaba esta saga en los ochenta. Excepto la primera parte las otras dos son totalmente prescindibles, aunque hay que reconocer que la tercera parte es mejor y mas entretenida que la segunda (Cosa fácil por otro lado, "Poltergeist II" no llega a ser un desastre como "El exorcista II" pero es muy flojita)


Casi lo mas interesante de esta película es ver a una jovencisima Lara Flynn Boyle   en su primer papel en el cine. Y aunque apuntaba maneras y ha rodado películas y series de gran calidad como "Happiness" o "Twin Peaks" donde su personaje se llama Donna igual que en "Poltergeist III" se le acabó por perder de vista y hace ya tiempo que no la vemos en ningún papel de calado. En "Poltergeist III" Boyle nos regala la mejor escena de toda la película cuando vuelve del otro lado a través del cuerpo de Tangina. El resto de los actores están correctos dentro de la mediocridad general del producto. Resulta un tanto cargante el personaje del Dr. Seaton empeñado en justificar los sucesos como el poder que tiene Carol Anne para demostrar a los demás que lo que ella imagina sucede en realidad. La idea de crear un personaje así esta bien como contrapunto a Tangina pero el Dr. Seaton no deja de ser un personaje mal desarrollado, sin profundidad, que nos lo sitúan en edificio y va a ver que pasa con Carol Anne de manera muy tosca y que se lo quitan de en medio cuando mas juego podría dar.


En resumidas cuentas nos encontramos ante un producto flojo pero que tiene su encanto. Se puede ver facilmente y olvidar con la misma facilidad. Por desgracia las secuelas de "Poltergeist" no estuvieron a la altura de la original y no acaba por convencernos con el final que le dan a la saga, pero ya se sabe para gustos los colores..




Lo Mejor:  La escena en la que el personaje de Lara Flynn Boyle vuelve del otro lado.
Lo Peor:  Aunque es mejor de la segunda parte no deja de ser flojita.