domingo, 13 de enero de 2013

Crítica: Death Race Inferno


Título: Death Race Inferno
Año: 2012
Genero:  Acción
Duración:  97 min
Director: Roel Reiné
Guión: Tony Giglio
Música: Trevor Morris
Interpretes: Luke Gross, Danny Trejo, Dougray Scott, Ving Rhames, Tanit Phoenix
Nota: 3

Sinopsis: El lucrativo espectáculo "Death Race" quiere ser expandido a cárceles de todo el mundo, pero los deseos del nuevo dueño de la franquicia se toparan con los de su máxima estrella, Carl Lucas mas conocido como Frankestein




Crítica:
Segunda secuela de la saga lanzada por Paul W. Anderson que hizo un remake de la película "Death Race 2000" producida por Roger Corman con Silvester Stallone como protagonista. En este caso nos encontramos con una segunda parte de la precuela que fue la segunda parte de "Death race" y nos volvemos a encontrar con Carl Lucas (Interprtado por Luke Goss, excomponente del grupo musical Bros) que una vez mas tiene que ponerse en la piel de esa especie de Mighty Duck llamado Frankestein para poder lograr su libertad ganando una carrera mas. Pero como siempre los intereses del nuevo jefe de la franquicia "Death Race" se interpondrán con sus deseos.


En "Death Race Inferno" nos encontramos con una película aburrida por previsible, donde vuelve a haber carreras a vida o muerte. Esta vez los guionistas han intentado ser originales y la carrera no se disputa entre los muros de una cárcel sino al aire libre, en el desierto y por en medio de alguna ciudad, pero ni con estas consiguen que las carreras tengan un mínimo interés y solo consiguen que se hagan un pelín largas. Ademas de con estas carreras, la película nos regala un par de peleas rodadas de manera un tanto tosca, con algún guiño gore que se agradece bastante pero que no consigue elevar el tono medio de las peleas, y con una persecución al estilo Bourne por tejados y por medio de diversas casuchas.. pero Reiné no es Greengrass, ni se le parece.
El guión brilla por su ausencia  la historia solo es una mera escusa para ver carreras de coches y peleas, pero cuando al final nos hacen un pequeño resumen de todo lo que ha pasado para justificarnos lo injustificable nos quedamos atónitos pensado que alguien ideó una historia o algo parecido para este despropósito.


Disfrute bastante con el "Death Race" de Anderson y con la segunda parte, pero reconozco que esta tercera parte es muy, demasiado floja y creo que incluso a los mas fieles seguidores de la saga les va a resultar decepcionante. Solo nos podemos quitar el sombrero porque a los guionistas se les ha ocurrido hacer una referencia al gran cantante Elliot Smith al incluirlo entre los famosos importantes que sufrieron una puñalada y eso es algo a tener en cuenta.



Lo Mejor: Se pasa muy rapido
Lo Peor:  No esta a la altura de las otras dos películas de la saga