lunes, 17 de diciembre de 2012

Crítica: La Boda de Muriel


Título: La Boda de Muriel
Año: 1994
Genero: Drama
Duración:  106 min
Director: Paul J. Hogan
Guión: Paul J. Hogan
Música: Peter Best
Interpretes: Toni Collette, Rachel Griffiths, Bill Hunter, Jeanie Drynan
Nota: 7

Sinopsis:
Muriel sueña con el día de su boda. Encerrarse en su cuarto escuchando a ABBA es la única salida que tiene. Criada en el seno de una disfuncional familia tendrá la oportunidad de cambiar su vida cuando en un viaje a una exóticas islas se encuentre con una antigua compañera de colegio y esta le haga ver la vida de otra manera.



Crítica:
En 1994 descubrimos que Australia rimaba con Abba. En ese año llegaron desde este país dos películas en las que sus protagonistas se declaraban fanáticos de Abba y reconocían lo importante que había sido la música de este grupo en sus vidas. Una de esas películas fue "Las aventuras de Priscilla reina del desierto" de Stephan Elliott con tres increíbles reinonas: Terence Stamp (Protagonista entre otras de la versión cinematográfica de "El Coleccionista"), Hugo Weaving (El famoso agente Smith de "Matrix" o Elrond de "El Señor de los Anillos") y Guy Pearce (el protagonista de "Memento" o "L.A. confidential" entre otras, hacian de "Prisicilla" una película muy entretenida y recomendable.No como "A Wong foo, thanks for everything, Julie Newmar" donde siguiendo la estela de "Priscilla" los protagonistas eran tres actores que nunca te imaginarias como reinonas: Patrick Swayze, Wesley Snipes y John Leguizamo y donde se cambiaba la obsesión con Abba por la obsesión por Julie Newmar, actriz que interpretó a Catwoman en la serie de televisión de Batman. Pero mientras en "Priscilla" había frescura y naturalidad, en "A Wong foo.." todo sonaba a prefabricado, a producto creado rápidamente para aprovechar la estela de "Priscilla", resultando una película del todo decepcionante, a pesar del intento por parte de sus protagonistas de hacer un producto agradable al publico.


La otra película fue "La Boda de Muriel" dirigida por Paul J. Hogan, que no era el mismo Paul Hogan que se hizo famosa en los años ochenta por dirigir y protanonizar "Cocodrilo Dundee". (Algo parecido pasó con Paul Thomas Anderson director de Magnolia o Pozos de Ambición y Paul W.S. Anderson director de Resident Evil o Event Horizont. La temática de sus películas es totalmente distinta, al igual que con la calidad de las mismas, pero el hecho de que alguna película estuviera firmada por Paul Anderson inducia a la confusión de mas de uno). En "La boda de Muriel" al igual que en "Priscilla" la musica de Abba esta presente durante gran parte del metraje (mas en "Priscilla" que en "La boda de Muriel"), en un momento de la película  Muriel reconoce que su vida en Porpoise spit era miserable, se metía en su cuarto y solo escuchaba música de Abba, pero desde que esta en Sidney ya no escucha Abba porque su vida es igual de buena que una película de Abba.



No nos encontramos ante una comedia, nos encontramos ante una película que tiene muchos puntos en común con "Happiness" o "Bienvenido a la casa de muñecas" ambas de Todd Solondz. El desprecio que sufre la protagonista por parte de su familia y/o sus amigo queda presente tanto en las películas de Solondz como en la de Hogan. Es muy claro el punto de conexión de ambas película en el que una de las protagonistas de "Happiness" sufre la crueldad de su pareja, en "La boda de Muriel" no es la de la pareja de esta sino de sus amigas. En ambas escenas nos encontramos a los protagonistas en un bar, sentados en una mesa, tenemos un personaje que esta sufriendo (el hombre en "Happiness" y la chica que se acaba de casar en "La boda de Muriel") y observamos la transformación de ese sufrimiento en crueldad hacia Muriel en el caso de "La boda de Muriel" como de la chica en "Happiness". Esta es la esencia de ambas peliculas, un personaje despreciado por la gente a la que se supone que les importa: familia, amigos, novios..pero mientras en "Happiness" Solondz no da un respiro a sus personajes, destrozándolos y humillándolos escena tras escena, en "La Boda de Muriel" Hogan, a pesar de que también hay un exceso de crueldad hacia Muriel y la gente que le rodea, ofrece cierta esperanza al personaje, le ofrece una posibilidad de desarrollarse.



Pero esta esperanza que Hogan ofrece al personaje de Muriel es el lastre de la película  Desde el primer momento en que vemos a Muriel descubrimos una persona que podemos considerar limitada intelectualmente, cuyo desarrollo personal y emocional esta lastrado por un padre que no hace mas que recordarle lo inútil que es. La esperanza que muestra Hogan se muestra vía liberación, el personaje de Muriel escapa a Sidney y por tanto escapa de la alargada sombra de su familia y especialmente de su padre. Pero este cambio de la ciudad natal de Muriel a Sidney produce un cambio demasiado rápido en el personaje, por mucho que consideremos que a pasado un tiempo desde que Muriel llegó a Sidney, observamos a una Muriel que, excepto en ciertos momentos, ya no nos parece tan limitada intelectualmente. Por mucho que Hogan quiera mostrar que el mayor problema para el desarrollo de Muriel era su padre, este  cambio tan brusco en la personalidad de Muriel hace que nos suene todo un poco extraño. Y mas si recordamos al resto de hermanos de Muriel cuya falta de inteligencia queda mas que demostrada cada vez que aparecen en pantalla.


"La boda de Muriel" es una gran película dramática  muy recomendable, donde nos encontramos a una actriz, Toni Collette, perfecta para encarnar a Muriel. Y no hay que olvidar el gran trabajo que hace Jeanie Drynan como madre de Muriel, cuya desesperación y tristeza van haciéndose mas grande a lo largo de la película  aguantado un matrimonio sin futuro, intentado sacar adelante a varios hijos que no hacen absolutamente nada e incluso el desprecio de su hija el día de su boda.







Lo Mejor: Toni Collettte y Jeanie Drynan.
Lo Peor:  La evolución del personaje de Muriel resulta un tanto forzada.