lunes, 26 de noviembre de 2012

Crítica: Trilogía Paradise Lost


Título:
Paradise Lost: The child murders at Robin Hood Hills
Paradise Lost: Revelations
Paradise Lost: Purgatory
Año: 1996 / 2000 / 2011
Genero: Documental
Duración:  150 / 130 / 121
Director: Joe Berlinger y Bruce Sinofsky
Música: Wendy Blaskstone
Interpretes: Damien Echols, Jesse Misskelly, Jason Baldwin, John Mark Byers
Nota: 9 / 6 / 9

Sinopsis: 
El 5 de mayo de 1993 en la ciudad de West Memphis se descubrieron los cadáveres de tres niños de ocho años que habían sido brutalmente asesinados. La policía detuvo a tres chicos de la ciudad cuyo comportamiento se suponía extraño y relacionado con el culto satánico. Los documentales cuentan todo el proceso en el que se vieron envueltos tanto los detenidos como las familias de las víctimas durante el juicio y las apelaciones al juicio.


Crítica:
Es difícil hablar de documentales como "Paradise Lost" o "Capturing the Friedmans" donde se tocan temas tan delicados y donde los principales  protagonistas de estos documentales fueron declarados culpables y en ambos casos gracias a sendos documentales los casos no cayeron en el olvido, para que finalmente estos quedaran en libertad despues de pasar una larga temporada en la cárcel o suicidarse en ella como el caso de Arnold Friedman.


La primera parte de la trilogía es "Paradise lost: the child murders at Robin Hood hills" y lo único que se puede decir de ella es que es un prodigio cinematográfico. Durante dos horas y media, Berlinger y Sinofsky consiguen mantenernos en vilo aun cuando sabemos como acaba esta primera parte. los tres detenidos fueron considerados culpables y uno de ellos, Echols condenado a muerte. Resulta increíble que tratándose de un documental los directores consigan atraparnos de esa manera, mantener esa tensión, cosa que no se consigue en mucha de las supuestas películas de intriga que nos venden.


El documental se adentra en todo lo que sucedió alrededor de los crímenes; la actuación de la policía en la investigación, la reacción de los familiares de las víctimas ante la detención de los presuntos culpables, la reacción de los familiares de los detenidos y la de los propios detenidos. Todo esto nos ofrece una visión del dolor de todos aquellos que se vieron envueltos en una situación tan dramática. El documental muestra inicialmente el juicio de Jessie Misskelly adolescente con un leve retraso cuya confesión fue la baza fundamental para las condenas. La camara de Berlinger y Sinofsky se adentra en el juicio y en las conversaciones entre representado y representante lo que nos da una visión directa de lo que el juicio y de como la policía después de 12 horas de interrogatorio dirigió la declaración de Misskelly para obtener la confesión deseada.


Después, este primer documental se centra en el juicio de Echols y Baldwin. Y es donde descubrimos dos personajes impactantes, uno de ellos Echols, joven que solía vestir negro, le gustaba la música heavy y tenia un comportamiento extraño. Echols resulta una persona que en algunos momentos parece estar disfrutando de la situación, da la sensación de tener un carácter egomaniaco, cree que tiene todo bajo control (tiene claro que es inocente) que se permite el lujo de estar esperando el veredicto peinándose un mecho de pelo durante largo rato. También resultan un tanto reveladoras las conversaciones que tiene Echols con los directores donde no parece disgustarle la idea de que en West Menphis su nombre será usado para asustar a los niños.


El otro personaje impactante es el padre de una de las víctimas,  Mark Byers, que parece sacado de un documental de Werner Herzog. Byers es uno de esos personajes que si los imagina un escritor todo el mundo pensaríamos que es exagerando, que no existe nadie así, resulta sorprendente su evolución a lo largo de los tres documentales pasando de odiar y desear la muerte a los tres de Memphis, a sospechoso (regaló un cuchillo con sangre a los directores del documental que fue presentado como prueba en el juicio) a admitir que los tres de Memphis son inocentes y tienen que quedar libres. Tanto Byers como Echols son dos personajes que darían para hacer una análisis profundo de su personalidad y su evolución a lo largo del tiempo.


"Paradise Lost: The child murders at Robin Hood Hills" es un soberbio documental, impactante porque nos muestra todos los puntos de vista: las familias de las víctimas y los presuntos autores del crimen (impresionante la escena en la que Echols esta jugando con su hijo recien nacido mientras los familiares de las víctimas lo están viendo) y donde podemos ver el juicio grabado de una manera magistral, esta fue la primera vez en la que se introdujeron las cámaras en un juicio para grabarlo de esta manera y debido a la repercusión del documental se tuvo que poner coto a ello. Este es uno de los mejores documentales que he visto. El problema de "Paradise Lost: Revelations" es que desde mi punto de vista, los autores intentaron manterner cierta independencia a la hora de contar los hechos en la primera parte, pero en esta parece que toman parte activa y se sitúan a lado de los tres de Memphis y recalcan la presunta culpabilidad de Byers. Debido a que no dejaron entrar las camaras en la apelacion el documental pierde fuelle y dedica demasiado tiempo al grupo de apoyo a los tres de Memphis resultado esta parte poco interesante. Creo que las expectativas que crea "Paradise Lost: The Child murders at Robin Hood Hills" son muy altas y esperas encontrarse un documental con la misma profundidad que el anterior, cosa que por desgracia los autores no consiguen en esta segunda parte, resultando la mas floja y la que menos interés tiene.Esta perdida de intereses también es debida a que los familiares de las víctimas, excepto Byers, se negaron a dar entrevistas a los directores para la realización del documental, ya que la primera parte del mismo sirvió para que la gente se planteara la culpabilidad de los condenados y surgieran movimientos a favor de ellos, por lo que al no estar las familias de las víctimas representadas en el documental este queda cojo a la hora de mostrar la amplia gama de matices que se podían apreciar en la primera parte.


La tercera parte "Paradise Lost: Purgatoy" cuenta el capitulo final de esta historia. Tras 17 años en la cárcel y con la aparición de nuevas pruebas se consigue que los tres de Memphis salgan libres, pero no porque haya un juicio y sean declarados inocentes sino porque se acogen a la doctrina Alford por la cual se declaran culpables del crimen ante el juez admitiendo que son inocentes y se conmuta la pena ya realizada por la condena inicial. Ante esta situación es muy interesante el análisis que hace Jason Baldwin sobre la justicia, ya que no considera que se haya hecho justicia por mucho que estén libres, ellos se han declarado culpables y el verdadero asesino sigue libre y nadie lo esta buscando. Reconociendo que el único motivo por el que acepto usar la doctrina Alford fue porque Echols estaba condenado a muerte y era la única manera de salvar la vida a un inocente. Esto es algo que dejando de lado el valor cinematográfico de los documentales encestaría un profundo análisis: El estado de Arkansas acepta la doctrina Alford ya que de esta manera evitan una posible demanda multimillonaria por parte de los tres acusados, y estos aún defendiendo su inocencia admite haber matado cruelmente a tres niños, por desgracia para ninguna de las partes involucradas se ha hecho justicia. En esta tercera parte los autores hacen algo que para mi resulta imperdonable, tanto en la primera como en la segunda parte se mostraban de manera poco clara imágenes de las víctimas, ya fuera con escenas grabadas en el lugar del crimen como en fotografías mostradas en el juicio. En "Paradise Lost: Purgatory" los directores son se cortan a la hora de mostrar los cadáveres de los críos en repetidas ocasiones, si no hicieron esto de esta manera en las anteriores entregas no se entiende porque ahora lo hacen, son escenas que no se necesita mostrar debido a su extrema crudeza.


"Paradise Lost: Purgatory" esta dividida en tres partes mas un epilogo donde se hace un resumen de las dos primeras partes, es un resumen claro y conciso, suficiente para aquellos que hemos visto las dos primeras partes. Este resumen puede resultar también suficiente para que aquellas personas que no estén interesados en profundizar en la historia y no hayan visto "Paradise Lost 1 y 2" se sitúen en la historia. "Purgatory" recupera el pulso de la primera entrega, se vuelve a contar con el testimonio de los familiares ya sea mediante entrevistas o mediante imágenes de archivo y se profundiza en las nuevas pruebas la muestra de adn en una de las ataduras de una de las víctimas coincide posiblemente con una muestra tomada del padre de una de las víctimas. A diferencia de la segunda parte en la que los directores tomaban partido ante la culpabilidad de Byers, aquí dejan espacio al espectador ante las pruebas que podrían culpabilizar a Terry Hobbs. 


"Paradise Lost: Purgatory" es un excelente documental, no llega a la maestría del primero ni flojea como la segunda parte, pero es un documental necesario. Realmente recomendable aunque hay que advertir (ya se hace al principio del mismo) que se hay escenas de extrema crudeza. Se podría hablar mucho y en profundidad de las tres partes de "Paradise Lost" pero creo que lo mejor es que cada uno las vea y saque sus propias conclusiones

                                    Trailer: Paradise Lost: Child Murders at Robin Hood Hill


                                                Byers en Paradise Lost: Revelations


                                                     Paradise Lost: Purgatory


                               Eddie Vedder y Johnny Depp apoyando a los tres de Memphis



                                           Rueda de Prensa tras salir libres de la cárcel



Lo Mejor: Ver la evolución de Echols y Byers a lo largo de los documentales. La primera parte simplemente soberbia
Lo Peor:   Paradise Lost 2, por que no consigue mantener el interés y porque se posiciona claramente sobre la culpabilidad de Byers, la independencia es fundamental en los documentales y mas cuando se tratan de temas tan delicados