domingo, 27 de enero de 2013

Crítica: Amor


Título: Amor
Año: 2012
Genero: Drama
Duración:  127 min
Director: Michael Haneke
Guión: Michael Haneke
Interpretes: Jean-Louise Tritignant, Emmanuelle Riva, Isabelle Huppert, Alexandre Tharaud
Nota: 10

Sinopsis: Georges y Anne son un matrimonio feliz, pero el día que  Anna sufra un ataque su vida dará un giro radical y hará que ambos se replanteen el futuro





Crítica:
Solo Haneke podía hacer una película tan cruda y tan clara sobre como afrontar que un ser querido se va apagando poco a poco y para el cual no hay posibilidad de recuperación. Haneke deja de lado todo posible sentimentalismo y no se anda con rodeos a la hora de plantear el conflicto; ella, Anne, no quiere ver como se apaga y no quiere ni volver a un hospital ni resultar una carga, a el, toda la situación le desborda, no entiende que ella no quiera volver a un hospital y hará todo lo posible para ayudarla. Haneke no engaña, sigue siendo fiel a su estilo, duro, seco, sin concesión al espectador y con largos planos, por lo que nadie podrá sentir que Haneke que esta vendiendo o suavizando. Que no haya violencia como en "Funny Games", que nadie se corte el cuello como en "Cache" o que nadie se torture físicamente como en "La pianista" no hace que la película sea menos dura.


Estamos ante una película en la que por desgracia muchos de nosotros nos podemos ver reflejados o nos veremos reflejados como esposos/esposas o hijos. Haneke explica a la perfección que puede sentir una persona que se esta apagando y también explica a la perfección lo duro que es ver como la persona amada va muriendo y oír como esa persona no quiere luchar mas, no quiere que la vean en esa situación. Es difícil entender por que gente como Bret Easton Ellis dice en su cuenta de twitter que "Amor" es la película que hubiera hecho Hitler si hubiera dirigido "En el estanque dorado". Podremos estar de acuerdo con la acción final de Georges (tranquilos, no es spoiler, todo se sabe desde el principio de la película, a Haneke no le interesa enseñarnos el final de la historia si no como se llega a ese final) pero lo que queda muy claro durante toda la película es el profundo amor que siente por su mujer y el enorme sufrimiento que siente al ver su dolor y no poder hacer nada por ayudarla. Y es que al encontrarnos en una situación así nuestras mas profundas convicciones se pueden venir abajo como un castillo de naipes, no hay nada como el sufrimiento de un ser querido para que te replantees si tiene sentido que pase por todo ese dolor o si hay que acabar con todo ese sufrimiento. Haneke deja de lado todo conflicto religioso, no le interesa entrar en ningún tipo de debate moral, el dispara directamente su misil y para dejarnos tocados y hundidos.


Haneke nos plantea un espacio casi único y el peso de la película recae casi integramente en  Tritignant y Riva (ambos están esplendidos) aunque hay personajes secundarios con mayor o menor peso, como puede ser Isabelle Huppert, hija del matrimonio, o por ejemplo una de las cuidadoras. Hay dos elementos de "Amor" que me han desestabilizado, uno de ellos es ese sueño lynchiniano que tiene el personaje de Tritignant (Recordemos que el cine de Haneke y Lynch ya han tenido algún punto en común, "Cache" tiene el mismo punto de partida de "Lost Highway", en la puerta de casa aparecen unas extrañas cintas de vídeo donde se graba la casa del protagonista) y otra es un pequeño detalle que hay en la cocina. Después de que Georges tome la decisión de acabar con el sufrimiento de su esposa, este compra unas flores y mientras las esta limpiando vemos que en la cocina hay un frasco de aceite de oliva, este detalle me perturba porque Haneke es muy perfecionista en todo lo que hace y justo en ese momento se ve que en la etiqueta del aceite resalta la palabra "LIVE" (vida). Igual con otro director pensaría que es algo que simplemente estaba allí pero no con Haneke.


Por mucho que se haya dicho estamos ante un producto 100% Haneke por lo que hay que andar con cuidado ya que Haneke no es un director para todos los gustos, ya sea por lo que cuenta o por como lo cuenta: hay algun plano largo donde da la sensación de que Haneke se ha olvidado de apagar la cámara y se ha ido a fumar un cigarrillo. Es curioso que dos de las ultimas películas que se han hecho "Holy Motors" y "Amour" tengan una escena, casi al principo, en un cine/teatro donde la gente observa lo que ocurre en pantalla/el escenario, pero aqui acaban las coincidencias entre ambas películas, no hay un Denis Lavant que haga mas facil el transito de una vida a la otra a la protagonista.


Creo que "La cinta blanca" (Die weisse Band") esta sobrevalorada, que "Le temps du loup" es su pelicula mas floja en los ultimos años y que "Codigo Desconocido" ("Code Inconnu") es una gran pelicula injustamente tratada por parte de la critica y del publico y a la que habria que darle una segunda oportunidad. En "Amour" Haneke nos regala una de sus mejores peliculas y donde nos sentiremos como Georges cuando cuenta como quedó afectado despues de ver una pelicula cuando era pequeño y cuando tuvo que contar de que iba solo pudo llorar..


Lo Mejor: Que Haneke no se ande por las ramas a la hora de hablar de los sentimientos de Anne
Lo Peor:  No es un producto complaciente